Zu­ra­bish­vi­li, ex­di­plo­má­ti­ca fran­ce­sa, ga­na las pre­si­den­cia­les en Georgia

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - MOS­CÚ Co­rres­pon­sal

La ex­di­plo­má­ti­ca fran­ce­sa Sa­lo­mé Zu­ra­bish­vi­li es la nue­va pre­si­den­ta de la pe­que­ña Georgia, una de las ex­re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas del Cáu­ca­so. Tras ter­mi­nar el re­cuen­to, la jun­ta elec­to­ral anun­ció ayer que en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes, ce­le­bra­das es­te miér­co­les 28 de no­viem­bre, Zu­ra­bish­vi­li ob­tu­vo el 59,52% de los vo­tos. Su ri­val era Gri­gol Vas­had­ze, re­pre­sen­tan­te del opo­si­tor Mo­vi­mien­to Na­cio­nal Uni­do, quien re­ci­bió un 40,48%.

Zu­ra­bish­vi­li es la pri­me­ra mu­jer en con­ver­tir­se en pre­si­den­te de es­te país de 3,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Pe­ro tam­bién se­rá la úl­ti­ma ele­gi­da en las ur­nas. Tras una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, la fi­gu­ra del pre­si­den­te ha per­di­do bue­na par­te de sus po­de­res en fa­vor del Eje­cu­ti­vo. El pró­xi­mo se­rá ele­gi­do por el Par­la­men­to.

Igual que Georgia, Sa­lo­mé Zu­ra­bish­vi­li tie­ne una his­to­ria lle­na de cam­bios. Na­ció en Pa­rís en 1952 en una fa­mi­lia de emi­gran­tes geor­gia­nos que emi­gra­ron en 1921. Des­de 1974 tra­ba­ja­ba en el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res de Fran­cia y a fi­na­les del 2003 fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de Fran­cia en Georgia, lo que le hi­zo coin­ci­dir con la re­vo­lu­ción de las ro­sas de Mi­jaíl Saa­kash­vi­li.

En mar­zo del 2004 és­te le pro­pu­so di­ri­gir el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res geor­giano. Pe­ro tras cri­ti­car pú­bli­ca­men­te a su men­tor, en oc­tu­bre del 2005 fue des­ti­tui­da. Se pa­só a la opo­si­ción, des­de don­de pi­dió la di­mi­sión de Saa­kash­vi­li, quien fi­nal­men­te aban­do­nó el po­der en el 2013. Zu­ra­bish­vi­li de­jó la po­lí­ti­ca geor­gia­na en el 2010, pe­ro re­gre­só seis años des­pués y fue ele­gi­da dipu­tada in­de­pen­dien­te.

Es­ta era la con­di­ción con la que se ha pre­sen­ta­do a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Sin em­bar­go, el par­ti­do en el po­der, Sue­ño Geor­giano, le ha da­do su res­pal­do an­te el em­pu­je del otro as­pi­ran­te.

Los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les de la OSCE cri­ti­ca­ron ayer es­te apo­yo. Cer­ti­fi­ca­ron que la bue­na or­ga­ni­za­ción de los co­mi­cios per­mi­tió a los can­di­da­tos ha­cer cam­pa­ña con li­ber­tad, pe­ro se­ña­la­ron que “una par­te ha go­za­do de una ven­ta­ja in­de­bi­da”. Saa­kash­vi­li, que fun­dó el par­ti­do del can­di­da­to de­rro­ta­do, ase­gu­ró que “no han si­do unas elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas” des­de su exi­lio en Ho­lan­da, don­de vi­ve por­que en Georgia el Go­bierno quie­re lle­var­le a jui­cio por múl­ti­ples acu­sa­cio­nes cri­mi­na­les.

Sa­lo­mé Zu­ba­rish­vi­li es par­ti­da­ria de man­te­ner el equi­li­bro en las re­la­cio­nes ex­te­rio­res de Georgia con Ru­sia y Oc­ci­den­te, al con­tra­rio de Vas­had­ze, con­ven­ci­do prooc­ci­den­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.