Los crí­me­nes y el gri­fo ro­to

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - Llu­cia Ra­mis Bar­ce­lo­na

A la ho­ra de com­prar un li­bro, al­gu­nos se fi­jan en la cu­bier­ta. Otros, en la fa­ja. O en la si­nop­sis de la con­tra. O en la fo­to del au­tor. A Mon­tse Or­dó­ñez le ha­bría se­du­ci­do es­te exer­go: “Lo co­ti­diano atra­pa a uno de tal ma­ne­ra que se ter­mi­na pen­san­do más en el gri­fo que pier­de en el ba­ño que en el ase­si­na­to de millones”. Así em­pie­za El úl­ti­mo chis­te del

Gran Ja­co­bi (Hu­so), con el que Eduar­do Gold­man re­co­rre la his­to­ria del na­zis­mo a tra­vés de un trián­gu­lo amo­ro­so. Lo ha­ce me­dian­te una tra­ma de ac­ción y aven­tu­ras que com­bi­na dra­ma y hu­mor, según su edi­to­ra, May­da Bus­ta­man­te. Has­ta la Do­cu­men­ta se han acer­ca­do la cón­sul ad­jun­ta de Ar­gen­ti­na, María Ji­me­na Au­tie­ro, la co­reó­gra­fa y pre­mio nacional de Dan­za Ma­ria Ro­vi­ra, ami­gos, co­no­ci­dos, es­cri­to­res.

Gold­man tar­dó cin­co años y dos ho­ras en es­cri­bir es­ta novela. Ex­pli­ca que su pro­ta­go­nis­ta es fic­ti­cio, pe­ro el con­tex­to no. Co­me­dian­te de pro­fe­sión, en un pri­mer mo­men­to es­tá en­can­ta­do de reír­se del po­der, pe­ro es­te lo de­vo­ra­rá y lo lle­va­rá a un cam­po de con­cen­tra­ción. “Re­cor­de­mos que, al prin­ci­pio, te­nías que afi­liar­te al par­ti­do pa­ra po­der tra­ba­jar, so­bre to­do si eras ar­tis­ta; lo ha­cían pin­to­res, com­po­si­to­res, ac­to­res...”, ex­pli­ca. “La sociedad no te­nía ni idea de lo que era el na­zis­mo, y se les ocul­ta­ba qué pa­sa­ba; por ins­tin­to de con­ser­va­ción, no de­cían na­da y ha­cían lo que se les pe­día”. Di­ce que el mie­do es he­re­di­ta­rio y, si en­ci­ma le aña­des la cul­pa, el re­sul­ta­do es te­rri­ble. En cual­quier ca­so, con es­ta novela Gold­man no te­nía pre­ten­sión al­gu­na de crear con­cien­cia por­que se­ría ha­cer pro­pa­gan­da y, al ha­cer­la, los per­so­na­jes se vuel­ven su­per­fi­cia­les. “Uno de­be es­cri­bir con el in­cons­cien­te, y no con el cons­cien­te”, apun­ta. Ade­más, uno de­be en­ten­der a su pro­ta­go­nis­ta. O co­mo di­ría Flau­bert, tie­ne que ser Ma­da­me Bo­vary.

Pe­ro vol­va­mos a la ci­ta ini­cial. Or­dó­ñez le pre­gun­ta si no nos es­ta­mos de­te­nien­do en la tra­ge­dia de la in­me­dia­tez ca­da vez más, y de­ja­mos de po­ner aten­ción en lo que de verdad im­por­ta. El au­tor con­tes­ta que te­ne­mos una ca­pa­ci­dad bre­ve de so­li­fic­ción da­ri­zar­nos, de mo­do que no lle­ga­mos a ha­cer na­da pa­ra re­sol­ver esa si­tua­ción que, co­mo mu­cho, nos ha­brá he­cho ex­cla­mar: “¡Qué ho­rror!”, an­tes de pa­sar a otra co­sa. Aque­llos he­chos son tra­ta­dos por unos agen­tes que, a ve­ces, tam­bién es­cri­ben. ¿Has­ta qué pun­to su ex­pe­rien­cia de­ter­mi­na su li­te­ra­tu­ra?

