La fuer­za del des­tino

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

Fran­cesc-Marc Ál­va­ro es­cri­be: “La ma­yo­ría de las ma­ni­fes­ta­cio­nes que úl­ti­ma­men­te protagonizan los co­lec­ti­vos de ser­vi­do­res pú­bli­cos aca­ban en las puer­tas del Par­la­ment. Qui­zás me equi­vo­co, pe­ro di­ría que ha­ce unos años la ten­den­cia era aca­bar es­tas mar­chas de pro­tes­ta en la pla­za Sant Jau­me, de­lan­te del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat”.

Des­de ha­ce si­glos en Eu­ro­pa se sa­be que los in­gle­ses son va­le­ro­sos, te­na­ces, hi­pó­cri­tas e in­tere­sa­dos. Lo que no sa­bía­mos es que fue­ran men­ti­ro­sos. A los in­ces­tuo­sos se les des­hon­ra­ba no tan­to por sus de­va­neos, sino por men­tir so­bre ellos. La mal­dad era mal vis­ta, pe­ro aún más la men­ti­ra.

Pe­ro los tiem­pos cam­bian y, aho­ra, lee­mos con es­tu­por que Ni­gel Fa­ra­ge y Bo­ris John­son, des­ta­ca­dos bre­xi­ters, han men­ti­do co­mo be­lla­cos di­cien­do que el Reino Uni­do se aho­rra­ría 350 mi­llo­nes de li­bras a la se­ma­na que po­dría de­di­car a su sis­te­ma de sa­lud, si sa­lía de la UE. Es­to fue re­co­no­ci­do co­mo una fal­se­dad por sus pro­pios pro­mo­to­res ape­nas una se­ma­na des­pués de la con­sul­ta. Hu­bo más men­ti­ras, co­mo que, tras el Bre­xit, In­gla­te­rra sus­cri­bi­ría su­cu­len­tos acuer­dos co­mer­cia­les co­mo en los glo­rio­sos y prós­pe­ros tiem­pos im­pe­ria­les.

Ahí es­tá el quid de la cues­tión: la nos­tal­gia del im­pe­rio, que al­gu­nos se re­sis­ten a ol­vi­dar, ob­nu­bi­la las men­tes de los in­gle­ses más en­greí­dos y ra­cis­tas y les em­pu­ja a su ac­tual desa­tino.

Al­gu­nos ya di­gi­rie­ron mal el im­pe­ria­lis­mo, di­si­mu­lán­do­lo con teo­rías ma­ni­fies­ta­men­te fal­sas co­mo: The white man’s bur­den (la car­ga o res­pon­sa­bi­li­dad del hom­bre blan­co) o que el im­pe­rio se hi­zo “sin dar­se cuen­ta” (in a fit of ab­sent-min­ded­ness). Adam Smith pre­ci­só al­go más: “Fun­dar un gran im­pe­rio con el só­lo pro­pó­si­to de crear un pue­blo de clien­tes pue­de pa­re­cer, a pri­me­ra vis­ta, un pro­yec­to ade­cua­do só­lo pa­ra una na­ción de ten­de­ros. Sin em­bar­go, es un pro­yec­to inade­cua­do pa­ra una na­ción de ten­de­ros, pe­ro ex­tre­ma­da­men­te ade­cua­do pa­ra una na­ción que es go­ber­na­da por ten­de­ros”.

Eso en 1775 te­nía sen­ti­do por­que In­gla­te­rra lle­va­ba ven­ta­ja en la re­vo­lu­ción in­dus­trial so­bre los de­más paí­ses, pe­ro el tiem­po, ese gran es­cul­tor que to­do lo ni­ve­la, nos lle­va al 2018 en el cual los bri­tá­ni­cos ven­den el 44% de sus ex­por­ta­cio­nes a Eu­ro­pa, pe­ro Eu­ro­pa les ven­de a ellos só­lo el 8% de su ex­por­ta­ción. O sea, que a Eu­ro­pa lo que ha­gan los in­gle­ses só­lo nos afec­ta un 8%, en cam­bio a ellos, lo que de­ci­da­mos los eu­ro­peos les pue­de afec­tar un 44%. ¿No se­rá me­jor que se lo pen­sa­ran dos ve­ces? Eso es lo que pi­den ca­da vez más in­gle­ses, so­bre to­do los jó­ve­nes, que re­pu­dian ma­yo­ri­ta­ria­men­te el Bre­xit.

