Pri­me­ra con­de­na a po­li­cías fi­li­pi­nos por la gue­rra con­tra las dro­gas

Tres agen­tes que ma­ta­ron a pre­sun­tos tra­fi­can­tes pa­sa­rán 40 años en la cár­cel

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - IS­MAEL ARA­NA

Ha­ce dos años y me­dio, Ro­dri­go Du­ter­te se hi­zo con la pre­si­den­cia de Fi­li­pi­nas pro­me­tien­do aca­bar a ti­ro lim­pio con los tra­fi­can­tes y dro­ga­dic­tos y en­gor­dar con sus ca­dá­ve­res a los pe­ces de la bahía de Ma­ni­la. Des­de en­ton­ces, ca­si 5.000 per­so­nas han muer­to a ma­nos de la po­li­cía –y otros tan­tos a ma­nos de mi­li­cias no ofi­cia­les– sin que na­die ha­ya si­do cas­ti­ga­do por ello. Pe­ro ayer, esa sen­sa­ción de to­tal im­pu­ni­dad se agrie­tó un po­co, des­pués de que un tri­bu­nal con­de­na­ra a tres agen­tes por el ase­si­na­to de un ado­les­cen­te en el 2017, un ca­so que pro­vo­có gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra la san­gui­na­ria gue­rra con­tra las dro­gas del pre­si­den­te fi­li­pino.

A las puer­tas del tri­bu­nal que juz­gó ayer a los tres po­li­cías, de­ce­nas de cu­rio­sos y pe­rio­dis­tas se agol­pa­ron pa­ra ver­los lle­gar en­tre fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad. Ya en el in­te­rior, el juez del ca­so, Ro­dol­fo Azu­ce­na Jr., re­cor­dó que su con­duc­ta de “dis­pa­rar pri­me­ro y pen­sar des­pués” nun­ca pue­de jus­ti­fi­car­se en una so­cie­dad ci­vi­li­za­da. El cas­ti­go por su ac­tua­ción, has­ta 40 años de cár­cel pa­ra ca­da uno de ellos sin po­si­bi­li­dad de li­ber­tad pro­vi­sio­nal.

El cri­men tu­vo lu­gar en agos­to del 2017, cuan­do un in­for­man­te iden­ti­fi­có a Kian Loyd de los San­tos, un jo­ven de 17 años de una ba­rria­da de Ma­ni­la, co­mo tra­fi­can­te de dro­gas. Se­gún la ver­sión de la po­li­cía, al ir a arres­tar­le, el mu­cha­cho sa­có un ar­ma, por lo que ellos res­pon­die­ron abrien­do fue­go. Sin em­bar­go, las imá­ge­nes de una cá­ma­ra de vi­deo­vi­gi­lan­cia cer­ca­na mos­tra­ron a dos de los po­li­cías lle­ván­do­se a ras­tras al jo­ven des­ar­ma­do, que mu­rió al re­ci­bir dos ti­ros en la ca­be­za a cor­ta dis­tan­cia.

Su ase­si­na­to in­dig­nó a la opi­nión pú­bli­ca. Du­ran­te su cor­te­jo fú­ne­bre, miem­bros de la po­de­ro­sa Igle­sia ca­tó­li­ca y ac­ti­vis­tas a fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos en­ca­be­za­ron una multitudinaria ma­ni­fes­ta­ción pa­ra de­nun­ciar la gue­rra con­tra las dro­gas de Du­ter­te. Po­co des­pués, otros dos ado­les­cen­tes mu­rie­ron en cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res, lo que lle­vó al pre­si­den­te a de­cla­rar una breve mo­ra­to­ria so­bre las re­da­das po­li­cia­les. El man­da­ta­rio tam­bién se reunió con los pa­dres del ni­ño y pro­me­tió que se ha­ría jus­ti­cia.

Pre­ci­sa­men­te, la fa­mi­lia De los San­tos rom­pió a llo­rar al co­no­cer el cas­ti­go pa­ra los ase­si­nos. “Es­toy muy con­ten­ta por­que es­to prue­ba que mi hi­jo era inocen­te”, de­cla­ró a la sa­li­da del jui­cio la ma­dre del me­nor, Lo­ren­za de los San­tos, que tam­bién di­jo te­ner es­pe­ran­za de que los ofi­cia­les in­vo­lu­cra­dos en in­ci­den­tes si­mi­la­res aho­ra vi­van con el te­mor a ser cas­ti­ga­dos.

El fa­llo tam­bién sa­tis­fi­zo a or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos co­mo Hu­man Rights Watch, que ve en es­ta pri­me­ra con­de­na con­tra unos agen­tes “una ad­ver­ten­cia a los miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal de Fi­li­pi­nas pa­ra que res­pe­ten el pro­ce­so de­bi­do al ha­cer su tra­ba­jo”, se­gún se­ña­la­ron en un co­mu­ni­ca­do.

Pe­ro a pe­sar de que res­pe­tan el ve­re­dic­to, la Po­li­cía fi­li­pi­na ya anun­ció ayer mis­mo que su ofen­si­va con­tra los es­tu­pe­fa­cien­tes es­tá le­jos de ha­ber aca­ba­do. “Es­to no nos ha­rá re­nun­ciar a nues­tra de­ter­mi­na­ción por li­brar a la so­cie­dad de las dro­gas ile­ga­les. Se­gui­mos igual de de­ci­di­dos a apo­yar a nues­tro per­so­nal en pri­me­ra lí­nea mien­tras de­fen­de­mos los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les de to­dos”, de­cla­ró su je­fe, Os­car Al­ba­yal­de.

Des­de que Du­ter­te lle­gó al po­der, agen­tes po­li­cia­les han ma­ta­do a ca­si 5.000 per­so­nas con to­tal im­pu­ni­dad

AA­RON FA­VI­LA / AP

Jó­ve­nes fi­li­pi­nos ilu­mi­nan con ve­las una ima­gen del jo­ven ase­si­na­do por la po­li­cía en Ma­ni­la el 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.