Re­en­cuen­tro con Plen­sa.

El Mac­ba le de­di­ca su ma­yor ex­po­si­ción en Bar­ce­lo­na

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - TE­RE­SA SE­SÉ

El Mac­ba re­vi­sa la tra­yec­to­ria de Jau­me Plen­sa. La mues­tra su­po­ne el re­en­cuen­tro con su ciu­dad del crea­dor bar­ce­lo­nés de ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, pa­sa­dos 22 años de su ex­po­si­ción en la Mi­ró.

Cuen­ta Jau­me Plen­sa (Bar­ce­lo­na, 1955) que des­de siem­pre le ha per­se­gui­do la idea de que en la ba­se de to­do, tan­to en la vi­da co­mo en la crea­ción, es­tá la du­da. Y que, en su in­ten­to por fi­jar­la, a prin­ci­pios de los años no­ven­ta reali­zó

Fi­ren­ze II, un in­men­so signo de in­te­rro­ga­ción en cu­yo lo­mo lle­va ins­cri­ta la pa­la­bra rê­ve, sue­ño en fran­cés. “Es co­mo un mol­de con el que pue­des se­guir fa­bri­can­do in­te­rro­gan­tes que lue­go se abren co­mo un es­pe­jo an­te la mi­ra­da de ca­da vi­si­tan­te”, apun­ta.

El ar­tis­ta, que con­ci­be la es­cul­tu­ra co­mo una for­ma de plan­tear pre­gun­tas, ha si­tua­do esa obra, apo­ya­da en el sue­lo y con­tra la pa­red, jus­to en el ini­cio del re­co­rri­do de la re­tros­pec­ti­va que le de­di­ca el Mac­ba. Una mues­tra que re­pa­sa su tra­yec­to­ria des­de los años ochen­ta has­ta aho­ra mis­mo, a tra­vés de una se­lec­ción de obras que sa­can a la luz al Plen­sa más ín­ti­mo y con­cep­tual, tam­bién al más des­co­no­ci­do, y que él nos pi­de re­co­rrer en si­len­cio. Por­que to­da su obra es una con­ver­sa­ción con el si­len­cio. Y el si­len­cio es una in­vi­ta­ción a ha­blar con no­so­tros mis­mos.

La ex­po­si­ción de Jau­me Plen­sa en el Mac­ba, vein­ti­dós años des­pués de su úl­ti­ma mues­tra en Bar­ce­lo­na (Fun­da­ció Mi­ró), for­ma par­te de un pro­yec­to con­jun­to con el Mu­seo Rei­na So­fía, don­de aca­ba de pre­sen­tar su pro­yec­to In­vi­si­bles, en el Pa­la­cio de Cris­tal del Re­ti­ro ma­dri­le­ño. Con­ce­bi­da en com­pli­ci­dad con Fe­rran Ba­ren­blit, di­rec­tor del mu­seo y gran co­no­ce­dor de su obra des­de que ha­ce ca­si tres dé­ca­das en­tra­ra por pri­me­ra vez al es­tu­dio co­mo fo­tó­gra­fo, la mues­tra re­nun­cia vo­lun­ta­ria­men­te a un tí­tu­lo. “Por­que mi in­ten­ción no es sen­tar cá­te­dra, sino su­ge­rir. Mi obra nun­ca ha bus­ca­do un es­pa­cio en la his­to­ria del ar­te por­que so­lo hay una his­to­ria del ar­te, e inevi­ta­ble­men­te ya es­tás en ella”, ase­gu­ra, y aven­tu­ra que tal vez en un fu­tu­ro su nom­bre fi­gu­ra­rá en una de las vi­tri­nas de re­si­na Is­lands III (1996), don­de a mo­do de “au­to­rre­tra­to a tra­vés de los otros” com­pen­dia sus re­fe­ren­tes per­so­na­les (de Ra­fael, Ver­meer y Zur­ba­rán a Gia­co­met­ti , Klein, Le Cor­bu­sier o Mi­ró), aque­llos ar­tis­tas que vi­ven en su in­te­rior y que re­mi­ten a los 73

Pro­ver­bios del In­fierno de Wi­lliam Bla­ke.

