El juez que in­ves­ti­ga las car­gas del 1-O impu­ta a otros cua­tro po­li­cías

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - TO­NI MU­ÑOZ

La in­ves­ti­ga­ción de las car­gas de la Po­li­cía Na­cio­nal du­ran­te el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre del 2017 avan­za a buen rit­mo. Ca­da se­ma­na el juez de ins­truc­ción 7 que di­ri­ge las pes­qui­sas impu­ta a nue­vos agen­tes que lo­gran ser iden­ti­fi­ca­dos a par­tir de los ví­deos que se gra­ba­ron du­ran­te la jor­na­da y cu­ya ac­tua­ción po­dría re­ba­sar los lí­mi­tes de la pro­por­cio­na­li­dad.

Así, ayer el juez ci­tó a de­cla­rar co­mo in­ves­ti­ga­dos a cua­tro an­ti­dis­tur­bios que ac­tua­ron en la es­cue­la Ramon Llull de Bar­ce­lo­na, uno de los pun­tos en los que se ini­cia­ron las car­gas po­li­cia­les y don­de se re­gis­tra­ron los en­fren­ta­mien­tos más vi­ru­len­tos, que cul­mi­na­ron con el uso de ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios co­mo pe­lo­tas de go­ma que pro­vo­ca­ron que un ma­ni­fes­tan­te per­die­ra la vi­sión de un ojo fru­to del im­pac­to.

Los agen­tes ci­ta­dos son un je­fe de uni­dad y tres es­co­pe­te­ros, con lo que el nú­me­ro de agen­tes in­ves­ti­ga­dos se ele­va a 29. La com­pa­re­cen­cia se lle­va­rá a ca­bo el pró­xi­mo 17 de di­ciem­bre y pre­ten­de de­ter­mi­nar el agen­te que dis­pa­ró con­tra el ma­ni­fes­tan­te que per­dió la vi­sión. Jus­to ese mis­mo día, el juez tie­ne pre­vis­to in­te­rro­gar tam­bién en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­dos a otros dos agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal que for­ma­ban par­te de los dis­po­si­ti­vos que se des­ple­ga­ron en los cen­tros Pros­pe­ri­tat y Es­co­les Pies de Bar­ce­lo­na.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que po­cos días des­pués, el 21 de di­ciem­bre, tam­bién es­tá ci­ta­do a com­pa­re­cer Ro­ger Es­pa­ñol, el hom­bre que su­frió la pér­di­da de la vi­sión. En su ca­so, fi­gu­ra en el pro­ce­di­mien­to con la con­di­ción de víc­ti­ma y de impu­tado, pues­to que apa­re­cía en una gra­ba­ción lan­zan­do una va­lla con­tra la lí­nea po­li­cial.

Has­ta la fe­cha, to­dos los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal han de­cla­ra­do que el 1-O se en­fren­ta­ron a una ma­sa vio­len­ta y hos­til. Una de las de­cla­ra­cio­nes más lla­ma­ti­vas fue la de un inspector je­fe que ase­gu­ró que sus agen­tes emu­la­ron “el pa­so de las Ter­mó­pi­las” –ba­ta­lla en la que los grie­gos ga­na­ron a los per­sas en la se­gun­da gue­rra mé­di­ca–, si­tuán­do­se en una ca­lle es­tre­cha an­te una puer­ta la­te­ral del cen­tro en el que de­bían in­ter­ve­nir. En aque­lla com­pa­re­cen­cia, dos in­ves­ti­ga­dos más afir­ma­ron que no re­ci­bie­ron nin­gu­na or­den de car­gar y que la úni­ca ins­truc­ción con­sis­tió en en­trar y sa­lir rá­pi­do de los co­le­gios pa­ra que no se con­cen­tra­ra más gen­te.

En uno de los pri­me­ros in­te­rro­ga­to­rios, los agen­tes ase­gu­ra­ron que nun­ca ha­bían vis­to una ma­sa tan “vio­len­ta, agre­si­va y hos­til” que les mos­tra­ba odio y los in­sul­ta­ba con gri­tos de “vo­ta­re­mos” y “so­mos gen­te pa­cí­fi­ca”. Pa­ra ello, se­gún re­ve­la­ron un gru­po de an­ti­dis­tur­bios, en al­gu­nos ca­sos em­plea­ron téc­ni­cas de ar­tes mar­cia­les pa­ra re­du­cir, por ejem­plo, a una mu­jer que es­ta­ba en es­ta­do de “ner­vio­sis­mo y agi­ta­ción”. La ma­nio­bra que uti­li­za­ron se lla­ma Ate­mi y con­sis­te en dar gol­pes rá­pi­dos y se­cos en di­ver­sas par­tes del cuer­po y ac­tuar so­bre pun­tos de do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.