El es­ca­pa­ra­te de Pa­rís

La po­li­cía pi­de a los co­mer­cios que se au­to­pro­te­jan an­te nue­vas pro­tes­tas vio­len­tas

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - EU­SE­BIO VAL Pa­rís. Co­rres­pon­sal

El Go­bierno fran­cés te­me que si au­to­ri­za una nue­va ma­ni­fes­ta­ción de los cha­le­cos ama­ri­llos en los Cam­pos Elí­seos se desate de nue­vo la vio­len­cia.

El Go­bierno fran­cés se ha­lla an­te un di­fí­cil di­le­ma. ¿De­be au­to­ri­zar es­te sá­ba­do una nue­va ma­ni­fes­ta­ción de los cha­le­cos ama­ri­llos en los Cam­pos Elí­seos? ¿Se­ría me­jor ce­rrar­los y con­tro­lar con se­ve­ri­dad el ac­ce­so? Cual­quier de­ci­sión en­tra­ña ries­gos, de or­den pú­bli­co y tam­bién po­lí­ti­cos. Quie­re evi­tar­se a to­da cos­ta la vio­len­cia de la se­ma­na pa­sa­da y pre­ser­var la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en la ave­ni­da más fa­mo­sa de Fran­cia, pe­ro sin en­cres­par aún más el mo­vi­mien­to de pro­tes­ta que sa­cu­de el país des­de el 17 de no­viem­bre.

Las au­to­ri­da­des te­men que la si­tua­ción vuel­va a des­bor­dar­se y, en la prác­ti­ca, re­co­no­cen su in­ca­pa­ci­dad pa­ra pro­te­ger bie­nes par­ti­cu­la­res en el cen­tro de Pa­rís. En una cir­cu­lar en­via­da a to­dos los co­mer­cian­tes del área de los Cam­pos Elí­seos, des­de la pla­za de la Con­cor­dia a la de Char­les de Gau­lle, con sus ca­lles ad­ya­cen­tes, se les ins­ta a adop­tar me­di­das de au­to­pro­tec­ción co­mo la co­lo­ca­ción de pa­ne­les an­te las ven­ta­nas y es­ca­pa­ra­tes, la re­ti­ra­da de si­llas, me­sas y to­da cla­se de “ob­je­tos vul­ne­ra­bles” de las terrazas ex­te­rio­res, ade­más de ce­rrar sus puer­tas de ac­ce­so. La ad­ver­ten­cia de­be ser fir­ma­da por los ge­ren­tes de los es­ta­ble­ci­mien­tos y, en ca­so de ne­ga­ti­va, se con­sig­na­rá la iden­ti­dad de quien ha re­cha­za­do ha­cer­lo.

An­te es­ta si­tua­ción, el de­ba­te es­tá abier­to. ¿De­be ce­rrar­se por com­ple­to la ave­ni­da, o al me­nos fil­trar quién en­tra y quién no, co­mo su­ce­de, por ejem­plo, an­te el des­fi­le del 14 de Ju­lio, la fies­ta na­cio­nal? Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas son enor­mes pa­ra unos co­mer­cios, al­gu­nos de su­per­lu­jo, que fac­tu­ran su­mas muy con­si­de­ra­bles. Aún son vi­si­bles los im­pac­tos de pro­yec­ti­les –co­mo ado­qui­nes– o de gol­pes con ba­rras de hie­rro en es­ca­pa­ra­tes ador­na­dos ya pa­ra la Na­vi­dad. Es el ca­so de la gran tien­da de la mar­ca Louis Vuit­ton en la es­qui­na con la ave­ni­da Geor­ge V. Son cris­ta­les blin­da­dos de gran ta­ma­ño, cu­ya sus­ti­tu­ción lle­va tiem­po.

La lí­der del Re­agru­pa­mien­to Na­cio­nal (ex­tre­ma de­re­cha), Ma­ri­ne Le Pen, cree que el Go­bierno de­be­ría au­to­ri­zar es­ta vez a los cha­le­cos ama­ri­llos a ma­ni­fes­tar­se en los Cam­pos Elí­seos, pues lo con­tra­rio sig­ni­fi­ca­ría “una hu­mi­lla­ción adi­cio­nal”. Si no se ha­ce así, lo más sen­sa­to, se­gún Le Pen, se­ría ce­rrar to­da la zo­na.

En el otro ex­tre­mo del es­pec­tro po­lí­ti­co, Jean-Luc Mé­len­chon, lí­der la Fran­cia In­su­mi­sa (iz­quier­da ra­di­cal), di­jo que acu­di­rá a la pro­tes­ta del sá­ba­do, aun­que sin pro­ta­go­nis­mo y evi­tan­do que le ro­dee una nu­be de fo­tó­gra­fos y de cá­ma­ras de te­le­vi­sión.

El pul­so de los cha­le­cos ama­ri­llos con­ti­núa, si bien han ba­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te sus ac­cio­nes en to­do el te­rri­to­rio. Es po­si­ble que el sá­ba­do, ade­más de la con­cen­tra­ción de Pa­rís, se reac­ti­ve. Hoy de­be re­unir­se una co­mi­sión de los ac­ti­vis­tas con el pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe. No se sa­be bien quié­nes se­rán los in­ter­lo­cu­to­res. Hay di­ver­gen­cias en­tre los cha­le­cos ama­ri­llos. Uno de los que se vio es­ta se­ma­na con el mi­nis­tro de Eco­lo­gía ha in­di­ca­do que no irá por­que no es­tá cla­ra la le­gi­ti­mi­dad de los re­pre­sen­tan­tes.

El mo­vi­mien­to, que na­ció co­mo pro­tes­ta con­tra la eco­ta­sa de los car­bu­ran­tes, ha ido ga­nan­do res­pal­do po­pu­lar. Se­gún una en­cues­ta de Le Fi­ga­ro, el 84% de fran­ce­ses ve jus­ti­fi­ca­da su pro­tes­ta.

El ca­tá­lo­go de reivin­di­ca­cio­nes que apa­re­ce en las re­des so­cia­les se ha am­plia­do e in­clu­ye pe­ti­cio­nes in­ve­ro­sí­mi­les, has­ta de ran­go cons­ti­tu­cio­nal, co­mo la su­pre­sión del Se­na­do, ade­más de la subida del sa­la­rio mí­ni­mo, la re­duc­ción de las re­mu­ne­ra­cio­nes de los po­lí­ti­cos o la crea­ción de una “asam­blea ciu­da­da­na”, co­mo al­ter­na­ti­va al Par­la­men­to ofi­cial, pa­ra pro­po­ner una nue­va po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria y me­di­das de jus­ti­cia so­cial.

El 84% de los fran­ce­ses apo­ya a los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’, se­gún una en­cues­ta

RES­PAL­DO EN AL­ZA

MÁS ALLÁ DE LOS CAR­BU­RAN­TES

Las reivin­di­ca­cio­nes in­clu­yen ya la subida del sa­la­rio mí­ni­mo y la su­pre­sión del Se­na­do

NI­CO­LAS TUCAT / AFP

El mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, fue en he­li­cóp­te­ro a vi­si­tar el pea­je da­ña­do de Vir­sac

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.