Trump am­plía su pur­ga con Ti­ller­son co­mo nue­va víc­ti­ma

El pre­si­den­te ful­mi­na a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do y lo sus­ti­tu­ye por un hal­cón de la CIA

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - BEATRIZ NA­VA­RRO Was­hing­ton. Co­rres­pon­sal

La pur­ga per­so­nal de Do­nald Trump con­tra to­do aquel que osa con­tra­de­cir­le se co­bró ayer una víc­ti­ma ma­yor: el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, ful­mi­na­do a tra­vés de Twit­ter. En su lu­gar, Trump de­sig­nó al has­ta aho­ra director de la CIA, el hal­cón Mi­ke Pom­peo, sus­ti­tui­do a su vez por una ve­te­ra­na de la agen­cia in­vo­lu­cra­da en tor­tu­ras.

Do­nald Trump es­tá de­ci­di­do a des­ha­cer­se de to­do aquel que no sus­cri­ba sin fi­su­ras su pro­gra­ma po­lí­ti­co. No quie­re crí­ti­cas ni vo­ces dis­cor­dan­tes en su en­torno. La úl­ti­ma víc­ti­ma de la pur­ga de per­so­nal lle­va­da a cabo por el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos ha si­do su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, ful­mi­na­do ayer a tra­vés de la red so­cial Twit­ter. Fue uno de sus pri­me­ros fi­cha­jes al lle­gar a la Ca­sa Blan­ca, cuan­do los re­pu­bli­ca­nos le con­ven­cie­ron pa­ra ro­dear­se de al­gu­nas vo­ces mo­de­ra­das que tran­qui­li­za­ran a la opi­nión pú­bli­ca internacional y a Wall Street so­bre sus in­ten­cio­nes. Ca­tor­ce me­ses des­pués de lle­gar al des­pa­cho oval, no quie­re sa­ber na­da de na­die que fre­ne su agen­da.

Los cho­ques en­tre Trump y Ti­ller­son ha­bían si­do con­ti­nuos y ha­ce me­ses que se acu­ñó el neo­lo­gis­mo Re­xit (Rex y exit) pa­ra re­fe­rir­se a su muy po­si­ble sa­li­da de la Ad­mi­nis­tra­ción. Re­sis­tió, tra­gan­do nu­me­ro­sas hu­mi­lla­cio­nes pú­bli­cas del pre­si­den­te, fu­rio­so por su par­te por­que Ti­ller­son nun­ca des­min­tie­ra ha­ber­le lla­ma­do “im­bé­cil” an­te su equi­po des­pués de una aca­lo­ra­da dis­cu­sión en el Pen­tá­gono en ju­lio.

El plan del pre­si­den­te es re­le­var­le por Mi­ke Pom­peo, ac­tual director de la CIA, un hal­cón ob­se­sio­na­do con Irán, con el que tie­ne ma­yor sin­to­nía per­so­nal. Si el Se­na­do acep­ta los nom­bra­mien­tos, Pom­peo se­rá sus­ti­tui­do por la sub­di­rec­to­ra de la agen­cia, Gi­na Has­pel, que tu­vo un pa­pel cen­tral en la crea­ción de las cár­ce­les se­cre­tas de EE.UU. en paí­ses ex­tran­je­ros tras el 11-S y, co­mo su je­fe, de­fen­dió prác­ti­cas de tor­tu­ra que ho­rro­ri­za­ron al mun­do.

Ti­ller­son, ex­con­se­je­ro de­le­ga­do de la pe­tro­le­ra Ex­xo­nMo­bil, se en­te­ró de su des­pi­do por Twit­ter, se­gún el sub­se­cre­ta­rio de Di­plo­ma­cia Pú­bli­ca, Ste­ve Golds­tein. “El se­cre­ta­rio no ha ha­bla­do con el pre­si­den­te y des­co­no­ce la ra­zón de su des­pi­do”, “su in­ten­ción era que­dar­se”, di­jo Golds­tein en un co­mu­ni­ca­do que le cos­tó el des­pi­do, unas ho­ras des­pués, por con­tra­de­cir la ver­sión ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca de que Ti­ller­son es­ta­ba avi­sa­do por­que el vier­nes se lla­mó a su equi­po pa­ra in­for­mar­le de que Trump pron­to le pe­di­ría que die­ra un pa­so al la­do. Otras fuen­tes ofi­cia­les in­di­ca­ron a la agen­cia AP que só­lo se les di­jo que es­tu­vie­ran aten­tos al Twit­ter del pre­si­den­te por­que po­dría ha­ber al­gún tuit so­bre él pró­xi­ma­men­te.

