Ha­cien­do enemi­gos

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol

EL en­sa­yis­ta Aa­ron Ja­mes, doc­tor en Fi­lo­so­fía por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, sos­tie­ne que Do­nald Trump es un em­bus­te­ro con­su­ma­do, un char­la­tán que no sien­te respeto por la ver­dad. Un hom­bre es­pec­tácu­lo que cuenta las co­sas co­mo le vie­ne en ga­na, más por di­ver­tir que por en­ga­ñar. O pa­ra ele­var­se a la ca­te­go­ría de ani­ma­dor en je­fe. Un ti­po así es ideal pa­ra mon­tar el cir­co Bar­num, pe­ro no es la me­jor elec­ción pa­ra di­ri­gir el mun­do des­de el des­pa­cho oval. Cam­biar a los do­ma­do­res, los tra­pe­cis­tas y los pa­ya­sos ca­da quin­ce días pue­de ser una ma­ne­ra de re­no­var el es­pec­tácu­lo. Ce­sar a los ase­so­res, los con­se­je­ros y los se­cre­ta­rios de Es­ta­do ca­da dos por tres es un dis­pa­ra­te que aca­ba pa­re­cién­do­se a un nú­me­ro cir­cen­se.

El 43% de los al­tos car­gos de la Ca­sa Blan­ca han ex­pe­ri­men­ta­do cam­bios des­de que Trump lle­ga­ra a la pre­si­den­cia ha­ce po­co más de tre­ce me­ses, cuan­do su pre­de­ce­sor re­gis­tró só­lo un 6% de mo­vi­mien­tos. El nue­vo in­qui­lino es un des­tro­yer dis­pues­to a aca­bar con las só­li­das ca­rre­ras y lar­gos cu­rrí­cu­lums de sus co­la­bo­ra­do­res. Per­so­na­jes tan im­por­tan­tes co­mo el director del FBI, el res­pon­sa­ble de comunicaciones, el por­ta­voz, el con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, el je­fe de ga­bi­ne­te, el ti­tu­lar de Es­tra­te­gia, su se­cre­ta­rio per­so­nal o el se­cre­ta­rio de Sa­lud han si­do ful­mi­na­dos por dis­cre­pan­cias con el co­man­dan­te en je­fe. Ayer le to­có na­da más y na­da me­nos que al se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, que fue ce­sa­do con un tuit. To­do con muy po­co sen­ti­do, tan­to en la for­ma co­mo en el fon­do. To­do muy trum­piano. Ti­ller­son era un mo­de­ra­do den­tro del Ga­bi­ne­te con­ser­va­dor que ha­bía mos­tra­do su desacuer­do con su diá­lo­go con Co­rea del Nor­te, con rom­per el com­pro­mi­so de Pa­rís con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, con des­pla­zar la em­ba­ja­da a Je­ru­sa­lén, con la re­la­ción con Mos­cú, con la gue­rra co­mer­cial y con aban­do­nar el pac­to nu­clear con Irán. Trump no ganó las elec­cio­nes pa­ra ha­cer ami­gos, pe­ro no re­sul­ta acon­se­ja­ble dis­pa­rar la ta­sa de enemi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.