A la es­pe­ra de so­lu­cio­nes

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

El cre­cien­te ma­les­tar so­cial que vi­ve Ca­ta­lun­ya y que po­ne de ma­ni­fies­to el au­men­to de las pro­tes­tas y huel­gas de di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos; y el des­tino de la ca­pi­lla de la Mi­se­ri­còr­dia, que se dispu­tan el Mac­ba y el De­par­ta­ment de Sa­lut.

HAY una co­rrien­te de ma­les­tar en el sec­tor pú­bli­co de Ca­ta­lun­ya. Los efec­tos de la po­lí­ti­ca de re­cor­tes em­pren­di­da por el pre­si­dent Mas en el 2011 han si­do so­por­ta­dos es­toi­ca­men­te por di­ver­sos co­lec­ti­vos. Pe­ro su pa­cien­cia pa­re­ce ha­ber­se ago­ta­do. Mé­di­cos, per­so­nal sa­ni­ta­rio, pro­fe­so­res, es­tu­dian­tes de dis­tin­tos ci­clos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos par­ti­ci­pa­ron ayer en una jor­na­da de huel­ga y se ma­ni­fes­ta­ron an­te el Par­la­ment. Pa­ra los mé­di­cos, que a pri­me­ra ho­ra de la no­che lle­ga­ron al fin a un acuer­do con el De­par­ta­ment de Sa­lut, era ya la cuar­ta jor­na­da de pa­ro. Pa­ra los es­tu­dian­tes, la se­gun­da. Fun­cio­na­rios de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra­ron ayer dos ho­ras. Y no ca­be des­car­tar nue­vos pa­ros. CC.OO. y UGT han con­vo­ca­do a 160.000 fun­cio­na­rios pú­bli­cos a una jor­na­da de huel­ga en de­fen­sa de sus reivin­di­ca­cio­nes, el 12 de di­ciem­bre.

Ca­da uno de los sec­to­res en lu­cha es­gri­me ra­zo­nes es­pe­cí­fi­cas. Pe­ro to­das ellas tie­nen el ori­gen en la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad, que en Ca­ta­lun­ya se apli­có an­tes que en otras co­mu­ni­da­des y ya lle­va mu­chos años vi­gen­te. Los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria, tras per­der el 30% de su po­der ad­qui­si­ti­vo, se que­jan de que la re­duc­ción del nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les y el con­si­guien­te au­men­to del tra­ba­jo per cá­pi­ta es­tán de­te­rio­ran­do la ca­li­dad de la asis­ten­cia. Los uni­ver­si­ta­rios re­cla­man una re­ba­ja del 30% de las ta­sas. Los fun­cio­na­rios de la Ge­ne­ra­li­tat pi­den que se les abo­nen las pa­gas ex­tras del 2013 y el 2014, y de­nun­cian que son los úni­cos del Es­ta­do es­pa­ñol que no han lo­gra­do tal res­ti­tu­ción.

La res­pues­ta apun­ta­da ayer por el Go­vern a to­das es­tas pe­ti­cio­nes mar­ca un ca­mino que se­guir. Otra co­sa es si bas­ta­rá pa­ra pa­liar la de­gra­da­ción del ser­vi­cio. El pre­si­dent Quim To­rra ha man­te­ni­do un si­len­cio inex­pli­ca­ble. Aun­que se es­tu­vie­ra en ple­na ne­go­cia­ción, se es­pe­ra del je­fe del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán que ma­ni­fies­te su pa­re­cer an­te las in­quie­tu­des del país. An­tes de anun­ciar­se el acuer­do de Sa­lut, el Go­vern ape­nas ha­bía emi­ti­do ayer unos tuits, se­ña­lan­do que bus­ca­ba so­lu­cio­nes. El por­ta­voz ad­jun­to de Junts per Ca­ta­lun­ya en el Par­la­ment le­van­tó el mar­tes una ola de in­dig­na­ción al ca­li­fi­car el de­te­rio­ro de la sa­lud pú­bli­ca de “cues­tión no esen­cial”, to­da vez que se­ría una me­ra dis­trac­ción an­te lo que, a su en­ten­der, im­por­ta: la in­de­pen­den­cia.

Es lí­ci­to que el ac­tual Go­vern ten­ga en­tre sus ob­je­ti­vos la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. Pe­ro ade­más de ob­je­ti­vos tie­ne obli­ga­cio­nes inex­cu­sa­bles, co­mo ga­ran­ti­zar la bue­na mar­cha del país. Son ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos le­gí­ti­mos, pe­ro que no pue­den en­tor­pe­cer la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da de los ca­ta­la­nes mien­tras no se con­si­gan. Y un ma­yor de­te­rio­ro de la fun­ción pú­bli­ca se­ría un desas­tre que Ca­ta­lun­ya no pue­de per­mi­tir­se. El Go­vern ar­gu­men­ta que el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción ac­tual aho­ga las po­si­bi­li­da­des de Ca­ta­lun­ya y es cier­to que, en to­dos los ran­kings, es­ta se en­cuen­tra por de­ba­jo de la me­dia en fun­ción de su nú­me­ro de ha­bi­tan­tes. Es prio­ri­ta­rio in­ten­tar re­ver­tir esa si­tua­ción. Y el Go­bierno cen­tral tam­bién de­be­ría ser sen­si­ble a esa re­cla­ma­ción. Pe­ro eso no pue­de ocul­tar que el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán tie­ne már­ge­nes pa­ra prio­ri­zar de­ter­mi­na­dos gas­tos en de­tri­men­to de otros.

Los mé­di­cos lle­ga­ron ano­che a un acuer­do con el Go­vern que lle­va­rá hoy la nor­ma­li­dad a los cen­tros sa­ni­ta­rios. Se­rá pre­ci­so se­guir tra­ba­jan­do en esa lí­nea pa­ra evi­tar que otros ma­les­ta­res que ya se apun­tan aca­ben en con­flic­tos ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.