El Mac­ba, el CAP y la Mi­se­ri­còr­dia

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

LA ubi­ca­ción del nue­vo cen­tro de aten­ción pri­ma­ria (CAP) Ra­val Nord ha ge­ne­ra­do una rui­do­sa po­lé­mi­ca ciu­da­da­na. La idea del De­par­ta­ment de Sa­lut, que ayer re­ci­bió el res­pal­do del Ayun­ta­mien­to, es ubi­car di­cho cen­tro, aho­ra ope­ra­ti­vo en un edi­fi­cio ra­cio­na­lis­ta y ca­ta­lo­ga­do del ar­qui­tec­to Jo­sep Lluís Sert, si­to en la ca­lle To­rres i Amat, en la an­ti­gua ca­pi­lla de la Mi­se­ri­còr­dia, fren­te al Mac­ba. Es­ta ini­cia­ti­va to­pa con el he­cho que di­cho es­pa­cio de pro­pie­dad mu­ni­ci­pal es­tá ce­di­do des­de el 2012 al Mac­ba, que lle­va mu­cho tiem­po pla­ni­fi­can­do su cre­ci­mien­to allí.

El mu­seo, apo­ya­do por el De­par­ta­ment de Cul­tu­ra, no es­tá de acuer­do con la pér­di­da de la an­ti­gua ca­pi­lla, un es­pa­cio que con­si­de­ra vi­tal pa­ra su pre­sen­te y su fu­tu­ro. Por su par­te, Sa­lut y Ayun­ta­mien­to ase­gu­ran tras el aná­li­sis de va­rios es­pa­cios del ba­rrio sus­cep­ti­bles de al­ber­gar el nue­vo cen­tro de aten­ción pri­ma­ria que nin­guno reúne las con­di­cio­nes de la ca­pi­lla. Los ve­ci­nos de la zo­na, por su par­te, reivin­di­can des­de ha­ce años una so­lu­ción ya que al edi­fi­cio de Sert, cons­trui­do en­tre 1934 y 1938 co­mo dis­pen­sa­rio an­ti­tu­bercu­loso, no se pue­de ac­ce­der en si­lla de rue­das...

El cho­que en­tre los dos usos –el mu­seís­ti­co y el sa­ni­ta­rio– de la Mi­se­ri­còr­dia es­tá ser­vi­do. Hay que de­cir, en es­te sen­ti­do, que el ali­nea­mien­to del Ayun­ta­mien­to con las te­sis de Sa­lut mar­ca un se­rio des­en­cuen­tro en­tre el Con­sis­to­rio y el Mac­ba, cuan­do la Ca­sa Gran ha si­do, his­tó­ri­ca­men­te, una alia­da y una de­ci­di­da de­fen­so­ra del equi­pa­mien­to cul­tu­ral. Hay que de­cir tam­bién que tal ali­nea­mien­to, gus­te o no, lan­za el men­sa­je de que el ac­tual Ayun­ta­mien­to no le re­co­no­ce a la cul­tu­ra una fun­ción so­cial prio­ri­ta­ria. Y aún ca­be aña­dir que el día ele­gi­do por el mu­ni­ci­pio pa­ra anun­ciar su “aca­ta­mien­to” de la po­lí­ti­ca de Sa­lut y, por tan­to, es­ce­ni­fi­car su ale­ja­mien­to del Mac­ba fue ayer, cuan­do es­te cen­tro pre­sen­ta­ba la ex­po­si­ción de Jau­me Plen­sa, uno de sus hi­tos ma­yo­res es­ta tem­po­ra­da, si no el ma­yor.

Di­cho to­do es­to, lo que pro­du­ce ma­yor sor­pre­sa qui­zás sea la afir­ma­ción de que en un ba­rrio co­mo el Ra­val Nord no exis­te un so­lar o un edi­fi­cio ca­paz de aco­ger un cen­tro de aten­ción pri­ma­ria con las mis­mas o pa­re­ci­das pres­ta­cio­nes de la ca­pi­lla, y que el úni­co po­si­ble es el que ha­ce años fue ce­di­do al mu­seo.

Bar­ce­lo­na de­be­ría ser ca­paz de ga­ran­ti­zar el cre­ci­mien­to del Mac­ba, que es una ins­ta­la­ción cul­tu­ral repu­tada y ca­rac­te­rís­ti­ca, en su área de in­fluen­cia in­me­dia­ta, sin de­jar por ello de aten­der los com­pro­mi­sos sa­ni­ta­rios del ba­rrio don­de se en­cla­va. Y vi­ce­ver­sa. La cul­tu­ra no tie­ne por qué re­ci­bir un tra­to se­cun­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.