En la ca­man­cha­ca

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Ma­nuel Cas­tells

La ca­man­cha­ca es un tér­mino to­ma­do del ay­ma­ra que el gran so­ció­lo­go bo­li­viano Fer­nan­do Cal­de­rón, ac­tual­men­te ca­te­drá­ti­co en Cam­brid­ge, uti­li­za me­ta­fó­ri­ca­men­te pa­ra con­cep­tua­li­zar la si­tua­ción en Amé­ri­ca La­ti­na. Lo creo re­le­van­te pa­ra el con­jun­to del mun­do, in­clu­yen­do nues­tro país y nues­tras vi­das. La ca­man­cha­ca, fe­nó­meno na­tu­ral de los An­des, es una bru­ma os­cu­ra y es­pe­sa que to­do lo in­va­de, que im­pi­de ver, que ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, an­gus­tia, an­sie­dad.

Al­go así nos su­ce­de en es­tos mo­men­tos. Lo que era ya no es y lo que pue­de ser no se vis­lum­bra. La con­fu­sión se ex­tien­de de lo per­so­nal a lo glo­bal. Por ejem­plo, aun­que los go­bier­nos den por su­pe­ra­da la cri­sis en reali­dad el em­pleo que se crea no es el mis­mo, so­bre to­do pa­ra los jó­ve­nes. Su fu­tu­ro se os­cu­re­ce. Hay po­co em­pleo es­ta­ble. El sa­la­rio me­dio en Es­pa­ña es de 20.000 eu­ros anua­les, con ma­yo­ría de mi­leu­ris­tas. El 54% en­tre 18 y 34 años con­vi­ven con sus pa­dres por no po­der pa­gar un al­qui­ler.

No es me­nos in­cier­to pa­ra los vie­jos por­que cons­tan­te­men­te les re­cuer­dan que sus pen­sio­nes no son sos­te­ni­bles. Que­da la fa­mi­lia, pe­ro es­tá mal­he­ri­da por­que los hom­bres no se acos­tum­bran a que las mujeres ya no se de­jan do­mi­nar. Un 40% de los ma­tri­mo­nios aca­ban en di­vor­cio al lle­gar a la cua­ren­te­na. Y aun­que la re­li­gión per­sis­te en el mun­do, en nues­tro en­torno la Igle­sia ca­tó­li­ca se tam­ba­lea, in­ca­paz de adap­tar­se a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Co­mo no hay in­fierno, se­gún su­gie­re el Pa­pa, no nos que­da ni el te­mor. Ade­más te­ne­mos dos pa­pas, y Fran­cis­co, el úni­co que in­ten­ta re­cu­pe­rar los orígenes cris­tia­nos, es­tá atrin­che­ra­do en el con­ven­to de San­ta Mar­ta por­que no se fía de la cu­ria va­ti­ca­na.

Mien­tras que no­so­tros no nos fia­mos de las ins­ti­tu­cio­nes que go­bier­nan nues­tra vi­da. Em­pe­zan­do por una ju­di­ca­tu­ra ideo­lo­gi­za­da que ve vio­len­cia don­de no la ve la jus­ti­cia ale­ma­na y en cam­bio no ve vio­la­ción cuan­do una ma­na­da de bes­tias vio­len­tan a una ado­les­cen­te. He­mos per­di­do con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, en Es­pa­ña y en el mun­do, en por­cen­ta­jes su­pe­rio­res al 50% y en nues­tro ca­so al 75%. ¿Y có­mo no ha­cer­lo cuan­do la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Madrid y su­ce­so­ra in pec­to­re de Ra­joy se de­di­ca a fal­si­fi­car su tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio y ro­ba cre­mas de 20 eu­ros pa­ra ocul­tar su en­ve­je­ci­mien­to? Y cuan­do los di­ri­gen­tes del PP en Madrid se ajus­tan las cuen­tas co­mo ma­fio­sos.

La des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da po­ne en cues­tión no só­lo los par­ti­dos, sino las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes os­cu­re­cien­do la iden­ti­dad ciu­da­da­na. En el Es­ta­do es­pa­ñol se in­ten­ta aca­llar a gol­pes de Guar­dia Ci­vil el he­cho de que mi­llo­nes de ca­ta­la­nes, vas­cos, ga­lle­gos y mu­chos otros, no se re­co­no­cen en esa Cons­ti­tu­ción que ya vi­vió su tiem­po. ¿Qué so­mos en­ton­ces? ¿Apá­tri­das en cier­nes? Por­que mi­llo­nes de eu­ro­peos tam­po­co se sien­ten re­pre­sen­ta­dos por la Unión Eu­ro­pea. Los bri­tá­ni­cos ya se fue­ron y en Po­lo­nia, Hun­gría, Che­quia e in­clu­so en Ita­lia, par­ti­dos elec­to­ral­men­te ma­yo­ri­ta­rios quie­ren re­ne­go­ciar to­do.

