‘Tah­rib’, una pa­te­ra de fic­ción

Re­la­to del ro­da­je del cor­to de un es­tu­dian­te de ci­ne en las cos­tas de Al­ge­ci­ras

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - CARINA FARRERAS Bar­ce­lo­na

Tah­rib sig­ni­fi­ca “bien­ve­ni­do” en ára­be y es el nom­bre del tí­tu­lo del cor­to­me­tra­je que el jo­ven es­tu­dian­te de ci­ne Ge­rard Vidal Cor­tés (Bar­ce­lo­na, 1994) ha ro­da­do en tie­rras de Al­ge­ci­ras. Tah­rib, ade­más de “bien­ve­ni­do”, es una suer­te de jue­go de es­pe­jos don­de la fic­ción desea re­fle­jar una reali­dad y las his­to­rias reales se cue­lan en el ro­da­je en una pla­ya que di­vi­sa la cos­ta ma­gre­bí pe­ro que en la pe­lí­cu­la si­mu­la an­he­lar Eu­ro­pa, la tie­rra pro­me­ti­da.

“Del dra­ma de los re­fu­gia­dos se han es­cri­to mu­chos ar­tícu­los y se han ro­da­do do­cu­men­ta­les ex­tra­or­di­na­rios, co­mo As­tral, del pro­gra­ma Sal­va­dos, pe­ro, cuan­do me do­cu­men­té so­bre el te­ma, vi que hay po­co re­la­to de fic­ción”, ex­pli­ca Vidal. “Y ele­gí es­te te­ma co­mo tra­ba­jo de fin de ca­rre­ra”. Sólo la se­ma­na pa­sa­da fue­ron res­ca­ta­das 500 per­so­nas que via­ja­ban en pa­te­ras en la ru­ta del me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal, la me­nos tran­si­ta­da. Se­gún Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo, las muer­tes en el es­tre­cho se han tri­pli­ca­do es­te año res­pec­to al pa­sa­do, de­jan­do en el fon­do del mar mul­ti­tud de vi­das.

“Yo que­ría con­tar una his­to­ria en la que con­ver­gie­ran to­das las his­to­rias que he leído y escuchado so­bre los in­mi­gran­tes a quie­nes que des­pués de cru­zar Áfri­ca, se lo qui­tan to­do y si­guen ade­lan­te pa­ra cru­zar el es­tre­cho. Qui­se ser fiel a la reali­dad y huir de sen­ti­men­ta­lis­mos. Y que­ría con­tar­la des­de el pun­to de vis­ta del con­duc­tor de una de las em­bar­ca­cio­nes, un ti­po hu­mil­de, miem­bro de la ma­fia”.

Pa­ra ser fiel a la reali­dad tra­du­jo el guión al ára­be, bus­có una pla­ya del es­tre­cho de Gi­bral­tar y con­tra­tó a in­mi­gran­tes ma­rro­quíes por la ca­lle. Vidal es alumno de la Es­co­la Su­pe­rior de Ci­ne­ma i Au­dio­vi­suals de Ca­ta­lun­ya (Es­cac) que ha fi­nan­cia­do su pro­yec­to con 10.000 eu­ros (con otros nue­ve tra­ba­jos). Pre­sen­tó su pro­pues­ta en Ver­ka­mi y con­si­guió 4.500 eu­ros más (gra­cias, re­co­no­ce, a unos pa­dres in­con­di­cio­na­les). Or­ga­ni­zó un equi­po de ro­da­je con sus com­pa­ñe­ros de au­la co­mo Pepe Gay de Lié­ba­na, di­rec­tor de fo­to­gra­fía, y Ja­vier de la Lla­ve, pro­duc­tor, en­tre otros. El pa­sa­do sep­tiem­bre, se mar­cha­ron a Al­ge­ci­ras a lo­ca­li­zar una pla­ya y en­con­tra­ron la re­cón­di­ta ca­la Are­nas, cer­ca­na a Faro de Pun­ta Carnero, al sur de la bahía de Al­ge­ci­ras, ro­dea­da de una cos­ta ro­co­sa ele­va­da, ideal pa­ra la fil­ma­ción por ser de di­fí­cil ac­ce­so. El mar ha­bía de­ja­do res­tos de ma­de­ras so­bre la are­na, pro­ce­den­te de una pa­te­ra aban­do­na­da o de un nau­fra­gio re­cien­te.

