Lo­pe­te­gui es­tu­vo aquí

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - Car­los Za­nón

De ha­ber coin­ci­di­do en tiem­po y es­pa­cio, Wi­lliam Sha­kes­pea­re y Flo­ren­tino Pé­rez, ten­dría­mos al­gún dra­ma me­nos con nom­bre de rey pe­ro sin lu­gar a du­das, otro per­so­na­je inol­vi­da­ble. El pre­si­den­te del Real Ma­drid es al­go así co­mo el cru­ce im­po­si­ble en­tre Tony So­prano, Bus­ter Kea­ton y Bartleby, el es­cri­bien­te. Es le­tal co­mo el pri­me­ro, cae de pie co­mo el se­gun­do y mien­tras te es­tran­gu­la pre­fe­ri­ría no ha­cer­lo co­mo el per­so­na­je de Mel­vi­lle. Su úl­ti­ma víc­ti­ma ha si­do Ju­len Lo­pe­te­gui. Nun­ca sa­bre­mos de él si fue un buen entrenador del mis­mo mo­do que nun­ca pu­di­mos sa­ber si Caín era buen cam­pe­sino. Es lo que tie­ne el Pe­ca­do Ori­gi­nal. De Caín di­cen que se car­gó a su her­mano re­pe­len­te y va­gó por la tie­rra sin ha­llar la paz y con una mar­ca en la fren­te. De Lo­pe­te­gui cuen­tan que trai­cio­nó a su Pa­tria y su Pa­tria per­dió un Mun­dial que ya es­ta­ba ga­na­do (eso es bas­tan­te usual en esa Pa­tria). Lo que es cier­to es que si uno em­pie­za en­ga­ñan­do, ne­gan­do y di­si­mu­lan­do sin que na­die te crea la co­sa no aca­ba bien ni en la vi­da real ni en Ri­car­do III. Darth Va­der atra­jo a Lo­pe­te­gui ha­cia la Es­tre­lla de la Muer­te sin im­por­tar­le cuán­do ni có­mo y has­ta los pro­pios afi­cio­na­dos de su equi­po arru­ga­ron la na­riz. De ha­ber­lo he­cho el Ba­rça nos vol­vían a ama­rrar el Pio­lín en el Moll de la Fus­ta al la­do de las Go­lon­dri­nas. En la pro­pia pre­sen­ta­ción de Mac­beth co­mo entrenador blan­co, to­dos sa­bía­mos que el bos­que de Dur­ham se iba a acer­car al San­tia­go Ber­na­béu an­tes de los tu­rro­nes. De he­cho, lle­gó an­tes que las cas­ta­ñas siem­pre y cuan­do tres go­les de Suá­rez, uno de Vidal y otro de Cou­tin­ho no los con­si­de­re­mos cas­ta­ñas.

Flo­ren­tino siem­pre po­ne esa ca­ra de yo hi­ce lo que pu­de pe­ro me en­ga­ña­ron con el pro­duc­to en mal es­ta­do que les ser­ví. E in­to­xi­ca­do le agra­de­ces la in­for­ma­ción. Al­go de Ya­go te­ne­mos ahí. Su­pon­go que ésa es una vir­tud. La otra es te­ner a la pren­sa de su ciu­dad con un per­ma­nen­te es­trés post trau­má­ti­co con de­ri­va Sín­dro­me de Es­to­col­mo. Y a To­más Ron­ce­ro aho­ra co­mo Juan Bau­tis­ta o Je­re­mías ha­blan­do del Ar­ma­ge­dón. La Rei­na Ro­ja se­gó de un ta­jo la cabeza de Lo­pe­te­gui que vi­vía co­mo un al­ma en pe­na por cam­biar de tra­ba­jo cuan­do no de­bía ni que­ría ni sa­bía. Uno, an­te esa so­le­dad del entrenador le­van­ta­do de su ban­qui­llo en el Camp Nou, que es­pe­ra su eje­cu­ción con ali­vio, co­mo la úni­ca po­si­bi­li­dad de que se le qui­te esa tris­te­za esen­cial. Los reos cuan­do cum­plen con­de­na sa­ben que no se les pue­de exi­gir na­da más. Co­me­tie­ron la pe­na y pa­ga­ron por ello pe­ro la pe­na se que­da. Por eso es po­si­ble que aún de­ca­pi­ta­do sue­ñe ca­da no­che con que es­ta­mos en el mes de ju­nio y es entrenador de una selección y to­do el mun­do di­ce que lo ha­ce fe­tén. El pro­ble­ma es que, co­mo en el día de la Mar­mo­ta, ca­da día re­ci­be a las 5.59 h una lla­ma­da en el mó­vil y al des­col­gar nun­ca es Sonny & Cher quien can­ta I got you, ba­be.

Flo­ren­tino siem­pre po­ne esa ca­ra de yo hi­ce lo que pu­de pe­ro me en­ga­ña­ron con el pro­duc­to en mal es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.