¡Pe­si­mis­tas gru­ño­nes!

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Co­rren tiem­pos difíciles y el mun­do se es­tá vol­vien­do vie­jo y mal­va­do. La po­lí­ti­ca es ca­da vez más co­rrup­ta y los ni­ños no tie­nen nin­gún respeto por los pa­dres. Así de gru­ñón es­ta­ba un se­ñor de Cal­dea, en la ba­ja Me­so­po­ta­mia, jus­to aho­ra ha­ce 3.000 años, se­gún de­jó es­cul­pi­do en una pie­dra él mis­mo una tar­de que de­bió de te­ner mal día y se­gún ex­pli­ca Johan Nor­berg, en su li­bro Pro­gress (2016). Aun­que no ten­go ni idea, in­tu­yo que el cal­deo de­bió de ser un hom­bre ma­yor y que, ade­más, es­ta­ría muy de­cep­cio­na­do.

Aun­que eso de es­tar de­sen­ga­ña­do e iras­ci­ble con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que­da cla­ro que es co­sa an­ti­gua, cier­ta­men­te cues­ta de en­ten­der por qué los oc­ci­den­ta­les, tam­bién los ca­ta­la­nes, es­ta­mos tan fas­ti­dia­dos con el mun­do, con los otros y con no­so­tros mis­mos. Sa­ber por qué ra­zón apa­ren­te­men­te la in­dig­na­ción se ha apo­de­ra­do de to­das las ca­lles y pla­zas de Ca­ta­lun­ya no es co­sa fá­cil. Una sim­ple ojea­da a los dia­rios y las te­le­vi­sio­nes o agu­zar el oí­do un ra­to en un mi­tin cual­quie­ra cier­ta­men­te nos di­bu­ja un pa­no­ra­ma dan­tes­co, que da pa­vor. Si tu­vié­ra­mos que ha­cer ca­so de las ame­na­zas te­rro­ris­tas que nos lle­gan, de los ries­gos acre­di­ta­dos por el ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta o del anun­cia­do in­mi­nen­te re­bro­te del au­to­ri­ta­ris­mo en Es­pa­ña, se­gu­ra­men­te más val­dría en­ce­rrar­se den­tro de ca­sa y ti­rar la lla­ve al río.

Po­co im­por­ta que mien­tras en la co­mi­da del do­min­go el vi­sio­na­rio agua­fies­tas de turno au­gu­ra el fin del mun­do y la de­ca­den­cia de Oc­ci­den­te, dis­fru­te­mos de una ex­ce­len­te gar­na­cha del Em­por­dà –no ha­ce ni trein­ta años el vino de es­ta comarca no se be­bía, sino que se mas­ti­ca­ba–; co­mo tam­po­co es re­le­van­te que mien­tras ha­ce­mos ver que es­cu­cha­mos, nos es­te­mos zam­pan­do los me­jo­res pes­ca­dos y ver­du­ras del pla­ne­ta o que, cuan­do pa­ra en­tre­te­ner­nos de­ci­di­mos po­le­mi­zar un ra­to con el bo­ca­zas pe­si­mis­ta, lo ha­ga­mos sa­bo­rean­do la me­jor repostería. Tam­po­co es re­le­van­te que si al­guno de los pre­sen­tes se atra­gan­ta dis­pon­ga­mos in­me­dia­ta­men­te de una de las me­jo­res asis­ten­cias sa­ni­ta­rias del mun­do, del to­do gra­tui­ta, por cier­to. Que mien­tras dis­cu­ti­mos vis­ta­mos bue­nas ro­pas, ten­ga­mos ca­le­fac­ción y agua ca­lien­te en ca­sa y que a to­dos nos acom­pa­ñe una só­li­da for­ma­ción aca­dé­mi­ca. Una sim­ple ojea­da al dia­rio con­fir­ma que el mun­do va fa­tal, que va­mos ha­cia la per­di­ción y el desas­tre in­mi­nen­tes. ¡Y pun­to!

