Los ‘Tú­po­lev’ del Po­ble­nou vue­lan al­to

Edi­fi­cios cons­trui­dos en los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo pa­ra alo­jar a fa­mi­lias hu­mil­des pa­san a ser pi­sos muy co­di­cia­dos por su atrac­ti­vo tu­rís­ti­co; sus pre­cios se dis­pa­ran

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - ROSA M. BOSCH

Vi­ne aquí con mis pa­dres y mi her­ma­na en 1953, te­nía cua­tro años. Vi­vía­mos los cua­tro en una ha­bi­ta­ción del Gò­tic, real­qui­la­dos, y el Pa­tro­nat de l’Ha­bi­tat­ge nos con­ce­dió un áti­co en los Tú­po­lev. En­ton­ces es­ta era una zo­na os­cu­ra, con un gran muro, el del tren, que nos se­pa­ra­ba del mar. Re­cuer­do que los ta­xis­tas ni que­rían acer­car­se aquí”. Mi­ra­cle Ro­drí­guez, a pun­to de ce­le­brar su 68 aniver­sa­rio, si­gue re­si­dien­do en uno de los ocho blo­ques del pa­seo Cal­vell, al fi­nal de la ram­bla del Po­ble­nou, bau­ti­za­dos por su es­té­ti­ca so­vié­ti­ca co­mo Tú­po­lev –el nom­bre del avión desa­rro­lla­do en la exURSS–, tam­bién co­mo Ca­sas Ba­ra­tas, que en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta alo­ja­ron a fa­mi­lias muy hu­mil­des, al­gu­nas pro­ce­den­tes de ba­rra­cas, a mi­li­ta­res... Su pi­so, de 60 me­tros cua­dra­dos, se ha re­va­lo­ri­za­do en una zo­na an­ta­ño tie­rra de na­die y aho­ra co­di­cia­da por in­ver­so­res y tu­ris­tas, ya sin ba­rre­ras, y con un fá­cil ac­ce­so a la pla­ya y al Parc de la Mar Ve­lla.

Un en­cla­ve ol­vi­da­do y de­ja­do –aún lo es­tá, na­die cui­da los par­te­rres–, es vi­si­ta­do a dia­rio por inmobiliarias que se ofre­cen pa­ra tra­mi­tar la ven­ta o el al­qui­ler de al­guno de es­tos 168 pi­sos. “Hay una que con­ti­nua­men­te nos lla­ma a la puer­ta. Cla­ro, es­tos pi­sos son ca­ra­me­los”, co­men­ta Ma­ria An­to­nia Bru­ña, de 72 años, otra ve­te­ra­na de los Tú­po­lev.

“Úl­ti­ma­men­te se han ven­di­do al­gu­nos por 300.000 eu­ros y otro, muy bien re­for­ma­do, por 400.000. Pe­ro yo no me mar­cho de aquí por na­da del mun­do”, afir­ma Mi­ra­cle, en uno de los dos te­rra­dos de su edi­fi­cio. “Aho­ra dis­fru­ta­mos de vis­tas al mar pe­ro an­tes te­nía­mos el muro del tren, has­ta que lle­ga­ron las Olim­pia­das. Aquí al la­do ha­bía una fá­bri­ca de re­ga­liz, allí otra de de­ter­gen­te... Era un lu­gar muy apar­ta­do pe­ro es­tá­ba­mos a gus­to, los ve­ci­nos ha­cía­mos pi­ña, nos ayu­dá­ba­mos, real­qui­lá­ba­mos ha­bi­ta­cio­nes pa­ra sa­car­nos un di­ne­ro ex­tra .... De ser edi­fi­cios pa­ra gen­te muy hu­mil­de, no­so­tros in­clu­so re­ci­bía­mos ayu­da ali­men­ta­ria de

A los ve­ci­nos de siem­pre se su­man fa­mi­lias re­cién lle­ga­das y tu­ris­tas que al­qui­lan por días o se­ma­nas

las mon­jas Re­pa­ra­do­ras, han pa­sa­do a ser muy, muy, co­di­cia­dos. Ha ha­bi­do un cam­bio bru­tal”, si­gue re­la­tan­do Mi­ra­cle.

El tu­ris­mo, que tie­ne en el Po­ble­nou y sus pla­yas uno de sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos de Bar­ce­lo­na, tam­bién ha si­do una pie­za im­por­tan­te a la ho­ra de re­va­lo­ri­zar es­tas vi­vien­das, al­gu­nas de las cua­les se al­qui­lan por días o se­ma­nas.

El equi­po Ar­qui­tec­tos de Ca­be­ce­ra (AC) de la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de Ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na (Et­sab), de la UPC, reali­zó el año pa­sa­do, por en­car­go mu­ni­ci­pal, un es­tu­dio so­bre el es­ta­do y las ne­ce­si­da­des de los Tú­po­lev, que aun­que em­pe­za­ron sien­do de al­qui­ler al fi­nal pa­sa­ron a ser de pro­pie­dad. “El boom tu­rís­ti­co ha pro­vo­ca­do un in­cre­men­to in­creí­ble de su pre­cio. Aho­ra es­tán ocupados por tres ti­pos de ha­bi­tan­tes: los ori­gi­na­les de los años cin­cuen­ta, fa­mi­lias re­cién lle­ga­das y las que lo des­ti­nan a alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co”, ex­pli­ca Ibón Bil­bao, uno de los im­pul­so­res de AC. Una de las prio­ri­da­des, a jui­cio de AC, es “for­ma­li­zar y con­so­li­dar una úni­ca co­mu­ni­dad de ve­ci­nos pa­ra po­ner en va­lor su iden­ti­dad, pues aho­ra los ocho blo­ques es­tán des­co­nec­ta­dos en­tre sí”. Bil­bao con­si­de­ra que de­ben alen­tar­se ini­cia­ti­vas co­mo los en­cuen­tros es­pon­tá­neos que se fra­gua­ron ha­ce dé­ca­das en­tre los ve­ci­nos. Cuan­do em­pie­za a ha­cer buen tiem­po, las no­ches de los sá­ba­dos se reúnen aba­jo, en la ca­lle, en una es­ce­na tí­pi­ca de los pue­blos y tam­bién de las zo­nas más tran­qui­las de al­gu­nos ba­rrios.

“Yo si­go ba­jan­do, unos traen tor­ti­lla de pa­ta­tas, otros al­gún biz­co­cho, bo­ca­di­llos ... y ce­na­mos jun­tos”, apun­ta Mi­ra­cle, una de las ha­bi­tua­les de es­tas tra­di­cio­na­les ci­tas es­ti­va­les. A po­cos me­tros, bu­lle una de las vías más so­li­ci­ta­das por los tu­ris­tas, la Ram­bla del Po­ble­nou, don­de no fal­tan las pae­llas pre­co­ci­na­das, no ap­tas pa­ra to­dos los pa­la­da­res, ni tam­po­co la san­gría.

XAVIER CERVERA

Mi­ra­cle Ro­drí­guez, fo­to­gra­fia­da en el te­rra­do de uno de los ocho blo­ques Tú­po­lev, con vis­tas al mar y al par­que de la Mar Ve­lla

XAVIER CERVERA

Pa­no­rá­mi­ca de cin­co de los blo­ques Tú­po­lev, en el pa­seo Cal­vell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.