Vidal con­tra­tó a 14 ac­to­res en un “cas­ting inusual”. Te­nía ya a los ac­to­res pro­fe­sio­na­les que ha­rían los dos prin­ci­pa­les pa­pe­les, el tra­duc­tor Lar­bi Aj­bar y el se­vi­llano de ori­gen ma­gre­bí Said Cha­tiby, que re­pre­sen­tó a Ha­lil en el El ni­ño y El Prín­ci­pe. “Por la ca­lle me fi­ja­ba en los per­fi­les y les pre­gun­ta­ba si que­rían par­ti­ci­par en un ro­da­je de una se­ma­na. To­dos acep­ta­ron”.

Esos fi­gu­ran­tes des­co­no­ci­dos con­ta­ron có­mo pa­sa­ron a Es­pa­ña, en el ferry, aga­rra­dos a los ba­jos de un ca­mión, o en una em­bar­ca­ción si­mi­lar a la que com­pra­ron pa­ra ro­dar Tah­rib –por dos ve­ces, pues un tem­po­ral rom­pió la pri­me­ra. “Ca­da uno ten­dría una pe­lí­cu­la”, di­ce Vidal. El di­rec­tor da­ba las ór­de­nes en cas­te­llano, Aj­bar las tra­du­cía al ára­be, la len­gua del cor­to, que apa­re­ce­rá con sub­tí­tu­los.

La reali­dad y fic­ción vol­vie­ron a con­fun­dir­se la se­gun­da no­che de ro­da­je. Se de­ci­dió que un gru­po acam­pa­ría jun­to a la em­bar­ca­ción por­que el lu­gar era muy so­li­ta­rio. El res­to se iría a des­can­sar al hos­tal, un an­ti­guo pros­tí­bu­lo de ca­rre­te­ra.

Cuan­do el turno de la no­che lle­gó pa­ra el re­le­vo, fue abor­da­do por un hom­bre ar­ma­do que, de for­ma in­sis­ten­te, pe­día una bol­sa ne­gra. “La bol­sa, la bol­sa”, exi­gía. Los jó­ve­nes es­tu­dian­tes hu­bie­ron de de­jar­le re­gis­trar la fur­go­ne­ta pa­ra que los de­ja­ra en paz. Una vez se mar­chó, y aún con el es­ca­lo­frío en el cuer­po, des­cen­die­ron a la pla­ya pa­ra des­cu­brir que no es­ta­ban sus com­pa­ñe­ros. En­con­tra­ron ro­pa en des­or­den, za­pa­tos ti­ra­dos y una tien­da de cam­pa­ña mal­tre­cha. “Lla­ma­ron al hos­tal ate­mo­ri­za­dos”, ex­pli­ca Vidal. “Y el des­or­den era una bro­ma”.

La co­sa se tran­qui­li­zó con ri­sas. Pe­ro los in­ci­den­tes no ha­bían aca­ba­do. En la no­che ce­rra­da, vie­ron en lo al­to de las ro­cas unas lu­ces in­ter­mi­ten­tes de unas lin­ter­nas, cu­yos ha­ces se di­ri­gían a mar abier­to. ¿Qué co­mu­ni­ca­ban?, se pre­gun­ta­ron los cha­va­les. ¿A quién? ¿Abor­ta­ban, qui­zás, un des­em­bar­co en esa pla­ya? La os­cu­ri­dad arro­pa la clan­des­ti­ni­dad. To­do lo con­tra­rio que pre­ten­de ser Tah­rib, un fo­co de luz so­bre un dra­ma.

Vidal con­tra­tó co­mo ac­to­res a 14 per­so­nas de la ca­lle que re­sul­tó que ha­bían lle­ga­do clan­des­ti­na­men­te

LAU­RA CUSÍ

Ge­rard Vidal sos­tie­ne la bar­ca con una ca­mi­se­ta azul con la ima­gen im­pre­sa de un li­món

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.