“Tal vez un día ha­ya una con mi nom­bre por­que es co­mo un mos­qui­to atra­pa­do en una go­ta de ám­bar que con­ser­va de for­ma per­ma­nen­te el ADN de to­da una se­rie de gen­te que uno tras otro van cons­tru­yen­do un es­ta­do de áni­mo que yo so­lo lo sé vin­cu­lar con la emo­ción”.

An­tes de en­trar en sa­las, en una de las pa­re­des del atrio del Mac­ba, una fo­to­gra­fía de di­men­sio­nes gi­gan­tes­cas mues­tra el in­te­rior de su ta­ller de Sant Fe­liu de Lloa­com­pa­ña bre­gat, que pa­ra él es la ex­ten­sión de su men­te, de don­de han sa­li­do to­das las obras. Pe­ro Plen­sa, re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo uno de los me­jo­res crea­do­res en y pa­ra el es­pa­cio pú­bli­co, ha que­ri­do tras­pa­sar los mu­ros del mu­seo crean­do un jar­dín “ro­mán­ti­co” en el Pa­tio de las Es­cul­tu­ras, en­tre el Mac­ba y el CCCB, don­de ha plan­ta­do un con­jun­to de ca­tor­ce es­cul­tu­ras de sus se­ries The Heart of Ri­vers y The

Heart of Trees. Su pro­pia fi­gu­ra, ta­tua­da con nom­bres de mú­si­cos y ríos, abra­zan­do otros tan­tos ár­bo­les, troa­nas, lle­ga­dos de Sils.

Plen­sa reivin­di­ca una y otra vez el si­len­cio y lo cons­tru­ye pre­ci­sa­men­te a tra­vés del so­ni­do que to­do el re­co­rri­do. El tin­ti­neo de las le­tras me­tá­li­cas de una gi­gan­tes­ca cor­ti­na que con­tie­ne la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos, “un poe­ma ma­ra­vi­llo­so en in­ten­cio­nes del que no cum­pli­mos ni una co­ma, pe­ro en cam­bio he­mos te­ni­do la ca­pa­ci­dad de crear­lo. Quie­ro de­cir que de al­gu­na ma­ne­ra con to­dos nues­tros de­fec­tos te­ne­mos una ca­pa­ci­dad enor­me pa­ra ilu­mi­nar la vi­da y eso me da una es­pe­ran­za en el ser hu­mano, en la co­mu­ni­dad, pe­se a que a ve­ces pa­se­mos mo­men­tos tre­men­da­men­te di­fí­ci­les co­mo el ac­tual”, apun­ta el es­cul­tor.

Wi­lliam Bla­ke (“Un pen­sa­mien­to lle­na la in­men­si­dad”)

La mues­tra ex­hi­be al Plen­sa más ín­ti­mo y con­cep­tual, tam­bién al más des­co­no­ci­do

vuel­ve a es­tar en el ori­gen de Ru­mor, una pie­za poé­ti­ca y her­mo­sa en la que una so­la go­ta de agua per­cu­tien­do en un pla­ti­llo me­tá­li­co lle­na el es­pa­cio, co­mo un me­tró­no­mo que da el rit­mo de la vi­da. El so­ni­do del agua, con su me­tá­fo­ra del fluir, es tam­bién una pre­sen­cia cons­tan­te en otra de las sa­las con Dan­te’s Dream (una ja-

rra vol­ca­da que no ce­sa de ma­nar), cu­yo mur­mu­llo re­mi­te al ar­tis­ta a un jar­dín me­di­te­rrá­neo, a la in­fan­cia, a las fuen­tes, al fluir de la vi­da…”. El so­ni­do y el si­len­cio al­ter­nán­do­se tam­bién en Mat­ter-Spi­rit, dos gran­des gongs que el vi­si­tan­te es in­vi­ta­do a gol­pear con una ma­za –Plen­sa pre­fie­re ha­blar de “aca­ri­ciar” o “mi­mar”– pro­vo­can­do (y al mis­mo tiem­po sin­tien­do) la vi­bra­ción de la ma­te­ria. Que ha­ble.

