Cri­sis en el sec­tor del be­tún

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

Pa­re­ce que, en Gi­ro­na, en la pró­xi­ma ca­bal­ga­ta de Re­yes, Bal­ta­sar se­rá ne­gro de ver­dad. La Con­fra­ria de Je­sús Cru­ci­fi­cat (Ma­naies), que se en­car­ga de or­ga­ni­zar­la, ha ti­ra­do la toa­lla en la po­lé­mi­ca que, los úl­ti­mos años, man­te­nía con par­te de la opi­nión pú­bli­ca, que le pe­día sen­ti­do co­mún. Des­de que en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX se em­pe­za­ron a ha­cer ca­bal­ga­tas, a Bal­ta­sar lo en­car­na­ba siem­pre un se­ñor blan­co con la ca­ra ma­qui­lla­da. No ha­bía mu­chos ne­gros en es­te país, y la gen­te se lo mon­ta­ba co­mo po­día. En es­te país y en mu­chos otros. En el tea­tro, cuan­do re­pre­sen­ta­ban el Ote­lo de Sha­kes­pea­re, al pro­ta­go­nis­ta lo in­ter­pre­ta­ba siem­pre un blan­co pin­ta­do de ma­rrón. In­clu­so en una fe­cha tan re­cien­te co­mo 1965, cuan­do Stuart Bur­ge lle­vó la obra al ci­ne, el pa­pel de Ote­lo lo hi­zo Laurence Olivier, que te­nía tan­to de ne­gro o de mo­ro co­mo yo de hor­ten­sia del Hi­ma­la­ya. Y na­die se in­mu­ta­ba. Las co­sas iban así y a po­ca gen­te se le ocu­rría que po­dían ir de otra for­ma. Era una tra­di­ción asu­mi­da.

Pe­ro el tiem­po pa­sa y la po­bla­ción ha de­ja­do de ser mo­no­co­lor. En la ga­ma de to­nos de piel que aho­ra te­ne­mos hay don­de es­co­ger. Por eso es ri­dícu­lo que ha­ya po­bla­cio­nes que to­da­vía se afe­rren a lo tro­na­do. Y más si son de la im­por­tan­cia de la ciu­tat pe­ti­ta i de­li­ca­da .Enel Diari de Gi­ro­na de­ta­llan la si­tua­ción: “Es­te año hay va­rias per­so­nas de ra­za ne­gra que tie­nen op­cio­nes de re­pre­sen­tar al rey Bal­ta­sar. Lo ha con­fir­ma­do el pre­si­den­te de la en­ti­dad [la co­fra­día en cues­tión], Nar­cís Rei­xach, que ha in­di­ca­do que la elec­ción ten­drá lu­gar en una jun­ta que se ce­le­bra­rá en di­ciem­bre. Rei­xach ha qui­ta­do im­por­tan­cia a es­ta po­si­ble de­ci­sión y ha ex­pli­ca­do que su or­ga­ni­za­ción nun­ca ha mi­ra­do si uno de los es­co­gi­dos es blan­co o ne­gro. Afir­ma que se han li­mi­ta­do a es­co­ger per­so­nas se­gún su con­tri­bu­ción a la ciu­dad, con in­de­pen­den­cia de su ra­za. En ca­so de que se con­fir­ma­ra que una per­so­na ne­gra en­car­na al rey ne­gro, se­ría la pri­me­ra vez que su­ce­die­ra en Gi­ro­na”. Que la de­ci­sión no es del to­do es­pon­tá­nea que­da cla­ro cuan­do lee­mos: “El equi­po de go­bierno de CiU tam­bién se pro­nun­ció en la po­lé­mi­ca, te­nien­do en cuen­ta que el Ayun­ta­mien­to ayu­da eco­nó­mi­ca­men­te a los Ma­naies pa­ra sa­car ade­lan­te la ca­bal­ga­ta. La con­ce­jal de Di­na­mi­za­ció del Te­rri­to­ri, Eva Pa­lau, ase­gu­ró que se re­uni­ría con la jun­ta de los Ma­naies con el fin de ex­po­ner­les la po­si­bi­li­dad de un cam­bio en el sen­ti­do ci­ta­do. Pa­lau in­di­có a los Ma­naies que ‘ha­bía que ha­cer un po­co de es­fuer­zo pa­ra abrir el aba­ni­co’ y que ‘la ca­bal­ga­ta de Gi­ro­na no re­fle­ja la reali­dad so­cial ét­ni­ca de nues­tra ciu­dad’”.

Si aña­di­mos que en Fi­gue­res tam­bién han de­ci­di­do que, es­ta pró­xi­ma ca­bal­ga­ta, por pri­me­ra vez el rey Bal­ta­sar tam­bién pa­se a ser au­tén­ti­ca­men­te ne­gro, la de­rro­ta de los tra­di­cio­na­lis­tas es cla­ra. Si al­guien tie­ne imá­ge­nes de la ca­bal­ga­ta del 5 de enero pa­sa­do, que las con­ser­ve, por­que de aquí a no mu­cho las po­drá en­se­ñar a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, que las con­tem­pla­rán con la bo­ca abier­ta y –sin aca­bar de creér­se­las– pre­gun­ta­rán có­mo era po­si­ble que, en pleno si­glo XXI, las co­sas to­da­vía fue­ran de esa ma­ne­ra.

¿Fue, la pa­sa­da ca­bal­ga­ta de Re­yes ge­run­den­se, la úl­ti­ma con un Bal­ta­sar blan­co tu­nea­do de ne­gro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.