Pien­so que en­ten­der por qué nos pa­sa eso, jus­ta­men­te a la ge­ne­ra­ción de la his­to­ria que más se­gu­ri­da­des y li­ber­ta­des he­mos acu­mu­la­do, tie­ne que ver con mu­chas co­sas. In­flu­yen los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción y la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, sin du­da, así co­mo una eco­no­mía ma­du­ra tie­ne ma­yor di­fi­cul­tad que una jo­ven pa­ra cre­cer, pa­ra acu­mu­lar ri­que­za y asu­mir ries­gos que le per­mi­tan ga­nar competitividad y pro­duc­ti­vi­dad. En tér­mi­nos de ex­pec­ta­ti­va de pro­gre­so, las ge­ne­ra­cio­nes de hoy lo tie­nen in­fi­ni­ta­men­te peor que la de sus abue­los, cre­ci­dos al día si­guien­te de la de­vas­ta­ción de la gue­rra y don­de, por lo tan­to, las con­se­cu­cio­nes ma­te­ria­les te­nían un va­lor evi­den­te y tan­gi­ble. Fi­nal­men­te, sin em­bar­go, tam­bién nos con­di­cio­na una va­ria­ble a me­nu­do po­co te­ni­da en cuenta: la de­mo­grá­fi­ca. Y es que nos gus­te o no, los oc­ci­den­ta­les nos he­mos he­cho ma­yo­res, nos abu­rri­mos y es­ta­mos de­sen­ga­ña­dos. En­ci­ma, sa­be­mos que ex­pe­ri­men­ta­re­mos una im­pla­ca­ble e im­pa­ra­ble de­gra­da­ción fí­si­ca. No nos ten­dría que ex­tra­ñar que ten­dié­ra­mos a con­fun­dir nues­tra de­ca­den­cia bio­ló­gi­ca con la de la so­cie­dad, mu­cho más ri­ca, lle­na y sa­na de lo que cree­mos. Con más del 46% de la po­bla­ción con 44 años o más; con un 25% de ciu­da­da­nos de en­tre 30 y 44 años; con más de 8.000.000 de pen­sio­nis­tas, en de­fi­ni­ti­va, no tie­ne que ex­tra­ñar que la per­cep­ción ciu­da­da­na ma­yo­ri­ta­ria sea pe­si­mis­ta. Sa­be­mos que más tar­de o más tem­prano... nos mo­ri­re­mos, ¡y eso se tie­ne que re­co­no­cer que es fran­ca­men­te irri­tan­te! Pe­ro an­tes de ac­tuar co­mo di­fu­so­res de in­dig­na­ción y cí­ni­cos re­par­ti­do­res de ru­le­tas ru­sas, ten­dría­mos que com­pro­me­ter­nos con las ge­ne­ra­cio­nes de hoy a pre­ser­var to­do lo que te­ne­mos de bueno, que es mu­cho, y a no po­ner­lo en ries­go. ¡Por­que só­lo quien no tie­ne na­da que per­der pue­de ju­gar al to­do o na­da! ¡Y por­que na­da nos ten­dría que ha­cer más fe­li­ces que ver las ge­ne­ra­cio­nes de hoy cre­cer so­bre nues­tros hom­bros!

¡Pien­so ho­nes­ta­men­te que al­gu­nos no te­ne­mos nin­gún derecho a la in­dig­na­ción! En el mun­do hay real­men­te mu­chas si­tua­cio­nes in­jus­tas. Pe­ro ad­mi­ta­mos que vi­vi­mos en el me­jor de los mun­dos que ha co­no­ci­do la es­pe­cie hu­ma­na y que es­ta­mos en me­jo­res con­di­cio­nes que nun­ca pa­ra com­ba­tir la de­sigual­dad, el ham­bre y la en­fer­me­dad, el fa­na­tis­mo y los go­bier­nos au­to­ri­ta­rios. ¿Lo es­tro­pea­re­mos? Por muy vie­jos y gru­ño­nes que nos ha­ga­mos... las cau­sas del pro­gre­so hu­mano que se nos han re­ve­la­do al me­nos des­de ha­ce tres si­glos han ve­ni­do pa­ra que­dar­se: el desa­rro­llo de la cien­cia y del co­no­ci­mien­to, la ex­pan­sión de la coope­ra­ción y el co­mer­cio, la li­ber­tad de em­pren­der y dis­cer­nir el que es­tá bien de lo que no lo es­tá. Se­ría fran­ca­men­te egoís­ta de­jar el mun­do, tam­bién Ca­ta­lun­ya, peor de có­mo los en­con­tra­mos. Por­que co­mo di­ce Xa­vier Ru­bert de Ven­tós, hay al­go peor que en­ten­der las co­sas. Y es en­ten­der­las al re­vés. Los que hoy, en Oc­ci­den­te, nos ha­blan de re­vo­lu­cio­nes son una bue­na mues­tra.

Se­ría fran­ca­men­te egoís­ta de­jar el mun­do, tam­bién Ca­ta­lun­ya, peor de có­mo los en­con­tra­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.