El exa­bo­ga­do de Trump ad­mi­te que min­tió so­bre Ru­sia

Cohen com­pa­re­ce por sor­pre­sa y com­pli­ca más la de­fen­sa del pre­si­den­te en el Ru­sia­ga­te

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - BEA­TRIZ NA­VA­RRO Was­hing­ton. Co­rres­pon­sal

Mi­chael Cohen ad­mi­tió ayer, en una com­pa­re­cen­cia sor­pre­sa an­te un juez, que min­tió al Con­gre­so cuan­do di­jo que no ne­go­ció la cons­truc­ción de una to­rre del pre­si­den­te en Mos­cú du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Qui­zás la me­jor ex­pli­ca­ción del meo­llo del Ru­sia­ga­te la dio ayer el pro­pio pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, des­pués de que su exa­bo­ga­do se pre­sen­ta­ra por sor­pre­sa an­te el juez pa­ra de­cla­rar­se cul­pa­ble de men­tir al Se­na­do so­bre sus con­tac­tos con el Krem­lin pa­ra la cons­truc­ción de una to­rre Trump en Mos­cú. “Es­ta­ba ma­ne­jan­do mis ne­go­cios a la vez que ha­cía cam­pa­ña. Ha­bía una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que no ga­na­ra y en ese ca­so ha­bría vuel­to a mis ne­go­cios. Así que... ¿por qué iba a per­der to­das esas opor­tu­ni­da­des?”, plan­teó Trump en el nú­me­ro 1600 de la ave­ni­da de Pen­sil­va­nia de Was­hing­ton, una di­rec­ción que él mis­mo du­da­ba se­ria­men­te lle­gar a ha­bi­tar.

Sos­tie­ne que “no pa­sa na­da”, por­que des­car­tó el pro­yec­to, aun­que se­rá el fis­cal es­pe­cial so­bre la tra­ma ru­sa, Ro­bert Mue­ller, quien de­ter­mi­ne si los he­chos que aho­ra Mi­chael Cohen ha ad­mi­ti­do, en­tre otros, son o no com­pa­ti­bles con la le­gis­la­ción es­ta­dou­ni­den­se, que prohí­be que las cam­pa­ñas acep­ten ayu­da de per­so­nas o go­bier­nos ex­tran­je­ros. No hay fe­cha pa­ra la en­tre­ga de su in­for­me fi­nal. Pe­ro las revelaciones (a tra­vés de do­cu­men­tos ju­di­cia­les) so­bre los con­tac­tos en­tre las em­pre­sas del pre­si­den­te con el Go­bierno ru­so, por un la­do, y las co­mu­ni­ca­cio­nes de su equi­po de cam­pa­ña so­bre las fil­tra­cio­nes de Wi­ki­Leaks en la recta fi­nal de la cam­pa­ña, por otro, se acu­mu­lan.

Mue­ller sa­be mu­cho más de lo que los pro­pios pro­ta­go­nis­tas de la tra­ma ima­gi­nan. Des­pués de sie­te en­tre­vis­tas con el fis­cal, Cohen se de­cla­ró ayer cul­pa­ble de men­tir en la de­cla­ra­ción que pre­sen­tó al Se­na­do en agos­to del 2017 so­bre los ne­go­cios de la Or­ga­ni­za­ción Trump en Ru­sia du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral.

Di­jo a los se­na­do­res que no re­cor­da­ba ha­ber te­ni­do res­pues­ta de su e-mail al por­ta­voz de Vla­dí­mir Pu­tin en enero del 2016, cuan­do des­pués man­tu­vo una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca de 20 mi­nu­tos con una ase­so­ra del Krem­lin a la que pi­dió apo­yo pa­ra la fi­nan­cia­ción del pro­yec­to y la com­pra del te­rreno. Ne­gó ha­ber ha­bla­do con Trump del te­ma, cuan­do man­tu­vo tres con­ver­sa­cio­nes con él y su fa­mi­lia so­bre có­mo con­se­guir el apo­yo del Go­bierno ru­so. Ase­gu­ró que los con­tac­tos aca­ba­ron ese mes, an­tes de las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, cuan­do en reali­dad se pro­lon­ga­ron has­ta ju­nio del 2016, fe­cha en que Trump ya era de fac­to can­di­da­to pre­si­den­cial, sos­tie­ne Mue­ller, que ha te­ni­do ac­ce­so a lla­ma­das y men­sa­jes que lo con­fir­man. Afir­mó que “nun­ca” ac­ce­dió a via­jar a Ru­sia pa­ra ha­blar del pro­yec­to con el Go­bierno ni se plan­tea­ron que lo hi­cie­ra Trump, cuan­do lo cier­to, di­ce aho­ra Cohen, es que él mis­mo iba a via­jar a San Pe­ters­bur­go pa­ra ver­se con el pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin o su pri­mer mi­nis­tro, y se plan­teó una vi­si­ta de su je­fe pa­ra des­pués de la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na de Cle­ve­land, en ju­lio del 2016, cuan­do fue pro­cla­ma­do can­di­da­to.

Trump ne­gó du­ran­te to­da la cam­pa­ña –y des­pués– que su em­pre­sa tu­vie­ra in­tere­ses en Ru­sia. Cohen di­ce que min­tió al Se­na­do pa­ra ser “cohe­ren­te con su men­sa­je po­lí­ti­co” y por “leal­tad” a él. Mi­ni­mi­zan­do los he­chos, su exa­bo­ga­do pre­ten­día “li­mi­tar” la in­ves­ti­ga­ción en mar­cha. Por en­ton­ces, ase­gu­ra­ba que su fi­de­li­dad a Trump era tal que en­ca­ja­ría una ba­la por él si fue­ra ne­ce­sa­rio. Aho­ra po­ne a “la fa­mi­lia y el país” por de­lan­te de to­do.

“Es un dé­bil y lo que in­ten­ta es con­se­guir una re­duc­ción de con­de­na”, le acu­só el pre­si­den­te en alu­sión a la pe­na que es­pe­ra por va­rios de­li­tos fi­nan­cie­ros de sus ne­go­cios pri­va­dos. Cohen fue su con­fi­den­te du­ran­te una dé­ca­da, el fi­xer que la­va­ba sus tra­pos su­cios, el ami­go que ges­tio­nó sus pa­gos a dos mu­je­res con los que tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les pa­ra que ca­lla­ran. Cohen ha vis­to mu­cho. Y ha­bla­do con Mue­ller de te­mas que van más allá del fa­lli­do plan de le­van­tar una to­rre Trump en Mos­cú.

Cohen ha­bló con el Krem­lin so­bre el plan de le­van­tar una to­rre Trump en Mos­cú “Era po­si­ble que no ga­na­ra las elec­cio­nes, y en­ton­ces ha­bría vuel­to a mis ne­go­cios”

AN­DREW KELLY / REUTERS

Re­trac­ta­ción. El exa­bo­ga­do de Do­nald Trump Mi­chael Cohen (en la ima­gen, sa­lien­do ayer del tri­bu­nal fe­de­ral an­te el que com­pa­re­ció) se re­trac­tó por com­ple­to de la de­cla­ra­ción que reali­zó an­te el Con­gre­so en agos­to del 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.