Fe­rran Ba­ren­blit se sien­te ha­la­ga­do cuan­do al­guien le co­men­ta que es­ta­mos an­te un Plen­sa des­co­no­ci­do y que sin du­da sor­pren­de­rá a quien acu­da al Mac­ba con ideas pre­con­ce­bi­das. “Por al­gún mo­ti­vo se da una ten­den­cia a acu­dir al mu­seo pa­ra re­co­no­cer lo que ya co­no­ce­mos, a com­pro­bar que aque­llo que te­nía­mos en la ca­be­za es tal co­mo pen­sá­ba­mos. Y só­lo cuan­do se rom­pe esa ex­pec­ta­ti­va pa­sa­mos de re­co­no­cer a co­no­cer, que pa­ra mí es mu­cho más im­por­tan­te”, se­ña­la el co­mi­sa­rio, que aña­de: “A lo que no re­nun­cia la ex­po­si­ción es a la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar co­no­ci­mien­to y emo­cio­nes”.

El vi­si­tan­te des­cu­bri­rá así al Plen­sa que a me­dia­dos de los no­ven­ta pa­só vein­ti­cua­tro me­ses fo­to­gra­fian­do dos cen­te­na­res de co­ci­nas en las ciu­da­des de Da­llas y Ca­ra­cas con la vo­lun­tad de ha­blar de las per­so­nas anó­ni­mas que de ver­dad ha­cen las ciu­da­des (el mis­mo alien­to que da­ría lu­gar más tar­de a su cé­le­bre Crown Foun­tain de Chica­go). Hay tam­bién un ho­me­na­je a los ni­ños huér­fa­nos por cul­pa de las gue­rras, sim­bo­li­za­dos por unos pe­que­ños án­ge­les en bron­ce que han que­da­do cla­va­dos en la pa­red, co­mo si no pu­die­ran vo­lar, pa­ra cu­yos mol­des uti­li­zó los mu­ñe­cos he­re­da­dos de su ma­dre. Más fa­mi­liar re­sul­ta el glo­bo te­rrá­queo he­cho de no­tas mu­si­ca­les (Au­to­rre­tra­to con mú­si­ca, su obra más re­cien­te, he­cha ex pro­fe­so pa­ra la mues­tra) y una ins­ta­la­ción, Si­len­ce, don­de apa­re­cen los ros­tros de sie­te ni­ñas con los ojos ce­rra­dos, es­ta vez cons­trui­das con ma­de­ras re­ci­cla­das de una fá­bri­ca de­rrui­da.

“Yo creo que es­ta ex­po­si­ción es muy bo­ni­ta por­que en­se­ña esos hue­se­ci­llos pe­que­ñi­tos que te­ne­mos en­tre los hue­sos gran­des y que son cla­ve pa­ra que nues­tro or­ga­nis­mo fun­cio­ne”, re­su­me Plen­sa, que di­ce no leer las crí­ti­cas –“no es que no me in­tere­sen, no quie­ro que afec­ten a mi pen­sa­mien­to, que me per­tur­ben en po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo”– y en los pró­xi­mos días su­ma­rá una nue­va es­cul­tu­ra pú­bli­ca en la pla­za Colón de Ma­drid. En pri­ma­ve­ra plan­ta­rá otra en el atrio de la ba­sí­li­ca de Montserrat.

El ar­tis­ta pi­de si­len­cio, por­que el si­len­cio es una in­vi­ta­ción a ha­blar con no­so­tros mis­mos

XA­VIER CERVERA

XA­VIER CERVERA El so­ni­do de la pa­la­bra

Jau­me Plen­sa fo­to­gra­fia­do ayer tras una cor­ti­na que con­tie­ne la De­cla­ra­ción de los De­re­chosHu­ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.