Gla­mur en Plat­ja d’Aro

STAN­LEY BOUANA (1934-2018) Em­pre­sa­rio, an­ti­guo pro­pie­ta­rio de la dis­co­te­ca Pa­la­dium

La Vanguardia (1ª edición) - - OBITUARIOS - SÍLVIA OLLER

Fi­gu­ra cla­ve pa­ra el tu­ris­mo y el ocio noc­turno en Plat­ja d’Aro, es­ta se­ma­na fa­lle­ció el em­pre­sa­rio y bai­la­rín fran­cés Stan­ley Bouana, pro­pie­ta­rio en­tre los años 1966 y 2001 de la mí­ti­ca dis­co­te­ca Pa­la­dium, por la que des­fi­la­ron ar­tis­tas de ta­lla in­ter­na­cio­nal co­mo Liz Tay­lor, Johnny Ha­lli­day, Ava Gard­ner, Bri­git­te Bar­dot, De­mis Rous­sos, Char­les Az­na­vour, Geor­ges Mous­ta­ki, Mi­guel Bo­sé, Raf­fae­la Ca­rrà, Ju­lio Igle­sias o Joan Ma­nuel Se­rrat, y que tu­vo en­tre su clien­te­la ha­bi­tual a per­so­na­jes co­mo Sal­va­dor Da­lí, John Way­ne, Alain De­lon, Jean Paul Bel­mon­do, Lae­ti­tia Cas­ta, Ma­ra­do­na o Ant­hony Quinn, en­tre otros. “Mu­cha gen­te em­pe­zó a co­no­cer Plat­ja d’Aro gra­cias a Pa­la­dium, que lo­gró una gran re­per­cu­sión tu­rís­ti­ca pa­ra el mu­ni­ci­pio”, ex­pli­ca Joa­quim Boa­das, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la pa­tro­nal de ocio noc­turno Fe­ca­sarm, que no du­dó en atri­buir a Bouana par­te del “pres­ti­gio y gla­mur” que al­can­zó la lo­ca­li­dad en­tre los años se­sen­ta y ochen­ta.

Hi­jo de un car­te­ro y una mo­dis­ta fran­ce­ses, Stan­ley Bouana na­ció en 1934 en la ciu­dad de Orán. En 1949 la fa­mi­lia al com­ple­to (sus pa­dres y sus seis her­ma­nos) de­ja­ron Ar­ge­lia y se ins­ta­la­ron en Pa­rís. El idi­lio de Bouana con Plat­ja d’Aro em­pe­zó por ca­sua­li­dad en el año 1962. Lo ex­pli­ca bien el pe­rio­dis­ta cul­tu­ral Xa­vier Cas­ti­llón en el li­bro Nit d’Aro. Sei­xan­ta anys de dis­co­te­ques i sa­les de fes­ta a Plat­ja d’Aro. “Me iba al sur de Es­pa­ña con mi no­via y un ami­go me re­co­men­dó que vi­si­ta­ra ‘Pla­ya de Oro’, cuan­do en reali­dad que­ría de­cir Pla­ya de Aro. Me que­dé tres se­ma­nas y me ol­vi­dé del sur de Es­pa­ña”, ex­pli­ca­ba el mis­mo Bouana. A par­tir de en­ton­ces aquel rin­cón de la Cos­ta Bra­va se con­vir­tió en pa­ra­da obligada ca­da año has­ta que el em­pre­sa­rio Jor­di Co­mas –que fue un gran pun­tal del tu­ris­mo en el mu­ni­ci­pio– le ani­mó a que se ins­ta­la­ra en la po­bla­ción.

