El sen­ti­do de la exis­ten­cia

El eco­no­mis­ta Ra­món Ta­ma­mes pre­sen­ta ma­ña­na su li­bro ‘Bus­can­do a Dios en el uni­ver­so’

La Vanguardia (1ª edición) - - RELIGIÓN - JO­SEP PLAYÀ MASET

Ra­món Ta­ma­mes (Ma­drid, 1933) em­pe­zó sien­do re­co­no­ci­do co­mo eco­no­mis­ta y au­tor de un li­bro de re­fe­ren­cia: Es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña. Lue­go in­gre­só en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, lle­gó al co­mi­té eje­cu­ti­vo y fue dipu­tado por es­te par­ti­do, has­ta que se can­só y se mar­chó pri­me­ro al CDS y lue­go se ale­jó de la po­lí­ti­ca. Au­tor pro­lí­fi­co, aho­ra pu­bli­ca Bus­can­do a Dios en el uni­ver­so (Eras­mus Edi­cio­nes) don­de se pre­gun­ta por tres gran­des cues­tio­nes que el pin­tor Gau­guin re­fle­jó en un rin­cón de uno de sus me­jo­res cua­dros: “¿De dón­de ve­ni­mos? ¿Qué so­mos? ¿A dón­de va­mos?”. El li­bro lo pre­sen­tan ma­ña­na en el Ate­neu de Bar­ce­lo­na (19 h.) Nor­bert Bil­beny y Jo­sé Ig­na­cio Gon­zá­lez Faus.

“Es un li­bro que em­pe­cé ha­ce sie­te años, pe­ro son cues­tio­nes que siem­pre me han in­tere­sa­do –de­cla­ra a La Van­guar­dia– . Lo que pa­sa en el uni­ver­so ya me apa­sio­na­ba des­de que leía a mi maes­tro Isaac Asi­mov. Su li­bro so­bre el uni­ver­so ha que­da­do des­fa­sa­do pe­ro ya pre­su­mía de lo que lue­go ha su­ce­di­do, por eso in­clu­so la NA­SA lo con­sul­ta­ba”.

Ta­ma­mes con­si­de­ra que Dios es­tá por en­ci­ma de los có­di­gos re­li­gio­sos, “se le re­la­cio­na so­bre to­do con la idea de la crea­ción y trans­for­ma­ción del uni­ver­so, o de los uni­ver­sos, por­que to­da­vía no sa­be­mos si hay mu­chos más, del mis­mo mo­do que no sa­be­mos si pue­de ha­ber una re­gre­sión o si se pro­du­ci­rán pe­rio­dos de am­ne­sia cós­mi­ca en que se pier­de la no­ción de to­do”. Re­co­no­ce que la cien­cia fun­cio­na por evi­den­cias em­pí­ri­cas mien­tras que la re­li­gión se mue­ve por in­tui­cio­nes. “Las de­mos­tra­cio­nes de Alberto el Magno, de San­to To­más, la idea del pri­mer mo­tor... son de­mos­tra­cio­nes dia­léc­ti­cas no em­pí­ri­cas”. En su li­bro re­cuer­da que aún así hay in­tui­cio­nes que in­vi­tan a pen­sar, co­mo que la tie­rra es un pla­ne­ta muy dis­tin­to de to­do lo de­más, que tie­ne un campo mag­né­ti­co pa­ra de­fen­der­se, que es­tá a 150 mi­llo­nes de kilómetros del sol pa­ra lo­grar un efec­to be­né­fi­co... “Es­te pla­ne­ta ha si­do pre­pa­ra­do pa­ra que la ra­za hu­ma­na pue­da ha­cer­se las pre­gun­tas apo­ré­ti­cas que se ha­cen los fi­ló­so­fos”. Sin em­bar­go a la cues­tión de si es­ta­mos so­los en el uni­ver­so, la úni­ca res­pues­ta po­si­ble es de­cir: “No lo sa­be­mos”.