Joan Mi­quel Ca­pell, Pedro Cer­van­tes, Ivan Llam­bí y Ra­fa Melero, to­dos po­li­cías y es­cri­to­res, ha­bla­rán el pró­xi­mo vier­nes 6 de abril en el Museo de la Vi­da Ru­ral, de la Fun­da­ció Ca­ru­lla. L’Es­plu­ga de Fran­co­lí aco­ge por cuarto año consecutiv­o el fes­ti­val El Vi Fa Sang, di­ri­gi­do por Salvador Balcells y Mar­ga­ri­ta Arit­ze­ta. Y el al­cal­de, David Ro­vi­ra Min­gue­lla, ex­pli­ca en la Laie que han in­cor­po­ra­do al­gu­nos cam­bios pa­ra im­pli­car a to­do el pue­blo. Por ejem­plo, ca­da tien­da ten­drá en el mos­tra­dor al­guno de los li­bros que se pre­sen­ten, y los au­to­res vi­si­ta­rán a los co­mer­cian­tes que los ex­pon­gan. Es­te año la te­má­ti­ca se­rá “Realidad y

en la novela cri­mi­nal”. Y de he­cho, el mis­mo vier­nes ha­brá un com­ba­te de bo­xeo li­te­ra­rio en el que An­dreu Mar­tín y Rafael Vall­bo­na ha­bla­rán so­bre

Go­mo­rra, de Ro­ber­to Sa­viano; Tor, de Car­les Por­ta y La ma­la do­na, de Marc Pas­tor. Jun­to a Tia­na Ne­gra, es­te es el úni­co fes­ti­val don­de se ha­bla ex­clu­si­va­men­te de li­bros que ha­yan si­do pu­bli­ca­dos en len­gua ca­ta­la­na tan­to de novela ne­gra co­mo po­li­cia­ca. Balcells anun­cia que es­te año se otor­ga­rá el pre­mio nacional al ma­llor­quín An­to­ni Se­rra, crea­dor del de­tec­ti­ve Cel­so Mos­quei­ro, y el internacio­nal se­rá pa­ra el ita­liano Mas­si­mo Car­lot­to. Y ase­gu­ra que John Ban­vi­lle no mo­ri­rá an­tes de ha­ber re­ci­bi­do el pre­mio No­bel.

Tras As­sas­sins de Po­nent y As­sas­sins de Gi­ro­na, tam­bién pu­bli­ca­dos por Lli­bres del De­lic­te, se pre­sen­ta­rá As­sas­sins del

Camp, obra co­lec­ti­va de quin­ce au­to­res, en­tre los cua­les Jor­di Ti­ñe­na, a quien ren­di­rán un ho­me­na­je, des­pués de que mu­rie­ra la se­ma­na pa­sa­da. El fes­ti­val se ad­hie­re asi­mis­mo al Any Pe­dro­lo, y el sá­ba­do por la no­che ten­drá lu­gar una lec­tu­ra dra­ma­ti­za­da de la adap­ta­ción tea­tral de Mos­se­gar-se la cua. Se­bas­tià Ben­na­sar pre­sen­ta­rá su bio­gra­fía Ma­nuel de Pe­dro­lo.

Ma­nual de su­per­vi­vèn­cia (Me­teo­ra), y la hi­ja del au­tor, Ade­lais de Pe­dro­lo, da­rá una con­fe­ren­cia con la co­mi­sa­ria, Anna Ma­ria Vi­lla­lon­ga.

Arit­ze­ta es de Valls, co­mo Nar­cís Oller, y des­cu­brió que, aun­que el au­tor ha­bía cam­bia­do los nom­bres, L’es­can­ya­po­bres es­tá am­bien­ta­da en l’Es­plu­ga de Fran­co­lí; por eso di­se­ñó una ru­ta li­te­ra­ria que se re­co­rre­rá el do­min­go 8 por la ma­ña­na. El pró­xi­mo fin de se­ma­na se ha­bla­rá de crí­me­nes, y el fes­ti­val no se de­ja­rá atra­par por lo co­ti­diano ni por los gri­fos que pier­den agua en el ba­ño.

El Museo de la Vi­da Ru­ral de l’Es­plu­ga de Fran­co­lí aco­ge­rá por cuarto año consecutiv­o el fes­ti­val El Vi Fa Sang Amor y na­zis May­da Bus­ta­man­te, edi­to­ra de Hu­so, Eduar­do Gold­man y Mon­tse Or­dó­ñez, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la novela El úl­ti­mo chis­te del Gran Ja­co­bi en Do­cu­men­ta Vino y san­gre Salvador Balcells (iz­quier­da) y David Ro­vi­ra Min­gue­lla, al­cal­de de l’Es­plu­ga de Fran­co­lí, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del fes­ti­val El Vi Fa Sang en la li­bre­ría Laie

LLU­CIA RA­MIS

LLU­CIA RA­MIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.