Ce­re­bros ga­lác­ti­cos

Ha­lla­dos cam­bios en la ma­te­ria blan­ca y el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo de as­tro­nau­tas

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - JO­SEP CORBELLA Bar­ce­lo­na

Las es­tan­cias pro­lon­ga­das en el es­pa­cio afec­tan al ce­re­bro de for­ma per­ma­nen­te.

Pa­sar pe­rio­dos pro­lon­ga­dos en la mi­cro­gra­ve­dad del es­pa­cio cau­sa al­te­ra­cio­nes per­ma­nen­tes en el ce­re­bro, se­gún las prue­bas mé­di­cas rea­li­za­das a diez as­tro­nau­tas ru­sos que han vi­vi­do seis me­ses en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI). Las con­se­cuen­cias que es­tas al­te­ra­cio­nes pue­den te­ner pa­ra la sa­lud de los as­tro­nau­tas a lar­go pla­zo, si es que tie­nen al­gu­na, to­da­vía se des­co­no­cen.

El ce­re­bro de los as­tro­nau­tas, to­dos ellos hom­bres y con una me­dia de edad de 44 años, se exa­mi­nó con prue­bas de neu­ro­ima­gen an­tes de via­jar al es­pa­cio, nue­ve días des­pués de vol­ver y sie­te me­ses más tar­de. Es­tu­dios an­te­rio­res ha­bían de­tec­ta­do que, cuan­do re­gre­san a la Tie­rra, los as­tro­nau­tas tie­nen el ce­re­bro des­pla­za­do ha­cia arri­ba en el in­te­rior del crá­neo y los ló­bu­los tem­po­ra­les y fron­tal –que es­tán aso­cia­dos a la per­so­na­li­dad, la con­duc­ta y el len­gua­je– más pe­que­ños.

El nue­vo es­tu­dio, fi­nan­cia­do por la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea y por la Aca­de­mia de Cien­cias Ru­sa, ana­li­za has­ta qué pun­to las al­te­ra­cio­nes ce­re­bra­les se man­tie­nen a lar­go pla­zo. Los re­sul­ta­dos con­fir­man que, cuan­do lle­gan a la Tie­rra des­pués de seis me­ses en el es­pa­cio, los as­tro­nau­tas han per­di­do has­ta un 3,3% de ma­te­ria gris en al­gu­nas re­gio­nes de los ló­bu­los tem­po­ra­les y fron­tal. Pe­ro sie­te me­ses des­pués gran par­te del vo­lu­men per­di­do –no to­do– se ha re­cu­pe­ra­do.

La si­tua­ción es dis­tin­ta en la ma­te­ria blan­ca que se en­cuen­tra ba­jo la ma­te­ria gris, en una par­te más in­ter­na del ce­re­bro. Ahí se re­gis­tra una pér­di­da mo­des­ta de ma­te­ria blan­ca al ter­mi­nar la mi­sión. Pe­ro en los me­ses si­guien­tes es­ta pér­di­da pro­si­gue y, en con­se­cuen­cia, au­men­ta

el vo­lu­men del lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo en el que es­tá bañado el ce­re­bro. Se pro­du­ce “una al­te­ra­ción per­sis­ten­te de la cir­cu­la­ción ce­fa­lo­rra­quí­dea in­clu­so mu­chos me­ses des­pués de re­gre­sar a la Tie­rra”, es­cri­ben los au­to­res del es­tu­dio en The New En­gland Jour­nal of

Me­di­ci­ne, don­de ayer pre­sen­ta­ron sus re­sul­ta­dos.

“Pen­sa­mos que es­tos cam­bios son de ori­gen me­cá­ni­co”, ex­pli­ca An­ge­li­que Van Om­ber­gen, pri­me­ra au­to­ra del es­tu­dio, de la Uni­ver­si­dad de Am­be­res (Bél­gi­ca), que ha co­la­bo­ra­do con in­ves­ti­ga­do­res de Ru­sia y de Ale­ma­nia. Al lle­gar al es­pa­cio, los flui­dos in­ter­nos del cuer­po tien­den a des­pla­zar­se ha­cia la ca­be­za ya que de­jan de es­tar ex­pues­tos a la gra­ve­dad que los atrae ha­cia las pier­nas. “Por eso los as­tro­nau­tas apa­re­cen a ve­ces en las fo­tos con la ca­ra hin­cha­da y se que­jan a me­nu­do de do­lor de ca­be­za”, ex­pli­ca Van Om­ber­gen.

En el in­te­rior de la ca­be­za, el ce­re­bro se des­pla­za ha­cia arri­ba de mo­do que los ló­bu­los del cór­tex se ven pre­sio­na­dos con­tra el te­cho del crá­neo. La ma­te­ria blan­ca que se en­cuen­tra de­ba­jo, por el con­tra­rio, se ve so­me­ti­da a me­nos pre­sión que en la Tie­rra y, se­gún la in­ves­ti­ga­do­ra, “ac­túa co­mo un es­pon­ja que absorbe más lí­qui­do”.

Cuan­do los as­tro­nau­tas re­gre­san a la Tie­rra y se readap­tan a la gra­ve­dad, el ce­re­bro se des­pla­za otra vez ha­cia aba­jo y la ma­te­ria blan­ca se ve pre­sio­na­da de nue­vo por efec­to de la gra­ve­dad, de mo­do que su vo­lu­men se vuel­ve a re­du­cir. Pe­ro es­ta pér­di­da de vo­lu­men no se ve com­pen­sa­da por un au­men­to en el res­to del ce­re­bro, de mo­do que el re­sul­ta­do fi­nal es un ce­re­bro al­go más pe­que­ño en un vo­lu­men ma­yor de lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo.

“No es­tá cla­ro en es­te mo­men­to qué con­se­cuen­cias ten­drá es­to pa­ra los as­tro­nau­tas”, ad­vier­te Van Om­ber­gen. To­dos los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio han via­ja­do al es­pa­cio en es­te si­glo y fal­ta pers­pec­ti­va, y una mues­tra de as­tro­nau­tas más am­plia, pa­ra eva­luar los efec­tos a lar­go pla­zo de las es­tan­cias pro­lon­ga­das en mi­cro­gra­ve­dad. Y aun­que hay en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas aso­cia­das a al­te­ra­cio­nes en la cir­cu­la­ción ce­fa­lo­rra­quí­dea, “los cam­bios que ve­mos en as­tro­nau­tas son pe­que­ños en com­pa­ra­ción con los que ve­mos en en­fer­mos”, se­ña­la la in­ves­ti­ga­do­ra.

Aun así, “si que­re­mos pre­pa­rar as­tro­nau­tas lo me­jor po­si­ble pa­ra fu­tu­ras mi­sio­nes a Mar­te, ne­ce­si­ta­mos ha­cer es­tu­dios más am­plios pa­ra com­pren­der exac­ta­men­te qué ocu­rre en el ce­re­bro y qué me­di­das po­de­mos to­mar pa­ra con­tra­rres­tar los cam­bios in­de­sea­dos”.

Se des­co­no­ce qué con­se­cuen­cias tie­nen las al­te­ra­cio­nes de­tec­ta­das so­bre la sa­lud a lar­go pla­zo

NA­SA

A fal­ta de gra­ve­dad, los flui­dos del cuer­po se des­pla­zan ha­cia la ca­be­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.