El 22 de ju­nio de 1966 inau­gu­ra­ba Pa­la­dium, que en­tre fi­na­les de los se­ten­ta y la dé­ca­da de los ochen­ta se con­vir­tió en “el epi­cen­tro de la no­che en la Cos­ta Bra­va”, se­gún re­cuer­da el em­pre­sa­rio ho­te­le­ro Mar­tí Sa­brià. En­ton­ces el tu­ris­mo aún no ha­bía ex­plo­ta­do. “Ha­bía po­cos ho­te­les, y los que ve­nían de tu­ris­mo eran gen­te con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo”, afir­ma Sa­brià. La sa­la, con ca­pa­ci­dad pa­ra 3.000 per­so­nas, pu­so de mo­da las ac­tua­cio­nes en di­rec­to y fue la pri­me­ra del mu­ni­ci­pio en se­pa­rar dos am­bien­tes en un mis­mo lo­cal. “Las per­so­nas de más de 45 años te­nían su sa­la pro­pia”, re­cuer­da Lluís Pu­jol, con­ce­jal de Cul­tu­ra de Plat­ja d’Aro.

No fue el úni­co ne­go­cio que abri­ría en el mu­ni­ci­pio. En 1977 inau­gu­ró Ca­roll’s, lo­cal que tu­vo ré­pli­ca en la ca­lle Tu­set de Bar­ce­lo­na, y en 1982 re­gen­tó du­ran­te dos años el Palm Beach de Sant Fe­liu de Guí­xols, lo­ca­li­dad en la que re­si­día ac­tual­men­te. “El am­bien­te era es­pec­ta­cu­lar, la gen­te se acer­ca­ba con lanchas y laú­des has­ta la dis­co­te­ca, que es­ta­ba en la pla­ya de Sant Fe­liu”, re­me­mo­ra Pu­jol.

Más allá de su ver­tien­te em­pre­sa­rial (tu­vo ne­go­cios tam­bién en Ei­vis­sa, Saint Tro­pez o Can­nes), a Bouana se le co­no­ció por su afi­ción al bai­le. Fue cam­peón del mun­do de bai­les de rock & roll y pro­fe­sor de Bri­git­te Bar­dot en la pe­lí­cu­la La ve­ri­té, de 1960. Una afi­ción que arran­có de muy jo­ven, co­mo él mis­mo re­cor­da­ba en el li­bro Nit d’Aro. “So­ña­ba con Amé­ri­ca y Fred As­tai­re era mi Dios. A los 13 años in­ten­té via­jar a Es­ta­dos Uni­dos co­mo po­li­zón en un bar­co ame­ri­cano pe­ro me pi­lla­ron”, ex­pli­ca­ba. En Pa­rís bai­la­ba ca­da no­che en tres clubs de jazz dis­tin­tos. Ase­gu­ra­ba que lo su­yo con el bai­le era un don na­tu­ral, que to­do lo que sa­bía lo ha­bía apren­di­do vien­do pe­lí­cu­las.

Dos fac­to­res con­di­cio­na­ron el fi­nal del idi­lio de Bouana con Plat­ja d’Aro. Pa­la­dium tu­vo que ce­rrar en el 2001 tras un con­flic­to ur­ba­nís­ti­co mo­ti­va­do por la mo­di­fi­ca­ción del plan ge­ne­ral de 1986. En el 2013, una sen­ten­cia per­mi­tía el uso de la mar­ca y el lo­go­ti­po de Pa­la­dium a otra per­so­na, que abrió una dis­co­te­ca con el mis­mo nom­bre y el mis­mo logo en el mu­ni­ci­pio. “Aque­llo le hi­zo mu­cho da­ño”, re­cuer­da Joa­quim Boa­das, su abo­ga­do en­ton­ces.

Des­de la Fe­ca­sarm quie­ren im­pul­sar un ho­me­na­je con­jun­ta­men­te con el Ayun­ta­mien­to de Plat­ja d’Aro y la fa­mi­lia que ser­vi­rá pa­ra ren­dir tri­bu­to a una fi­gu­ra que fue cla­ve en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del mu­ni­ci­pio.

FE­CA­SARM / ACN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.