Bo­rrell no di­mi­ti­rá por la ven­ta de las ac­cio­nes, pe­ro ad­mi­te que fue un error

La opo­si­ción y los alia­dos del PSOE en el Con­gre­so exi­gen el ce­se del mi­nis­tro

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - CAR­MEN DEL RIE­GO

El mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, no pien­sa dar gus­to a la opo­si­ción y des­car­ta di­mi­tir pe­se a la san­ción que le im­pu­so la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) por uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da en la ven­ta de ac­cio­nes de Aben­goa. Bo­rrell ad­mi­te que fue un error ha­cer la ven­ta de esas ac­cio­nes, pe­ro ase­gu­ra que no dis­pu­so de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da.

Bo­rrell ex­pli­có ayer que no se tra­ta de un ca­so de uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da y ale­gó que por 9.000 eu­ros no se hu­bie­ra arries­ga­do a in­cu­rrir en esa in­frac­ción. “Si hu­bie­ra te­ni­do in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, lo ha­bría ven­di­do to­do, y no una par­te mí­ni­ma, y no ha­bría su­fri­do to­das las pér­di­das que su­frí”. Bo­rrell ven­dió 10.000 eu­ros de ac­cio­nes de Aben­goa el día an­te­rior a que la com­pa­ñía eléc­tri­ca pre­sen­ta­rá pre­con­cur­so de acree­do­res. Por es­ta ope­ra­ción, la CNMV le ha san­cio­na­do con una mul­ta de 30.000 eu­ros. El mi­nis­tro ex­pli­ca que reali­zó es­ta ope­ra­ción en el 2015: la ven­ta de ac­cio­nes de Aben­goa por va­lor de 10.000 eu­ros, que per­te­ne­cían a su ex­mu­jer, aun­que era él quien le cus­to­dia­ba la car­te­ra. Pe­ro, ase­gu­ra, él te­nía mu­cho más di­ne­ro in­ver­ti­do.

Aun­que no ha ex­pli­ca­do cuán­to, en oc­tu­bre, cuan­do se co­no­ció la san­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, se cal­cu­ló que el di­ne­ro que per­dió Bo­rrell en ac­cio­nes de Aben­goa fue en­tre 350.000 y 500.000 eu­ros. “Es­ta­mos ha­blan­do, por Dios, de 9.000 eu­ros”, en­fa­ti­zó Bo­rrell, es de­cir “una ope­ra­ción de ca­rác­ter mí­ni­mo, una par­te mí­ni­ma de la car­te­ra de la que dis­po­nía”.

El mi­nis­tro es­tá dis­pues­to a acu­dir al Con­gre­so, co­mo se le exi­ge des­de la opo­si­ción, y dar es­ta y to­das las ex­pli­ca­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias so­bre esa ven­ta de ac­cio­nes, que reali­zó tras ha­cer una lla­ma­da al se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ener­gía, Jo­sé Domínguez Abas­cal, en­ton­ces pre­si­den­te de la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca, a quien ha­bría con­sul­ta­do, se­gún el mi­nis­tro, si ha­bía al­gún pro­ble­ma en que rea­li­za­ra la ope­ra­ción.

Con­si­de­ra que ya dio to­das las ex­pli­ca­cio­nes que te­nía que dar, en oc­tu­bre, cuan­do se co­mu­ni­có la san­ción, y que si se re­pro­du­cen aho­ra es por las elec­cio­nes an­da­lu­zas: “Es­ta­mos en pe­rio­do elec­to­ral y es ló­gi­co que la opo­si­ción ti­re del chi­cle pa­ra ha­cer­lo lo más gran­de po­si­ble y pa­ra man­te­ner la ten­sión”, di­jo Jo­sep Bo­rrell.

Es­tá dis­pues­to a dar ex­pli­ca­cio­nes, pe­ro no a di­mi­tir, por­que “no ten­dría mu­cha ló­gi­ca”, di­jo ayer el mi­nis­tro. Bo­rrell re­nun­ció a re­cu­rrir la san­ción, en oc­tu­bre, pe­se a con­si­de­rar­la in­jus­ta, por­que ten­dría que ha­ber­la re­cu­rri­do an­te otro mi­nis­te­rio, de un com­pa­ñe­ro su­yo. Al re­nun­ciar al re­cur­so, la CNMV ha ele­va­do a de­fi­ni­ti­vas sus con­clu­sio­nes y se ha pro­du­ci­do la mul­ta. Pa­ra Bo­rrell, no se­ría ló­gi­co re­cu­rrir­la por­que es mi­nis­tro, ni aho­ra di­mi­tir y de­jar de ser mi­nis­tro, cuan­do po­día ha­ber­lo he­cho en oc­tu­bre y re­cu­rrir la san­ción.

Bo­rrell cuen­ta con el apo­yo del Go­bierno y de su par­ti­do, pe­ro no así de la opo­si­ción, que se­gún pa­san los días ele­va el tono. El PDECat ha plan­tea­do una se­rie de pre­gun­tas por es­cri­to al pre­si­den­te del Go­bierno, Pedro Sán­chez, en las que le re­cuer­da esa mul­ta y las pa­la­bras del mi­nis­tro en las que mi­ni­mi­za­ba el ex­ter­mi­nio de na­ti­vos en Es­ta­dos Uni­dos, por las que Bo­rrell ya ha pe­di­do dis­cul­pas. Con to­do ello, la for­ma­ción ca­ta­la­na em­pla­za a Sán­chez a de­cir cuán­do ce­sa­rá al mi­nis­tro. Des­de

El ti­tu­lar de Ex­te­rio­res se ex­pli­ca: “Si hu­bie­ra te­ni­do in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, lo ha­bría ven­di­do to­do”

el PP, el por­ta­voz ad­jun­to del Con­gre­so, Jai­me Olano, lle­gó a ca­li­fi­car la mul­ta a Bo­rrell de “un ca­pí­tu­lo más del ro­sa­rio de es­cán­da­los del Go­bierno más in­de­cen­te de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la”.

Pe­ro qui­zá las ma­yo­res crí­ti­cas le vi­nie­ron des­de Po­de­mos. La por­ta­voz ad­jun­ta de Uni­dos Po­de­mos en el Con­gre­so, Io­ne Be­la­rra, pu­bli­có ayer un tuit en el que afir­ma: “El si­len­cio del Go­bierno rom­pe el es­pí­ri­tu de la mo­ción de ce­su­ra, de­gra­da la de­mo­cra­cia y de­mues­tra el po­der de las puer­tas gi­ra­to­rias”. Y aña­día: “Es­te Go­bierno no se pue­de per­mi­tir un mi­nis­tro san­cio­na­do por la CNMV por ven­der ac­cio­nes con in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da”. Al­ber­to Gar­zón in­clu­so plan­tea­ba la po­si­bi­li­dad de que el mi­nis­tro es­tu­vie­ra in­cu­rrien­do en in­com­pa­ti­bi­li­dad.

CHE­MA MO­YA / EFE

El mi­nis­tro Jo­sep Bo­rrell, ayer en la pre­sen­ta­ción de la ex­po­si­ción 40 años de di­plo­ma­cia en de­mo­cra­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.