La ver­sión pre­si­den­cial del “¡es­tás des­pe­di­do!” con el que Trump al­can­zó la fa­ma co­mo pre­sen­ta­dor del con­cur­so te­le­vi­si­vo El apren­diz lle­gó ayer a las 8:44 de la ma­ña­na, ho­ra lo­cal de Was­hing­ton: “Mi­ke Pom­peo, director de la CIA, se­rá nues­tro nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. ¡Va a ha­cer un tra­ba­jo fan­tás­ti­co! ¡Gra­cias a Rex Ti­ller­son por su ser­vi­cio! Gi­na Has­pel se­rá la nue­va di­rec­to­ra de la CIA. ¡Fe­li­ci­da­des a to­dos!”, tri­nó el pre­si­den­te.

Mi­nu­tos an­tes de vo­lar a Ca­li­for­nia, don­de ayer vi­si­tó los pri­me­ros prototipos del mu­ro que quie­re cons­truir en la fron­te­ra con Mé­xi­co, Trump de­cla­ró que nun­ca se en­ten­dió con Ti­ller­son. “Nos lle­vá­ba- mos bien pe­ro no pen­sá­ba­mos igual. Con Mi­ke te­ne­mos pro­ce­sos men­ta­les muy pa­re­ci­dos”, di­jo, ci­tan­do sus desacuer­dos so­bre Irán. Trump no co­no­cía a Ti­ller­son per­so­nal­men­te cuan­do le ofre­ció el car­go. Ve­nía re­co­men­da­do por Con­do­lez­za Ri­ce y Ro­bert Ga­tes.

Co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do se vio rá­pi­da­men­te nin­gu­nea­do por Trump, a quien acon­se­jó no aban­do­nar com­ple­ta­men­te el acuer­do so­bre cam­bio cli­má­ti­co de Pa­rís, no tras­la­dar a Je­ru­sa­lén su em­ba­ja­da

‘¡ES­TÁS DES­PE­DI­DO!’ El pre­si­den­te anun­ció el des­pi­do de Ti­ller­son por Twit­ter a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na VI­RA­JE IDEO­LÓ­GI­CO La Ca­sa Blan­ca apues­ta por Pom­peo y Has­pel, dos ‘du­ros’ que han de­fen­di­do la tor­tu­ra

en Is­rael, no rom­per el pac­to nu­clear con Irán, ele­var el tono de las crí­ti­cas a Ru­sia y man­te­ner ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción abier­tos con Co­rea del Nor­te mien­tras el pre­si­den­te lan­za­ba men­sa­jes de al­to vol­ta­je bé­li­co y le acu­sa­ba pú­bli­ca­men­te de per­der el tiem­po ha­blan­do. Trump, ca­si siem­pre, ha aca­ba­do por ac­tuar por su cuenta.

La in­tras­cen­den­cia del De­par­ta­men­to de Es­ta­do fue evi­den­te la semana pa­sa­da: la apues­ta más arries­ga­da de la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se en dé­ca­das –la decisión de Trump de re­unir­se ca­ra a ca­ra con Kim Jong Un– se to­mó a es­pal­das de Ti­ller­son, que se en­con­tra­ba de via­je ofi­cial en Etiopía. En el ca­so de Irán, des­acon­se­jó a Trump rom­per el de­li­ca­do acuer­do so­bre se­gu­ri­dad nu­clear; pa­ra alivio de la co­mu­ni­dad internacional, lo­gró ga­nar tiem­po y pos­ter­gar la decisión unos me­ses. Cuan­do se to­me, Ti­ller­son ya no es­ta­rá allí.