Las igle­sias tie­nen du­das. Ta­ma­mes re­cuer­da que el gran teó­lo­go Karl Rah­ner cuan­do le pre­gun­ta­ron por­que creía en el más allá res­pon­dió: “Por­que no co­noz­co na­da me­jor y por­que me lo di­jo mi padre de pe­que­ño”. Tam­po­co po­de­mos sa­ber que ha­bía an­tes del big bang. “Las re­li­gio­nes –aña­de– tra­tan de ex­pli­car las du­das con la re­ve­la­ción y la fe, pe­ro hoy mu­chos cris­tia­nos ya no creen en el lim­bo, ni en el pur­ga­to­rio, y del pa­raí­so te­rre­nal no te­ne­mos ni idea”. ¿Có­mo se pue­de ex­pli­car en­ton­ces la exis­ten­cia de una se­gun­da vi­da? “Si no sa­be­mos aún por­qué es­ta­mos aquí ni có­mo he­mos lle­ga­do, es ló­gi­co que no se­pa­mos ima­gi­nar otra vi­da”.

Re­co­no­ce la caí­da de la re­li­gio­si­dad, pe­ro apun­ta que las teo­rías que anun­cia­ron la des­apa­ri­ción de la re­li­gión, co­mo el mar­xis­mo o el freu­dia­nis­mo, “has­ta cier­to pun­to han muer­to ya”. Y aña­de: “El ateis­mo mi­li­tan­te di­ce que to­do em­pie­za en el big bang y to­do par­te de la gra­ve­dad, pe­ro ¿có­mo na­ce esa gra­ve­dad?”.

Aun­que de re­fi­lón, el li­bro tam­bién cues­tio­na el pa­pel de la Igle­sia en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos his­tó­ri­cos (“fue ins­tru­men­to de do­mi­nio po­lí­ti­co du­ran­te el fran­quis­mo”) o in­clu­so po­ne en sol­fa “las de­cla­ra­cio­nes con­tra­rias a la eco­no­mía de mer­ca­do” por par­te del pa­pa Fran­cis­co, pe­se a que re­co­no­ce que “no es­tá an­cla­do en na­da”.

A la pre­gun­ta ¿A dón­de va­mos?, Ta­ma­mes di­ce en su li­bro: “En la me­jor ló­gi­ca, la evo­lu­ción des­de el big bang has­ta aho­ra pa­re­ce ser un ca­mino de per­fec­ción por un te­rri­to­rio mi­na­do”. Y en­torno a ese pun­to ci­ta los cua­tro gran­des re­tos que afron­ta el mun­do ac­tual: la glo­ba­li­za­ción (que exi­ge mo­de­rar los ex­tre­mis­mos del mer­ca­do y evi­tar un nue­vo pro­tec­cio­nis­mo co­mo el de Do­nald Trump), el pe­li­gro nu­clear y ar­ma­men­tís­ti­co (“una gue­rra ató­mi­ca Es­ta­dos Uni­dos-Chi­na se­ría ca­tas­tró­fi­ca”); la ame­na­za a la bios­fe­ra que su­po­ne el cam­bio cli­má­ti­co; y la ex­ten­sión de la po­bre­za y la in­fra­ali­men­ta­ción. Re­sol­ver es­tos pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ría la so­lu­ción del pro­ble­ma exis­ten­cial de las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. El li­bro aca­ba pre­gun­tán­do­se si el avan­ce cien­tí­fi­co per­mi­ti­rá des­en­tra­ñar to­dos los mis­te­rios del uni­ver­so. “¿Se­rá el mo­men­to en que ten­dre­mos la ex­pli­ca­ción fi­nal del sen­ti­do de la vi­da?” Res­pon­der a ello, di­ce, es co­mo en­con­trar un san­to grial.

“La re­li­gión se mue­ve por in­tui­cio­nes, pe­ro la cien­cia no ha resuelto los mis­te­rios del uni­ver­so”

DA­NI DUCH

El eco­no­mis­ta Ra­mon Ta­ma­mes en su ca­sa de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.