La esen­cia de lo esen­cial

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

CAR­LOS Saha­gún, uno de los gran­des poe­tas es­pa­ño­les del si­glo XX, es­cri­bió que “en poe­sía, lo esen­cial no es só­lo lo que se di­ce, sino el có­mo se di­ce” y se­gu­ra­men­te eso mis­mo es tan­to o más vá­li­do pa­ra la po­lí­ti­ca. No es­tu­vo acer­ta­do Eduard Pu­jol, por­ta­voz ad­jun­to de JxCat, cuan­do ha­bló en Rà­dio 4 de “cues­tio­nes no esen­cia­les” al re­fe­rir­se al in­cre­men­to de las lis­tas de es­pe­ra de la sa­ni­dad pú­bli­ca. Ni tam­po­co cuan­do aña­dió que la so­lu­ción al pro­ble­ma sea la in­de­pen­den­cia. De­be­ría ha­cer ca­so al au­tor de Pro­fe­cías del agua cuan­do ad­vier­te que hay que cui­dar lo que uno ma­ni­fies­ta tan­to co­mo el con­tex­to en el que se ma­ni­fies­ta. Y aun­que a ve­ces más fue­go apaga el fue­go, lo acon­se­ja­ble es no abrir nue­vos fren­tes cuan­do pren­den las lla­mas. En cual­quier ca­so, en es­te país se ha ol­vi­da­do que lo más esen­cial de la po­lí­ti­ca es lo que les pa­sa a los ciu­da­da­nos, no lo que les ocu­rre a los po­lí­ti­cos. No sea ca­so que les su­ce­da a los go­ber­nan­tes lo que a aquel per­so­na­je de Mi­guel De­li­bes que con­fe­sa­ba que en la vi­da ha­bía con­se­gui­do mu­chas co­sas pe­ro ha­bía fa­lla­do en lo esen­cial, lo que era el re­co­no­ci­mien­to de su fra­ca­so. En Ca­ta­lun­ya ne­ce­si­ta­mos más que nun­ca de la po­lí­ti­ca pa­ra me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas, des­pués de una dé­ca­da de re­cor­tes y sa­cri­fi­cios. Es esen­cial con­se­guir acuer­dos pa­ra que pue­dan apro­bar­se unos pre­su­pues­tos lo más so­cia­les po­si­ble en Bar­ce­lo­na y en Ma­drid. Y, aun acep­tan­do que la Ge­ne­ra­li­tat es­tá mal fi­nan­cia­da –lo re­co­no­ce el pro­pio Pedro Sán­chez–, re­sul­ta in­ge­nuo pen­sar que la in­de­pen­den­cia se­ría co­mo el bál­sa­mo de Fie­ra­brás, la po­ción má­gi­ca ca­paz de cu­rar­lo to­do ci­ta­da en El Qui­jo­te. El De­par­ta­ment de Sa­lut con­si­guió ano­che un acuer­do so­bre la asis­ten­cia pri­ma­ria que fre­na la huel­ga, lo que es una bue­na no­ti­cia. Pe­ro los pro­ble­mas de otros sec­to­res se acu­mu­lan so­bre la me­sa del Go­vern. Lo esen­cial es ser sen­sa­to en las de­cla­ra­cio­nes y au­daz en las so­lu­cio­nes. Por el bien de to­dos, tam­bién de la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.