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do sa­lien­te qui­so reivin­di­car sus con­vic­cio­nes en una bre­ve de­cla­ra­ción an­te la pren­sa en la que no tu­vo ni una men­ción pa­ra Trump, ni una crí­ti­ca ni un cum­pli­do, más allá de anun­ciar que es­te le lla­mó des­de el Air Force One pa­ra co­mu­ni­car­le su des­pi­do “al­go des­pués del me­dio­día”, cuan­do ya ha­bían pa­sa­do tres ho­ras del tuit que lo anun­cia­ba. “Que­da mu­cho por ha­cer en Si­ria, pa­ra es­ta­bi­li­zar Irak y en la cam­pa­ña con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Na­da es po­si­ble, sin em­bar­go, sin alia­dos y so­cios”, reivin­di­có, re­cor­dan­do que Was­hing­ton de­be re­fle­xio­nar so­bre có­mo “res­pon­der a la con­flic­ti­va con­duc­ta y las ac­cio­nes del Go­bierno ru­so”, di­jo Ti­ller­son. Su úl­ti­ma de­cla­ra­ción co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do fue pre­ci­sa­men­te pa­ra cri­ti­car a Mos­cú por su im­pli­ca­ción en el en­ve­ne­na­mien­to de un exes­pía en sue­lo bri­tá­ni­co, al­go que la Ca­sa Blan­ca no ha he­cho.

La di­plo­ma­cia eu­ro­pea lle­va me­ses asis­tien­do per­ple­ja al es­pec­tácu­lo de “ver caer en la más ab­so­lu­ta irre­le­van­cia” al otro­ra po­de­ro­so De­par­ta­men­to de Es­ta­do. El desáni­mo por su pér­di­da de pe­so en la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior ha si­do pa­ten­te pa­ra la co­mu­ni­dad diplomática internacional, que se ha en­con­tra­do sin in­ter­lo­cu­to­res. Es “ab­so­lu­ta­men­te dis­fun­cio­nal”, de­cía re­cien­te­men­te otra fuen­te eu­ro­pea.

La sa­li­da de Ti­ller­son ha si­do re­ci­bi­da con alivio por el per­so­nal de Foggy Bot­tom, co­mo se co­no­ce en la jer­ga de Was­hing­ton al De­par­ta­men­to de Es­ta­do, de acuer­do con Politico. El or­ga­nis­mo se en­fren­ta a re­cor­tes dra­co­nia­nos en tér­mi­nos de per­so­nal (2.000 pues­tos me­nos) y pre­su­pues­to (la partida pa­ra ayu­da internacional y al desa­rro­llo se re­du­ci­rá en más de 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res) y los di­plo­má­ti­cos acu­san a su je­fe de no ha­ber sa­bi­do de­fen­der­les an­te la Ca­sa Blan­ca.

La lle­ga­da de Pom­peo al De­par­ta­men­to de Es­ta­do apun­ta a un en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos y su­po­ne un nue­vo de­bi­li­ta­mien­to de las vo­ces más aper­tu­ris­tas de la Ad­mi­nis­tra­ción tras la di­mi­sión, en­tre otros, del director del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal, Gary Cohn, que se opu­so al plan de Trump de lan­zar una gue­rra aran­ce­la­ria glo­bal.

Las re­nun­cias y des­pi­dos acu­mu­la­dos en ca­tor­ce me­ses (el director del FBI, su pri­mer je­fe de ga­bi­ne­te, su es­tra­te­ga, va­rios je­fes de co­mu­ni­ca­ción y ayer mis­mo otro ase­sor pre­si­den­cial, John McEn­tee, a quien la se­gu­ri­dad es­col­tó a la ca­lle sin dar más ex­pli­ca­cio­nes) no tie­nen pre­ce­den­tes. La ta­sa de re­le­vos era del 43% ha­ce una semana, cin­co ve­ces más que en el pri­mer año de Ba­rack Oba­ma, un rit­mo que in­quie­ta a los de­mó­cra­tas y a al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos, que te­men que mer­me la efi­ca­cia de la Ad­mi­nis­tra­ción. Trump, ajeno a las crí­ti­cas, tie­ne en men­te más cam­bios.

DESACUER­DOS CONS­TAN­TES Ti­ller­son dis­cre­pó con el pre­si­den­te so­bre asun­tos cla­ve co­mo Irán, Co­rea o Ru­sia LA VI­SIÓN EU­RO­PEA El man­da­ta­rio ha he­cho caer al De­par­ta­men­to de Es­ta­do en “la más ab­so­lu­ta irre­le­van­cia”

SAUL LOEB / AFP

Ni crí­ti­cas ni cum­pli­dos. Rex Ti­ller­son, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do sa­lien­te, hi­zo ayer una bre­ve de­cla­ra­ción an­te la pren­sa en la que evi­tó re­fe­rir­se al pre­si­den­te Trump, pa­ra el que no tu­vo ni una crí­ti­ca ni un cum­pli­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.