El hos­pi­tal del Mar ofre­ce a tes­ti­gos de Jeho­vá tras­plan­te re­nal sin trans­fu­sión

Los es­pe­cia­lis­tas di­se­ñan el pro­to­co­lo que per­mi­te ope­rar sin usar san­gre aje­na

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - ANA MACPHERSON Bar­ce­lo­na

Dos pa­cien­tes con in­su­fi­cien­cia re­nal pa­ra quie­nes era in­dis­pen­sa­ble un tras­plan­te de ri­ñón y que re­cha­zan la trans­fu­sión de san­gre por sus creen­cias re­li­gio­sas han si­do los pri­me­ros pro­ta­go­nis­tas de una decisión pio­ne­ra en la sa­ni­dad pú­bli­ca: ci­ru­ja­nos de tras­plan­te re­nal, ne­fró­lo­gos y anes­te­sis­tas di­se­ña­ron el pro­ce­di­mien­to que ga­ran­ti­za­ra es­ta so­lu­ción qui­rúr­gi­ca a tes­ti­gos de Jeho­vá. Y les ope­ra­ron. Aun­que pu­die­ra pa­re­cer que es un derecho re­co­no­ci­do en cual­quier cen­tro sa­ni­ta­rio por­que la ley lo es­ta­ble­ce, no es así. Son pio­ne­ros.

El pro­ce­di­mien­to se pa­re­ce mu­cho a cual­quier tras­plan­te de ri­ñón, pe­ro hay cua­tro ele­men­tos cla­ve dis­tin­tos: al en­fer­mo, que ha­bi­tual­men­te ade­más su­fre anemia, se le man­tie­ne con ni­ve­les más al­tos de gló­bu­los ro­jos a ba­se de hierro y eri­tro­po­ye­ti­na (la EPO de los do­pa­jes ci­clis­tas). Du­ran­te la ope­ra­ción se uti­li­za una má­qui­na re­cu­pe­ra­do­ra de he­ma­tíes (un as­pi­ra­dor que lue­go se­pa­ra la pro­pia san­gre que se de­rra­ma du­ran­te la ci­ru­gía pa­ra po­der­la uti­li­zar de nue­vo en el pa­cien­te). El tra­ba­jo qui­rúr­gi­co es es­pe­cial­men­te cui­da­do­so pa­ra evi­tar to­do lo po­si­ble el san­gra­do, y en los días pos­te­rio­res hay una vi­gi­lan­cia in­ten­sa pa­ra de­tec­tar a la mí­ni­ma un de­rra­me y ac­tuar in­me­dia­ta­men­te de nue­vo en el qui­ró­fano.

“El ries­go de que se ne­ce­si­te du­ran­te un tras­plan­te re­nal una trans­fu­sión de san­gre es en con­jun­to del 41%. A las per­so­nas que la re­cha­zan te­ne­mos que ga­ran­ti­zar­les mu­cho más que el 60%, aun­que es im­po­si­ble ofre­cer la to­tal se­gu­ri­dad de que no ha­brá pro­ble­mas de san­gra­do. Se­ría im­po­si­ble. Pe­ro asu­mi­mos las dos par­tes la si­tua­ción”, ex­pli­ca Lluís Cec­chi­ni, res­pon­sa­ble de uro­lo­gía y ci­ru­gía del tras­plan­te en el hos­pi­tal del Mar.

