La po­li­cía in­ves­ti­ga la muer­te de un exi­lia­do ru­so en Lon­dres

Ni­ko­lái Glush­kov era ami­go del di­fun­to oli­gar­ca ru­so Bo­rís Be­re­zovs­ki

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - GON­ZA­LO ARA­GO­NÉS Mos­cú. Co­rres­pon­sal

Ha­ce mu­cho que los 007 del otro ban­do, los es­pías ru­sos con li­cen­cia pa­ra ma­tar, de­ja­ron de uti­li­zar gas ner­vio­so con­tra los trai­do­res. Es­te es uno de los ar­gu­men­tos que des­ta­ca­ban en Mos­cú pa­ra in­ten­tar des­acre­di­tar las acu­sa­cio­nes de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, mien­tras ex­pi­ra­ba ayer el ul­ti­má­tum que dio al Krem­lin pa­ra ex­pli­car el en­ve­ne­na­mien­to del exes­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia en Sa­lis­bury. Al­gu­nos po­lí­ti­cos ven la hue­lla del te­rro­ris­mo internacional, y des­de el Go­bierno se sub­ra­ya que es­ta­mos an­te otro “es­pec­tácu­lo” pa­ra de­mo­ni­zar a Ru­sia.

“Es un sin­sen­ti­do. No te­ne­mos na­da que ver con es­to”, ase­gu­ró ayer el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov. Pe­ro, con­ven­ci­do de que vol­ver a ne­gar las acu­sa­cio­nes ni va a sa­tis­fa­cer al Go­bierno bri­tá­ni­co ni va a evi­tar la enési­ma cri­sis diplomática en­tre Lon­dres y Mos­cú, op­tó por sa­car a re­lu­cir su co­no­ci­da iro­nía. Y re­cor­dó a la pre­mier bri­tá­ni­ca que en vez de un ul­ti­má­tum lo que de­be­ría ha­cer es cum­plir con las re­glas in­ter­na­cio­na­les a las que su país se ha com­pro­me­ti­do. “Gran Bre­ta­ña, y pro­ba­ble­men­te es­to lo co­no­ce la pri­me­ra mi­nis­tra, así co­mo el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, for­ma par­te igual que Ru­sia de la Con­ven­ción so­bre ar­mas quí­mi­cas”, di­jo el can­ci­ller ru­so. Por di­cho tra­ta­do el Reino Uni­do es­tá obli­ga­do a, “en cuan­to tie­ne sos­pe­chas de que se ha usa­do una sus­tan­cia prohi­bi­da por la con­ven­ción, di­ri­gir­se al país del que se sos­pe­cha es el ori­gen de la sus­tan­cia. Y la res­pues­ta a esa con­sul­ta se da en los si­guien­tes 10 días”, se­ña­ló.

Pe­ro The­re­sa May no es­pe­ró. El lu­nes com­pa­re­ció an­te su Par­la­cam­pa­ña men­to y di­jo que “es muy pro­ba­ble” que Ru­sia es­té de­trás del en­ve­ne­na­mien­to, y que se ha­bría usa­do un agen­te ner­vio­so del ti­po No­vi­chok, uno de los ar­se­na­les se­cre­tos desa­rro­lla­dos por la URSS du­ran­te la gue­rra fría. Y dio de pla­zo al Krem­lin has­ta el fi­nal del día de ayer pa­ra ofre­cer “una ex­pli­ca­ción ló­gi­ca del por­qué de lo ocu­rri­do”. La ame­na­za que pu­so so­bre la me­sa no es des­co­no­ci­da en Mos­cú: más san­cio­nes.

La­vrov sub­ra­yó que si la res­pues­ta da­da en 10 días no es sa­tis­fac­to­ria, Lon­dres de­be­ría di­ri­gir­se a la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ).

En el Con­se­jo de la Fe­de­ra­ción (Cá­ma­ra Al­ta), el se­na­dor y ve­te­rano de las fueras es­pe­cia­les Ígor Mo­ró­zov ase­gu­ró ayer que Ru­sia ha des­trui­do to­das sus re­ser­vas de ga­ses ner­vo-pa­ra­li­zan­tes No­vi­chok. Ba­jo con­trol de la OPAQ, “Ru­sia no só­lo de­jó de pro­du­cir ga­ses ner­vo­pa­ra­li­zan­tes (en la dé­ca­da de 1990), sino que des­tru­yó to­das sus re­ser­vas” en sep­tiem­bre del año pa­sa­do.

La pre­si­den­ta de es­ta Cá­ma­ra, Va­len­ti­na Mat­vien­ko, li­gó el ca­so Skri­pal a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Ru­sia, que se ce­le­bra­rán el 18 de mar­zo. “En cuan­to se pro­du­jo es­ta des­gra­cia apa­re­cie­ron co­men­ta­rios de po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas cul­pan­do a Ru­sia, sin prue­bas, sin he­chos, in­clu­so cuan­do no se ha­bía ini­cia­do una in­ves­ti­ga­ción. Es otra men­ti­ra más, pa­ra au­men­tar la de ru­so­fo­bia”, ase­gu­ró.

Yev­gue­ni Se­ré­bren­ni­kov, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de De­fen­sa en la Cá­ma­ra Al­ta, su­gi­rió que agen­tes pa­ra­li­zan­tes co­mo el usa­do con­tra los Skri­pal po­drían ha­ber caí­do en ma­nos te­rro­ris­tas. Y el ex je­fe del FSB Ni­ko­lái Ko­va­liov apun­tó en la agen­cia Ría Nó­vos­ti que el No­vi­chok se pu­do ha­ber guar­da­do en cual­quier ex­re­pú­bli­ca so­vié­ti­ca.

Las de ayer no pa­re­cen ex­pli­ca­cio­nes más con­vin­cen­tes pa­ra Lon­dres que la pri­me­ra reac­ción de Mos­cú, cuan­do el lu­nes la por­ta­voz de Ex­te­rio­res, Ma­ría Za­já­ro­va, ca­li­fi­có el anun­cio de May de “es­pec­tácu­lo cir­cen­se”. Y “an­tes de crear nue­vos cuen­tos”, acon­se­jó “fi­na­li­zar ca­sos pa­sa­dos so­bre Lit­vi­nen­ko, Be­re­zovs­ki, Pe­re­pie­lich­ni y otros que han muer­to de for­ma mis­te­rio­sa en tie­rra bri­tá­ni­ca. Las cié­na­gas de Grim­pen siguen guar­dan­do sus se­cre­tos”, aña­dió, en una re­fe­ren­cia a la co­no­ci­da no­ve­la de Co­nan Doy­le El sa­bue­so de los Bas­ker­vi­lle.

Pe­ro no son re­fe­ren­cias li­te­ra­rias lo que quie­ren en Lon­dres, sino una “ex­pli­ca­ción con­vin­cen­te”, re­cor­dó ayer el se­cre­ta­rio de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, en la BBC. “Y que­re­mos ver una re­ve­la­ción com­ple­ta an­te la OPAQ en La Ha­ya. Si no, en­ton­ces anun­cia­re­mos la res­pues­ta del Reino Uni­do”. Y eso se­rá hoy, pro­me­tió.

“Es una men­ti­ra más pa­ra au­men­tar la cam­pa­ña de ru­so­fo­bia”, ase­gu­ra la pre­si­den­ta del Se­na­do ru­so

GEOFF CADDICK / AFP

Un po­li­cía bri­tá­ni­co le­van­ta una tien­da de pro­tec­ción en el lu­gar don­de es­tu­vo el co­che del exes­pía ru­so Skri­pal, en Sa­lis­bury

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.