Lo co­men­té con el ami­go in­glés Frank Riess, com­pa­ñe­ro en la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley, un hom­bre del Re­na­ci­mien­to que pa­só de un doc­to­ra­do en Ber­ke­ley so­bre el poe­ta Pa­blo Ne­ru­da a ban­que­ro de la City de Lon­dres. Su teo­ría es que la glo­ba­li­za­ción se de­jó no­tar con fuer­za en la City de Lon­dres y en otras zo­nas del país, pe­ro en gran­des zo­nas de In­gla­te­rra la glo­ba­li­za­ción pa­só des­aper­ci­bi­da, sin cam­biar las vi­das de mu­chos vo­tan­tes que, cuan­do Cameron fue a pe­dir­les vo­tar sí a Eu­ro­pa, le con­tes­ta­ron con un no. Pe­ro un no que ve­nía más de un re­sen­ti­mien­to con­tra Cameron y un des­qui­te por la fal­ta de efec­to de la glo­ba­li­za­ción, que de un ba­lan­ce ca­li­bra­do y ra­cio­nal de los pros y los con­tras de la Unión Eu­ro­pea.

La splen­did iso­la­tion de que alar­dea­ron los in­gle­ses en los si­glos XVIII y XIX se qui­so re­su­ci­tar a la fuer­za en las zo­nas don­de In­gla­te­rra no fue be­ne­fi­cia­da por la glo­ba­li­za­ción. Pe­ro to­do ha cam­bia­do. Aho­ra exis­te una Chi­na po­ten­te, ca­paz de plan­tar ca­ra a Eu­ro­pa co­mo no pu­do en el si­glo XIX por­que los chi­nos te­nían bar­cos de ma­de­ra y el ge­ne­ral Gor­don se me­tió por sus ríos en bar­cos de hie­rro y con ca­ño­nes le­ta­les, por no ha­blar de las ame­tra­lla­do­ras Ma­xim. Tam­po­co Ru­sia es el país que fue en el si­glo XIX, y ni si­quie­ra Tur­quía, lla­ma­da en In­gla­te­rra “el en­fer­mo de Eu­ro­pa” (Eu­ro­pe’s sick man), es­tá en un pa­pel se­cun­da­rio, sino que se per­fi­la co­mo el hub del trans­por­te en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. Va­yan al ae­ro­puer­to de Es­tam­bul y com­prue­ben.

Lo que no he leí­do de­cir a na­die es que Eu­ro­pa ne­ce­si­ta a In­gla­te­rra in­te­lec­tual­men­te. Des­de el des­pres­ti­gio de la fi­lo­so­fía ale­ma­na con Hei­deg­ger y el na­zis­mo, y la de­ca­den­cia en el con­fu­sio­nis­mo de la fi­lo­so­fía fran­ce­sa con Sar­tre, La­can, Bart­hes o Alt­hus­ser, Eu­ro­pa ne­ce­si­ta la cla­ri­dad men­tal in­gle­sa de un Rus­sell, un Ber­lin, un Whi­tehead o un Hux­ley.

Cuan­do los fran­ce­ses des­ba­rra­ban con el es­truc­tu­ra­lis­mo, es­pe­ran­do de él lo que no po­dían dar, los an­glo­sa­jo­nes lo sus­ti­tu­ye­ron por la Teo­ría Ge­ne­ral de Sis­te­mas que pro­pu­so Von Ber­ta­lanffy con Ri­chard Meier des­de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan y en Gran Bre­ta­ña re­co­gió Lan­ce­lot Law Why­te en un ho­lis­mo que sus­ti­tu­ye los con­cep­tos es­tá­ti­cos pla­tó­ni­cos por un pen­sa­mien­to flui­do de pro­ce­sos y je­rar­quías de sis­te­mas. En Fran­cia el fi­ló­so­fo que va­le la pe­na es Berg­son, con­ti­nuan­do por De­leu­ze.

En In­gla­te­rra hay los que quie­ren sa­lir de Eu­ro­pa, los que quie­ren que­dar­se, los que mien­ten y los que desean re­pe­tir con­sul­ta. La con­fu­sión, tan po­co ha­bi­tual co­mo la men­ti­ra en In­gla­te­rra, se di­fun­de por el país. ¿Quién di­jo Bre­xit?

Eu­ro­pa ne­ce­si­ta a In­gla­te­rra in­te­lec­tual­men­te, la cla­ri­dad men­tal de un Rus­sell, un Ber­lin, un Whi­tehead o un Hux­ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.