Los te­mas del día

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

El blo­queo del Par­la­ment a la es­pe­ra de la elec­ción del nue­vo pre­si­dent, y las acu­sa­cio­nes cru­za­das en­tre Lon­dres y Mos­cú por el en­ve­ne­na­mien­to del exes­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia.

EL Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya –de­fi­ni­do co­mo “el Par­la­ment de tot­hom” en su web ofi­cial– es­tá blo­quea­do, pa­ra­li­za­do, iner­te. A efec­tos prác­ti­cos, aho­ra no es de na­die. La Cá­ma­ra ca­ta­la­na tie­ne en­co­men­da­das mu­chas ta­reas, des­de las fun­cio­nes le­gis­la­ti­vas has­ta las elec­ti­vas, pa­san­do por las pre­su­pues­ta­rias o las re­la­ti­vas al con­trol e im­pul­so de la ac­ción po­lí­ti­ca y de go­bierno... Pe­ro no es­tá ha­cien­do na­da de to­do eso. Han pa­sa­do ca­si tres me­ses –se cum­pli­rán la pró­xi­ma semana– des­de las elec­cio­nes del 21-D. Y, sin em­bar­go, el Par­la­ment si­gue inac­ti­vo, des­pués de dos con­vo­ca­to­rias de pleno de in­ves­ti­du­ra y de los co­rres­pon­dien­tes, y frus­tra­dos, in­ten­tos de nom­brar pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. El úl­ti­mo, pro­ta­go­ni­za­do por Jor­di Sàn­chez, nú­me­ro dos de JxCat, ac­tual­men­te en pri­sión pre­ven­ti­va. Ro­ger To­rrent, pre­si­den­te del Par­la­ment, apla­zó es­ta in­ves­ti­du­ra has­ta que el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos se pro­nun­cie so­bre el derecho de Sàn­chez a par­ti­ci­par en ella, aun­que al fi­nal no ha ha­bi­do ni re­cur­so.

El re­loj si­gue ofi­cial­men­te pa­ra­do. Ca­ta­lun­ya si­gue sin go­bierno. El pla­zo de dos me­ses que de­be trans­cu­rrir des­de la pri­me­ra vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra fa­lli­da has­ta la con­vo­ca­to­ria automática de elec­cio­nes si­gue sin ha­ber ini­cia­do su cuenta atrás. To­das las fun­cio­nes del Par­la­ment men­cio­na­das más arri­ba per­ma­ne­cen en sus­pen­so. Co­mo si Ca­ta­lun­ya pu­die­ra per­mi­tir­se vi­vir sin la Cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar. Co­mo si no hu­bie­ra asun­tos ur­gen­tes que re­sol­ver. Co­mo si la decisión de JxCat de ele­gir pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en­tre exi­lia­dos, en­car­ce­la­dos o impu­tados tu­vie­ra prio­ri­dad so­bre la co­rrec­ta go­ber­na­ción del país. Co­mo si la bre­ga po­lí­ti­ca jus­ti­fi­ca­ra la pa­rá­li­sis ins­ti­tu­cio­nal.

La Me­sa del Par­la­ment se reunió ayer tres ho­ras pa­ra avan­zar ha­cia el des­blo­queo. Pe­ro los re­sul­ta­dos del en­cuen­tro fue­ron ma­gros. La ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta apro­ve­chó pa­ra so­li­ci­tar un in­for­me a los le­tra­dos de la Cá­ma­ra que ana­li­ce si el Par­la­ment de­be que­re­llar­se con­tra el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Llarena, al que acusa de vul­ne­rar sus pre­rro­ga­ti­vas al no per­mi­tir que Sàn­chez acu­da al pleno de in­ves­ti­du­ra. Por lo de­más, se so­li­ci­tó a pe­ti­ción de Ciu­da­da­nos otro pleno, es­te pa­ra que To­rrent dé ex­pli­ca­cio­nes so­bre la si­tua­ción. La pe­ti­ción fue ad­mi­ti­da. Pe­ro To­rrent si­gue sin ac­ti­var el re­loj de la cuenta atrás.

El blo­queo per­sis­te. Pe­se a las que­jas de Ciu­da­da­nos, del PSC –que ayer pi­dió a To­rrent que re­con­si­de­re su decisión de apla­zar si­ne die el pleno de in­ves­ti­du­ra– y del PP. Pe­se a que ERC no deja de ins­tar a JxCat pa­ra que pro­pon­ga a un nue­vo can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra y, de es­te mo­do, desatas­que la si­tua­ción, pues­to que a su en­ten­der lo prio­ri­ta­rio es des­ac­ti­var el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y re­cu­pe­rar el Go­vern. Y pe­se a que el PDECat ve­ría tam­bién con agra­do tal res­ti­tu­ción.

Nos su­ma­mos a esas pe­ti­cio­nes pa­ra avi­var la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na. Es com­pren­si­ble que, en aras del for­ce­jeo po­lí­ti­co, JxCat se re­cree en la ex­hi­bi­ción de su des­en­cuen­tro con el Es­ta­do, y con tal fin ape­le a ins­tan­cias eu­ro­peas en pos de eco pa­ra sus reivin­di­ca­cio­nes. Ya lo es me­nos que, por cau­sas va­rias, nin­guno de los agen­tes que po­drían dar pa­sos pa­ra tra­tar de ac­ti­var el re­loj de los dos me­ses –des­de Ciu­da­da­nos, pre­sen­tan­do can­di­da­tu­ra, has­ta el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal o el pre­si­den­te del Par­la­ment– sea ca­paz de ha­cer­lo, aun a pe­sar de la ne­ce­si­dad co­lec­ti­va de avan­zar. Y, en su­ma, es inad­mi­si­ble que “el Par­la­ment de tot­hom” si­ga pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.