“Si te aco­san, silba”

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - ADOL­FO S. RUIZ Rom­per el si­len­cio.

El mo­vi­mien­to Ya no me Ca­llo re­par­te mi­les de

sil­ba­tos pa­ra lu­char con­tra el abu­so a mu­je­res en Ma­rrue­cos

Si te aco­san, silba”. Es­te es el sen­ci­llo men­sa­je que el pu­jan­te mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta ma­rro­quí Ma­sak­tach (Ya no me Ca­llo) lle­va se­ma­nas ex­ten­dien­do por las prin­ci­pa­les ciu­da­des del reino, de Ra­bat a Ca­sa­blan­ca, pa­san­do por Ma­rra­kech o Te­tuán. Y pa­ra que las mu­je­res lo ha­gan con fa­ci­li­dad y cla­ri­dad, han re­par­ti­do más de 30.000 sil­ba­tos por las ca­lles. El ob­je­ti­vo es de­nun­ciar al­to y fuer­te a los aco­sa­do­res.

La en­tra­da en vi­gor de una ley que en­du­re­ce las pe­nas por com­por­ta­mien­tos que has­ta aho­ra eran con­si­de­ra­dos co­mo nor­ma­les en las ca­lles, es el ob­je­ti­vo de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas del país. Aun­que la ma­yo­ría con­si­de­ra in­su­fi­cien­te la le­gis­la­ción apro­ba­da tras años de dis­cu­sión, “se tra­ta de un pun­to de par­ti­da mí­ni­mo que las mu­je­res de­ben co­no­cer pa­ra de­fen­der su de­re­cho a pi­sar la ca­lle con tran­qui­li­dad, sin que sean aco­sa­das cons­tan­te­men­te”, se­ña­la la abo­ga­da Lei­la Slas­si, una de las fun­da­do­ras de Ya no me Ca­llo.

Las ci­fras son co­no­ci­das, pe­ro las fe­mi­nis­tas las re­cuer­dan ca­da vez que tie­nen oca­sión. El 63% de las mu­je­res ma­rro­quíes ase­gu­ra que ha su­fri­do vio­len­cia se­xual y el 53% de los hom­bres di­ce que ha aco­sa­do se­xual­men­te a una mu­jer o a una ni­ña. Pa­ra más del 60% de los hom­bres el aco­so es­tá jus­ti­fi­ca­do si la ves­ti­men­ta de la mu­jer “no es apro­pia­da”, mien­tras un 78% de las mu­je­res cree que son ellas las cul­pa­bles del aco­so.

“El re­par­to de sil­ba­tos tie­ne un com­po­nen­te sim­bó­li­co”, de­cla­ra Slas­si. “Es una for­ma de ha­cer ver a la so­cie­dad, de lla­mar la aten­ción pú­bli­ca, so­bre com­por­ta­mien­tos que aún se con­si­de­ran nor­ma­les y no lo son”, aña­de. Pe­ro no se tra­ta só­lo de es­te as­pec­to sim­bó­li­co. El psi­quia­tra Mou­ci­ne Ben­ya­chou ex­pli­ca que “en el mo­men­to de la agre­sión se­xual, la mu­jer en­tra en un es­ta­do de si­len­cio. Se sien­te su­mi­sa y vul­ne­ra­ble. En­mu­de­ce. El pá­ni­co le im­pi­de reac­cio­nar. Dis­tri­buir sil­ba­tos res­pon­de a una ne­ce­si­dad real”. Otra de las fun­da­do­ras de Ya no me Ca­llo aña­de que cuan­do la mu­jer es asal­ta­da su­fre una si­tua­ción de pa­rá­li­sis, es in­ca­paz de gri­tar o lle­var a ca­bo un in­ter­cam­bio ver­bal con el agre­sor o agre­so­res. “Ne­ce­si­ta un tiem­po pa­ra reac­cio­nar, pa­ra que las pa­la­bras acu­dan a su bo­ca. Uti­li­zar el sil­ba­to pue­de ser una bue­na al­ter­na­ti­va”, con­clu­ye.