“Pe­ro lo di­fí­cil ha si­do su­pe­rar los pre­jui­cios, los mie­dos y los di­le­mas éti­cos y es­tar to­dos a una”, aña­de. Su equi­po, el de ne­fro­lo­gía con Mar­ta Cres­po a la ca­be­za, el director mé­di­co Ju­lio Pas­cual, res­pon­sa­ble tam­bién de ne­fro­lo­gía, y prác­ti­ca­men­te to­dos los anes­te­sis­tas del hos­pi­tal, lo­gra­ron ese con­ven­ci­mien­to. “No so­mos un cen­tro muy gran­de y qui­zás eso ayu­da a que las pro­pues­tas no que­den di­lui­das en la res­pon­sa­bi­li­dad de los otros y, so­bre to­do, per­mi­te crear una ca­de­na de con­fian­za sin la que hu­bie­ra si­do di­fí­cil sa­car ade­lan­te es­ta apues­ta”, ase­gu­ran Cec­chi­ni y Cres­po. En la apues­ta de la que ha­blan juegan tam­bién en­fer­me­ras ex­per­tas en el uso de la má­qui­na re­cu­pe­ra­do­ra de cé­lu­las san­guí­neas, la cell sa­ver, que só­lo se usa­ba pa­ra los gran­des san­gra­dos de las ope­ra­cio­nes vas­cu­la­res. Y tam­bién la en­fer­me­ría que se ocu­pa del pa­cien­te fue­ra de qui­ró­fano, pa­ra evi­tar en to­do mo­men­to cual­quier ma­ni­pu­la­ción que ten­ga ries­go de san­gra­do. To­do un cam­bio de ru­ti­nas.

Lo­gra­ron ha­cer dos tras­plan­tes re­na­les con es­tas re­glas en los úl­ti­mos dos años: uno, con ri­ñón pro­ce­den­te de ca­dá­ver. “En ese ca­so, se pu­do ha­cer el tras­plan­te en se­gun­da con­vo­ca­to­ria, por­que cuan­do apa­re­ció el pri­mer ri­ñón pa­ra es­te pa­cien­te, sus ni­ve­les de gló­bu­los ro­jos no eran acep­ta­bles se­gún nues­tro pro­to­co­lo. El se­gun­do ca­so fue con do­nan­te vi­vo, mu­cho me­jor pa­ra pre­pa­rar al re­cep­tor. Aho­ra te­ne­mos dos o tres pa­cien­tes tes­ti­gos de Jeho­vá en lista de es­pe­ra”, ex­pli­can los res­pon­sa­bles del pro­gra­ma.

La ci­ru­gía de un tras­plan­te re­nal de do­nan­te vi­vo sin san­gre es mu­cho más es­tre­san­te, re­co­no­cen. Por­que ope­ran a la vez a una per­so­na sa­na que tie­ne que se­guir así y hay que ob­te­ner el ór­gano en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Y a la do­ble ope­ra­ción, la del do­nan­te y la del re­cep­tor, se aña­de no san­grar, por­que si hay he­mo­rra­gia ca­tas­tró­fi­ca no se pue­de acu­dir a la trans­fu­sión que lo arre­gle. “Es lo que hay, co­mo si es­tu­vie­ras en un hos­pi­tal de gue­rra”.

Lo ha­bi­tual pa­ra los pa­cien­tes tes­ti­gos de Jeho­vá es que en cual­quier hos­pi­tal, in­clu­so pa­ra una pe­que­ña ope­ra­ción en la que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que ne­ce­si­ten san­gre, se les exi­ja un con­sen­ti­mien­to de que acep­ta­rán el uso de trans­fu­sio­nes. “La ma­yo­ría op­ta por la pri­va­da, pa­ra ele­gir un mé­di­co que les ga­ran­ti­ce el respeto a su decisión”, ex­pli­can los mé­di­cos del Mar. “Les im­pe­di­mos el ac­ce­so a la sa­ni­dad pú­bli­ca”.

La prác­ti­ca de es­tas in­ter­ven­cio­nes com­ple­jas sin san­gre de los tras­plan­tes abre el ca­mino a otras áreas, co­mo on­co­lo­gía, don­de la ci­ru­gía es una op­ción ca­si im­po­si­ble en la prác­ti­ca pa­ra los tes­ti­gos de Jeho­vá. “Ahí no es re­co­men­da­ble re­uti­li­zar la pro­pia san­gre, pe­ro se pue­den plan­tear ci­ru­gías con un ries­go asu­mi­ble sin trans­fu­sión”, ase­gu­ra Cec­chi­ni.

Los cen­tros sa­ni­ta­rios sue­len exi­gir a es­tos pa­cien­tes re­nun­ciar a su creen­cia si quie­ren en­trar en qui­ró­fano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.