“La bru­ja ya no exis­te”

Patricia, la ma­dre, re­cuer­da “las co­sas bue­nas” que el ni­ño ha sa­ca­do de mu­chas per­so­nas

La Vanguardia (1ª edición) - - SOCIEDAD - ADOL­FO S. RUIZ Se­vi­lla

Sa­be­mos que es­tá en al­gún si­tio ju­gan­do con sus peces y la bru­ja ya no exis­te; por fa­vor, sa­cad­la de vues­tras ca­be­zas”. Patricia Ra­mí­rez, la ma­dre de Ga­briel, qui­so trans­mi­tir un úl­ti­mo men­sa­je a los mi­les de al­me­rien­ses que han acom­pa­ña­do a los fa­mi­lia­res del ni­ño ase­si­na­do, tras el des­cu­bri­mien­to de su ca­dá­ver el pa­sa­do do­min­go, y a quie­nes en to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la han sen­ti­do la trá­gi­ca muer­te del me­nor.

En con­so­nan­cia con el sen­ti­do de sus declaraciones na­da más co­no­cer la brutal no­ti­cia de la muer­te de su hi­jo, Patricia ex­pli­ca­ba: “Ayer me lle­gó un cuen­to, muy bonito. De­cía que no­so­tros no ha­bía­mos per­di­do, que ha­bía­mos ga­na­do; no só­lo por­que ha­bía des­apa­re­ci­do la bru­ja ma­la del cuen­to sino por la can­ti­dad de gen­te, de fa­mi­lia, que se ha jun­ta­do y por to­das las co­sas bue­nas que ha sa­ca­do de to­dos no­so­tros”.

Los pa­dres de Ga­briel, Án­gel y Patricia, se acer­ca­ron a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra trans­mi­tir es­tas palabras des­pués de fi­na­li­zar el fu­ne­ral, ofi­cia­do en la ca­te­dral de Al­me­ría por el obis­po de la ciu­dad, Adol­fo González Mon­tes, en pre­sen­cia de la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, que lu­cía un pes­caí­to azul en la so­la­pa; del mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, y de la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz. En el ex­te­rior, cien­tos de per­so­nas si­guie­ron en si­len­cio la ce­re­mo­nia fú­ne­bre, só­lo ro­to por al­gu­nos gri­tos ais­la­dos de “¡jus­ti­cia!” o “¡pri­sión per­pe­tua!”, al fi­na­li­zar el ac­to.

Po­co an­tes de las on­ce de la ma­ña­na lle­ga­ba a la ca­te­dral, pro­ce­den­te del edi­fi­cio de la Dipu­tación, ubi­ca­do a unos 500 me­tros, el fé­re­tro blan­co con los res­tos de Ga­briel al que acom­pa­ña­ban sus pa­dres, ro­tos de do­lor, y los fa­mi­lia­res más cer­ca­nos de las dos fa­mi­lias.

Su pre­sen­cia fue aco­gi­da con aplau­sos y gri­tos de “¡es­ta­mos con vo­so­tros!” y “¡to­dos so­mos Ga­briel!”. An­tes ha­bía en­tra­do en el re­cin­to re­li­gio­so Juan Ig­na­cio Zoi­do, que lle­va­ba en su mano la bu­fan­da azul tur­que­sa de Ga­briel que su ma­dre ha lle­va­do du­ran­te los tre­ce días de búsqueda del ni­ño.

Patricia Ra­mí­rez qui­so re­ga­lár­se­la al mi­nis­tro el día an­te­rior, cuan­do se en­con­tra­ron en la ca­pi­lla ar­dien­te ubi­ca­da en el pa­tio de Lu­ces de la Dipu­tación de Al­me­ría, en re­co­no­ci­mien­to por los es­fuer­zos lle­va­dos a cabo por

La in­hu­ma­ción se hi­zo en el ce­men­te­rio de Ní­jar só­lo an­te fa­mi­lia­res y ami­gos

las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do du­ran­te es­tos días. Zoi­do, que per­dió a un hi­jo de 17 años en un ac­ci­den­te de trá­fi­co, se en­con­tra­ba vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do “por al­go que pa­ra mí es mu­cho más que un re­ga­lo, es un sen­ti­mien­to que me acom­pa­ña­rá mien­tras vi­va”. El mi­nis­tro re­cor­dó que “na­da hay más du­ro pa­ra un pa­dre que te­ner que en­te­rrar a un hi­jo”.

Los pa­dres de Ga­briel be­sa­ron el fé­re­tro al en­trar en la ca­te­dral mien­tras el obis­po ha­cía alu­sión a la “de­sola­ción e im­po­ten­cia” que he­chos co­mo “es­ta muer­te cruel” siem­bran. “Ga­briel era un ni­ño ale­gre y bonito, un ni­ño son­rien­te que nos te­nía a to­dos cau­ti­va­dos. Su muer­te sin sen­ti­do po­ne de ma­ni­fies­to la si­tua­ción en­fer­ma del co­ra­zón hu­mano y de nues­tra con­di­ción pe­ca­do­ra”, ma­ni­fes­tó González Mon­tes.

Tras la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, el cuer­po de Ga­briel fue tras­la­da­do al ce­men­te­rio Fer­nán Pé­rez de Ní­jar pa­ra pro­ce­der a una in­hu­ma­ción en la que los pa­dres pi­die­ron in­ti­mi­dad. Al ac­to asis­tie­ron úni­ca­men­te fa­mi­lia­res y ve­ci­nos cer­ca­nos, mien­tras un cor­dón po­li­cial im­pe­día el pa­so a cu­rio­sos y pe­rio­dis­tas.

An­tes del en­tie­rro, Patricia Ra­mí­rez qui­so ha­cer un úl­ti­mo lla­ma­mien­to pa­ra que hoy se es­cu­cha­ra en to­dos los ho­ga­res la can­ción Gi­ra­so­les, de la can­tau­to­ra man­che­ga Ro­za­lén, “la úl­ti­ma que bai­la­mos jun­tos Ga­briel y yo”. Pre­ci­sa­men­te Ro­za­lén, que el sá­ba­do ofre­ció un con­cier­to mul­ti­tu­di­na­rio en Se­vi­lla, ha­bía de­di­ca­do su te­ma al ni­ño en­ton­ces des­apa­re­ci­do.

Ayer, en su cuenta de Ins­ta­gram, pe­día a Ga­briel “que en­víes un po­co de amor a es­te mun­do macabro, a pe­sar de lo que han he­cho con­ti­go, a pe­sar de to­do el odio que se ha le­van­ta­do y es­cu­pi­do en re­des so­cia­les”.

El Con­gre­so de los Dipu­tados guar­dó un mi­nu­to de si­len­cio y re­pu­dió “cual­quier vio­len­cia con­tra la in­fan­cia y con­tra cual­quier ser hu­mano”.

Pe­ti­cio­nes de “jus­ti­cia” y “pri­sión per­pe­tua” du­ran­te las exe­quias

CAR­LOS BAR­BA / EFE

Patricia y Án­gel se acer­can al fé­re­tro de Ga­briel a su lle­ga­da a la ca­te­dral de Al­me­ría, don­de se ofi­ció el fu­ne­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.