Una du­da se ins­ta­la, sin em­bar­go, acer­ca de la con­ve­nien­cia de uti­li­zar es­te me­dio de de­fen­sa. ¿No pue­de pro­vo­car el sil­bi­do una reac­ción aún más vio­len­ta por par­te del aco­sa­dor? Las res­pon­sa­bles del mo­vi­mien­to se­ña­lan que en oca­sio­nes pue­de que sea así y en­ton­ces es me­jor no uti­li­zar­lo. “Pe­ro en bue­na par­te de las oca­sio­nes se tra­ta de aco­sos ver­ba­les en ple­na ca­lle, a la luz del día y en pre­sen­cia de mu­cha gen­te. En esos ca­sos, usar el sil­ba­to es­tá ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­do y pue­de ayu­dar a lla­mar a al­gún po­li­cía que es­té cer­ca”.

El mo­vi­mien­to Ya no me Ca­llo na­ció por los lla­ma­ti­vos acon­te­ci­mien­tos su­ce­di­dos en Ma­rrue­cos, co­mo el aco­so se­xual a una jo­ven con dis­ca­pa­ci­dad por par­te de cua­tro chi­cos en un au­to­bús de Ca­sa­blan­ca, o el ca­so Ja­di­ya, la me­nor de edad que fue se­cues­tra­da, tor­tu­ra­da y vio­la­da por un gru­po de hom­bres, al­gu­nos de ellos me­no­res, en Ou­lad Ayad. Fun­da­do por 14 per­so­nas (en­tre ellas, tres hom­bres) el mo­vi­mien­to in­ten­ta re­fle­jar en Ma­rrue­cos lo que su­po­ne el #MeToo en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, or­ga­ni­zan­do se­sio­nes de sen­si­bi­li­za­ción del pro­ble­ma.

Ya no me Ca­llo ad­qui­rió no­to­rie­dad al lo­grar que el más im­por­tan­te ca­nal pri­va­do mu­si­cal Hit Ra­dio no emi­tie­ra can­cio­nes de Saad Lam­ja­rred, la es­tre­lla pop más fa­mo­sa del país. Po­cos días des­pués la emi­so­ra es­ta­tal 2M se su­mó al boi­cot. Lam­ja­rred ha si­do in­ves­ti­ga­do tres ve­ces por vio­la­ción, la más an­ti­gua de ellas el 2010 en EE.UU., de don­de hu­yó. Aun­que es­ta de­nun­cia se ar­chi­vó por el desis­ti­mien­to de la mu­jer, el can­tan­te aho­ra es in­ves­ti­ga­do en Fran­cia por dos ca­sos si­mi­la­res. Ami­go de la fa­mi­lia, el rey Moha­med VI co­rrió per­so­nal­men­te con los gas­tos de de­fen­sa del ar­tis­ta, de­nun­cia­do por vio­la­ción en Pa­rís en el 2015.

“La cam­pa­ña con­tra Lam­ja­rred nos ha da­do mu­cha vi­si­bi­li­dad”, di­ce Ma­ria Ka­rim, otra fun­da­do­ra. “Que­re­mos co­la­bo­rar con to­das las en­ti­da­des fe­mi­nis­tas de Ma­rrue­cos pa­ra erra­di­car los ata­ques que su­fren las mu­je­res ca­da día”, cul­mi­na.

El 63% de ellas di­ce ha­ber su­fri­do vio­len­cia se­xual, y el 53% de ellos, ha­ber abu­sa­do de mu­je­res

EFE

Unas ac­ti­vis­tas re­par­ten sil­ba­tos a mu­je­res en las ca­lles de Ma­rrue­cos co­mo sím­bo­lo fe­mi­nis­ta y he­rra­mien­ta de de­fen­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.