Am­nis­tía Internacional cues­tio­na la ‘ley mor­da­za’

La oe­ne­gé avi­sa de res­tric­cio­nes de la li­ber­tad de ex­pre­sión

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - BAR­CE­LO­NA Re­dac­ción

Am­nis­tía Internacional re­cla­mó ayer a Es­pa­ña que res­pe­te la li­ber­tad de ex­pre­sión con un de­mo­le­dor in­for­me ti­tu­la­do Tui­tea... si te atre­ves, en el que acusa al Go­bierno cen­tral de es­tar ha­cien­do un “uso abu­si­vo” de las le­yes an­ti­te­rro­ris­tas y cri­ti­ca du­ra­men­te la ley mor­da­za.

Se­gún la oe­ne­gé, ac­tual­men­te en Es­pa­ña se cri­mi­na­li­za “un aba­ni­co tan gran­de de ex­pre­sio­nes” que pue­de lle­var a que los ciu­da­da­nos “te­man ex­pre­sar opi­nio­nes po­co po­pu­la­res o ha­cer chis­tes po­lé­mi­cos”.

“No se pue­de en­car­ce­lar a na­die en el mar­co de la li­ber­tad de ex­pre­sión y en el mar­co de un de­ba­te po­lí­ti­co cuan­do no exis­te nin­gún ti­po de ame­na­za. Es­to tie­ne que ser re­co­no­ci­do por las autoridades”, ma­ni­fes­tó ayer el director de Am­nis­tía Internacional Es­pa­ña, Es­te­ban Bel­trán.

En el in­for­me, Am­nis­tía Internacional ana­li­za las úl­ti­mas cau­sas pe­na­les por enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo y cons­ta­ta que los con­de­na­dos por es­ta cau­sa se han dis­pa­ra­do: 119 des­de el 2011, más de la mi­tad en los dos úl­ti­mos años, coin­ci­dien­do con la re­for­ma de la ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, co­no­ci­da co­mo ley mor­da­za.

Se tra­ta de pe­nas de en­tre uno y tres años de pri­sión, sus­ten­ta­das por el ar­tícu­lo 578 del Có­di­go Pe­nal que, a raíz de la apli­ca­ción de la ley mor­da­za, per­mi­te con­si­de­rar que em­plear me­dios elec­tró­ni­cos co­mo las re­des so­cia­les es un agra­van­te.

En es­te sen­ti­do, Am­nis­tía des­ta­ca las lla­ma­das ope­ra­cio­nes ara­ña lle­va­das a cabo por las autoridades es­pa­ño­las des­de el 2014, en las que fue­ron de­te­ni­das 73 per­so­nas por sus co­men­ta­rios en re­des so­cia­les.

Uno de los ca­sos fue el de Cas­san­dra, una jo­ven de 22 años que fi­nal­men­te fue ab­suel­ta por el Su­pre­mo pe­ro que lle­gó a ser con­de­na­da por la Au­dien­cia Na­cio­nal por hu­mi­lla­ción a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo tras pu­bli­car unos chis­tes en Twit­ter so­bre Luis Ca­rre­ro Blan­co, que fue pre­si­den­te del Go­bierno en 1973 du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co y mu­rió en un aten­ta­do con co­che bom­ba.

Por otra par­te, Am­nis­tía Internacional tam­bién de­nun­ció las res­tric­cio­nes en la es­fe­ra ar­tís­ti­ca en re­fe­ren­cia a ra­pe­ros y can­tan­tes co­mo Pa­blo Ha­sel o Ce­sar Strawberry, que han si­do con­de­na­dos a pri­sión por las letras de sus can­cio­nes. El ca­so más re­cien­te es la sen­ten­cia de dos años y un día de pri­sión pa­ra el co­lec­ti­vo mu­si­cal La In­sur­gen­cia.

Un in­for­me de la or­ga­ni­za­ción ana­li­za ca­sos co­mo el de la tui­te­ra Cas­san­dra o el ra­pe­ro Pa­blo Ha­sel

BA­LLES­TE­ROS / EFE / AR­CHI­VO

La tui­te­ra Cas­san­dra du­ran­te la vis­ta de su jui­cio en la Au­dien­cia Na­cio­nal, en mar­zo del 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.