Si ex­ten­de­mos la vi­sión más allá de nues­tro ho­ri­zon­te se­gui­mos en­vuel­tos por la ca­man­cha­ca. Con Amé­ri­ca La­ti­na do­mi­na­da por la co­rrup­ción que ha car­co­mi­do de­mo­cra­cias con­quis­ta­das a du­ras pe­nas has­ta des­truir­las en las men­tes de la gen­te, con un pre­si­den­te tras otro for­za­dos a di­mi­tir, con ban­das cri­mi­na­les pe­ne­tran­do las ins­ti­tu­cio­nes, di­sol­vien­do es­tu­dian­tes en áci­do o ase­si­nan­do im­pu­ne­men­te a quie­nes de­nun­cian su com­pli­ci­dad con el Es­ta­do, co­mo a la con­ce­ja­la de Río de Ja­nei­ro Mi­rei­lle Fran­co.

Y en­tre la nie­bla se adi­vi­na la som­bra de una Ca­sa Blan­ca ha­bi­ta­da por un psi­có­pa­ta con un bo­tón nu­clear, que di­ce opo­ner­se a la glo­ba­li­za­ción que él pro­mo­vió, que aren­ga a tro­pas de fie­les ra­cis­tas y xe­nó­fo­bos y que se afa­na en ocul­tar la co­lu­sión de su cam­pa­ña con Ru­sia. Aun­que la abo­ga­da Ve­sel­níts­ka­ya, que par­ti­ci­pó en la reunión de ju­nio del 2016 en la Trump To­wer don­de se in­ter­cam­bió in­for­ma­ción so­bre Hi­llary Clin­ton con pro­me­sas de fa­vo­res, aca­ba de de­cla­rar que es in­for­man­te del Krem­lin.

Som­bras so­bre som­bras has­ta ge­ne­rar una os­cu­ri­dad glo­bal en don­de se mue­ven es­tra­te­gias ocul­tas y po­de­res fác­ti­cos que ope­ran en las ti­nie­blas.

Y en me­dio de es­ta con­fu­sión se ace­le­ra la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca sin que se­pa­mos có­mo ni pa­ra que, mo­vi­da por la di­ná­mi­ca de nue­vos mer­ca­dos y pre­go­na­da por en­can­ta­do­res de ser­pien­tes. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, aho­ra sí, es­tá pe­ne­tran­do to­das las di­men­sio­nes de la vi­da, in­du­cien­do una trans­for­ma­ción de la pro­duc­ción y el em­pleo sin que se­pa­mos có­mo re­em­pla­zar lo que se des­tru­ye. El co­che au­to­con­du­ci­do ube­ri­za­rá a los con­duc­to­res de Uber co­mo es­tos ha­cen con los ta­xis­tas.

Nues­tra se­xua­li­dad es­tá sien­do trans­for­ma­da por in­no­va­cio­nes co­mo la que re­por­tó es­te dia­rio ha­ce po­co tiem­po de la em­pre­sa Abyss de San Die­go, que pro­du­ce mu­ñe­cas y mu­ñe­cos do­ta­dos de avan­za­das ca­pa­ci­da­des se­xua­les y emo­cio­na­les. La sín­te­sis de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca y compu­tación ha lle­ga­do ya a la fron­te­ra de clo­nar hu­ma­nos y es­pe­ra só­lo la opor­tu­ni­dad le­gal. Bus­quen en in­ter­net el pre­mia­do do­cu­men­tal DNA Dreams, de la ci­neas­ta Bregt­je van der Haak, so­bre la em­pre­sa chi­na que ya ha al­ma­ce­na­do ge­nes de mi­les de ni­ños se­lec­cio­na­dos por su in­te­li­gen­cia, pa­ra pro­du­cir clo­nes con es­tos ge­nes en el fu­tu­ro. La pe­ne­tra­ción de las re­des so­cia­les, en las que es­ta­mos to­dos, por mul­ti­tu­des de ro­bots que am­pli­fi­can y di­fun­den por di­se­ño, fal­sas in­for­ma­cio­nes so­bre cual­quier co­sa, es­tá cues­tio­nan­do la pro­me­sa de transparencia y par­ti­ci­pa­ción que re­pre­sen­ta­ba in­ter­net.

Y mien­tras la ca­man­cha­ca os­cu­re­ce to­do el pai­sa­je de lo hu­mano, he­mos per­di­do cual­quier brú­ju­la pa­ra guiar­nos ha­cia la sa­li­da. Nues­tras ca­te­go­rías in­te­lec­tua­les es­tán ob­so­le­tas. Mien­tras no dis­pon­ga­mos de un pa­ra­dig­ma cognitivo ade­cua­do pa­ra el mun­do que he­mos crea­do sin ser cons­cien­tes, no sal­dre­mos de los la­be­rin­tos de la ca­man­cha­ca don­de la an­gus­tia nos de­ri­va ha­cia las dro­gas, le­ga­les o no, opiá­ceas o sin­té­ti­cas.

He­mos per­di­do cual­quier brú­ju­la pa­ra guiar­nos ha­cia la sa­li­da; nues­tras ca­te­go­rías in­te­lec­tua­les son ob­so­le­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.