El espejo

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Co­mo nos mos­tró Va­lle-In­clán en su de­mo­le­do­ra mi­ra­da, to­do hé­roe, re­fle­ja­do en un espejo cóncavo, se con­vier­te en un es­per­pen­to. Aun­que los hay que no ne­ce­si­tan nin­gu­na con­ca­vi­dad pa­ra mos­trar su na­tu­ra­le­za de­lez­na­ble, pe­ro la ma­yo­ría acos­tum­bra a ador­nar su des­nu­dez mo­ral, con es­plén­di­dos atuen­dos.

Sí, es­te ar­tícu­lo va de mi­se­ria mo­ral, de mer­ca­de­res del do­lor, de ca­rro­ñe­ros que usan la muer­te pa­ra con­se­guir la glo­ria, sea en for­ma de au­dien­cia te­le­vi­si­va, de éxi­to po­pu­la­che­ro o de mez­quino ré­di­to po­lí­ti­co. Es el se­gun­do ar­tícu­lo in­dig­na­do, con­ti­nua­ción de mi “Bui­tres” de ayer, que, des­gra­cia­da­men­te, no equi­vo­có el diag­nós­ti­co. El es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo al­re­de­dor del ni­ño ase­si­na­do se su­peró a sí mis­mo, las pan­ta­llas es­cu­pie­ron ho­ras de ver­bo­rrea seu­do­ex­per­ta, se ju­gó con la lá­gri­ma, se des­me­nu­za­ron los de­ta­lles, se arras­tra­ron las hi­pó­te­sis y bai­la­ron en­lo­que­ci­das las su­po­si­cio­nes. To­do va­lía pa­ra que nos ven­die­ran so­li­da­ri­dad en la tra­ge­dia, cuan­do en reali­dad es­ta­ban ha­cien­do ne­go­cio con la muer­te.

Un ne­go­cio mez­quino, in­mo­ral..., exi­to­so. Por­que, si los pro­gra­mas usa­ban el do­lor de un ni­ño ase­si­na­do pa­ra me­drar en la gue­rra de las au­dien­cias, es­tas son­reían an­te la mi­se­ria y acep­ta­ban el re­to. Qui­zás de­be­re­mos po­ner­nos el espejo de la ver­güen­za de­lan­te nues­tro, por­que los da­tos son inequí­vo­cos: Ana Ro­sa con­si­guió un brutal 26,9 de sha­re, y la Gri­so un 26,2, mien­tras el Sál­va­me de la tar­de, de­di­ca­do ín­te­gra­men­te al pe­que­ño Ga­briel, dis­pa­ra­ba los au­dí­me­tros. Es de­cir, los ciu­da­da­nos pe­ga­ron la na­riz a la pan­ta­lla y ava­la­ron, con su mor­bo­si­dad, el arras­tre te­le­vi­si­vo. Y que na­die salve a los ca­ta­la­nes del jol­go­rio, por­que los da­tos en Ca­ta­lun­ya iban a la par: mien­tras TV3 con­si­guió un 15,8 ha­cien­do pe­rio­dis­mo de otros te­mas, Te­le­cin­co y An­te­na 3 su­ma­ban, en­tre las dos, un in­de­cen­te 37,5%. Y no era por cri­sis de “la nos­tra”, por­que la semana an­te­rior, sin un ni­ño ase­si­na­do de por me­dio, TV3 ga­na­ba de ca­lle. La con­clu­sión, por tan­to, es inequí­vo­ca, tam­bién en Ca­ta­lun­ya: per­pe­tran la mi­se­ria te­le­vi­si­va de mer­ca­dear con el do­lor, por­que de­glu­ti­mos con frui­ción di­cha mi­se­ria. Es­per­pen­tos, ba­jo la ca­pa de hé­roes...

Y lue­go la mi­se­ria su­be un gra­do, y lle­ga el tal Her­nan­do del PP y apro­ve­cha la ca­pi­lla ar­dien­te del ni­ño pa­ra anun­ciar un en­cuen­tro con los pa­dres de Diana Quer, de Mar­ta del Cas­ti­llo, de San­dra Pa­lo, del pe­que­ño Je­remy..., y los usa a to­dos, allí, an­te el cuer­pe­ci­to de Ga­briel, pa­ra pre­sio­nar a los par­ti­dos que quie­ren de­ro­gar la pri­sión per­ma­nen­te. To­do va­le pa­ra ga­nar su pul­so fre­né­ti­co de ti­pos du­ros y re­pre­sión al can­to, a los otros ti­pos du­ros de Ciu­da­da­nos, que ya les so­plan el co­go­te. El cuer­pe­ci­to allí, el do­lor, los pa­dres, y el tal Her­nan­do usan­do el es­tó­ma­go de la ma­sa pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca ras­tre­ra. Es in­mo­ral, es in­de­cen­te, es... exi­to­so. La pre­gun­ta no es por qué lo ha­cen ellos. La pre­gun­ta es: qué nos pa­sa a no­so­tros.

El cuer­pe­ci­to allí, el do­lor y Her­nan­do usan­do el es­tó­ma­go de la ma­sa pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca ras­tre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.