Es­to va de de­mo­cra­cia

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Col·lec­tiu Tre­va i Pau

Vis­to con la pers­pec­ti­va de cua­tro dé­ca­das, ca­be pen­sar que, en la tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia, in­cu­rri­mos im­plí­ci­ta­men­te en tres erro­res: 1) Iden­ti­fi­car de­mo­cra­cia con au­sen­cia de dic­ta­du­ra. Co­mo es ob­vio, la de­mo­cra­cia es mu­cho más que la re­cu­pe­ra­ción de las li­ber­ta­des for­ma­les.

2) Dar por su­pues­to que los ciu­da­da­nos pa­sá­ba­mos a ser, au­to­má­ti­ca­men­te y uni­ver­sal­men­te, de­mó­cra­tas, ob­vian­do la per­vi­ven­cia de un sus­tra­to so­cio­ló­gi­co –mi­no­ri­ta­rio, pe­ro arrai­ga­do– fran­quis­ta (au­to­ri­ta­rio, an­ti­po­lí­ti­co, na­cio­na­lis­ta ex­clu­yen­te...). Aun así, dis­fru­ta­mos en­ton­ces de una ex­ce­len­te ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas y con vi­sión de Es­ta­do, que fue­ron ca­pa­ces de alum­brar el pac­to de la tran­si­ción, pac­to que se man­tu­vo in­có­lu­me has­ta co­mien­zos de si­glo, cuan­do el go­bierno es­pa­ñol cues­tio­na, de he­cho, el ca­pí­tu­lo de las au­to­no­mías de la Cons­ti­tu­ción.

3) Pen­sar que la de­mo­cra­cia es una con­quis­ta de­fi­ni­ti­va e irre­ver­si­ble. La ex­pe­rien­cia de los úl­ti­mos años, en Eu­ro­pa y en nues­tro país, po­ne de ma­ni­fies­to que la de­mo­cra­cia no es una cons­tan­te, un da­to, sino una va­ria­ble, fun­ción de la ple­na in­terio­ri­za­ción de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos por par­te de los ciu­da­da­nos y, más aún, por par­te de sus re­pre­sen­tan­tes. De he­cho, la de­mo­cra­cia es un pro­ce­so, que pue­de lle­var a pro­fun­di­zar­la o a des­truir­la.

La de­mo­cra­cia re­quie­re cul­ti­var de­ter­mi­na­das vir­tu­des cí­vi­cas: en pri­mer lu­gar, el res­pe­to. En de­mo­cra­cia no pue­de ha­ber enemi­gos ni, aún me­nos, trai­do­res. No ca­be el ma­ni­queís­mo, la cla­si­fi­ca­ción en bue­nos y ma­los, el dog­ma­tis­mo, el sec­ta­ris­mo... Y he­mos de re­co­no­cer que, en los úl­ti­mos tiem­pos, ha ha­bi­do do­sis re­le­van­tes de to­do ello. Ca­bría pen­sar, in­clu­so, que la con­lle­van­cia ha si­do de peor ca­li­dad en­tre po­lí­ti­cos que en­tre ciu­da­da­nos, lo cual no re­sul­ta muy pe­da­gó­gi­co.

Son ne­ce­sa­rias, ade­más, otras vir­tu­des: la ge­ne­ro­si­dad, que per­mi­te no ig­no­rar el

TRE­VA I PAU,

for­ma­do por Jor­di Al­be­rich, Jo­sep M. Bri­call, Eu­ge­ni Gay, Jau­me La­nas­pa, Car­los Lo­sa­da, Juan Jo­sé Ló­pez Bur­niol, Mar­ga­ri­ta Mau­ri, Jo­sep Mi­ró i Ar­dè­vol, J.L. Oller-Ari­ño y Al­fre­do Pas­tor in­te­rés ge­ne­ral, la pa­cien­cia, pa­ra res­pe­tar las re­glas de jue­go y –en su ca­so– cam­biar­las de acuer­do con pro­ce­di­mien­tos de­mo­crá­ti­cos, la leal­tad (la des­leal­tad es un au­tén­ti­co cán­cer de la de­mo­cra­cia), la em­pa­tía, la hon­ra­dez..., to­das ellas per­fec­ta­men­te com­pa­ti­bles con la fir­me de­fen­sa de las pro­pias con­vic­cio­nes. Y tam­bién se re­quie­re un exi­gen­te ni­vel mo­ral. Por po­ner un ejem­plo: se­ría in­con­ce­bi­ble en de­mo­cra­cia ins­tru­men­ta­li­zar sec­ta­ria­men­te un aten­ta­do te­rro­ris­ta.

Des­de co­mien­zos de si­glo, por no ir más le­jos, se han da­do ejem­plos, en Ca­ta­lun­ya y en to­da Es­pa­ña, tan­to de sen­si­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca co­mo de to­do lo con­tra­rio: en sep­tiem­bre del 2012, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat se abs­tu­vo de par­ti­ci­par en la Dia­da por en­ten­der que su le­ma, “Ca­ta­lun­ya, nou Es­tat d’Eu­ro­pa”, es­ta­ba en con­tra­dic­ción con su pa­pel ins­ti­tu­cio­nal, co­mo pre­si­den­te de to­dos los ca­ta­la­nes y má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del Es­ta­do en Ca­ta­lun­ya.

Igual­men­te, jus­to des­pués de las elec­cio­nes ple­bis­ci­ta­rias del 2015, la CUP cons­ta­tó de­mo­crá­ti­ca­men­te que se ha­bía per­di­do el ple­bis­ci­to. En sen­ti­do con­tra­rio, ca­bría cues­tio­nar el ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co del pac­to del Ti­nell, cuan­do es­ta­ble­ce el com­pro­mi­so de no lle­gar a nin­gún acuer­do es­ta­ble con el PP o –peor aún– cuan­do es­te pro­mue­ve la re­co­gi­da de fir­mas con­tra el nue­vo Es­ta­tut de Ca­ta­lun­ya, ela­bo­ra­do con la ob­ser­van­cia de to­dos los re­qui­si­tos de­mo­crá­ti­cos.

Son tam­bién re­pro­ba­bles, en es­tric­ta ló­gi­ca de­mo­crá­ti­ca, las ma­ni­fes­ta­cio­nes de his­pa­no­fo­bia o ca­ta­la­no­fo­bia, o la in­vi­ta­ción a cam­biar de re­si­den­cia reite­ra­da­men­te rea­li­za­da por una res­pe­ta­ble per­so­na­li­dad his­tó­ri­ca a una des­ta­ca­da re­pre­sen­tan­te po­lí­ti­ca en el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya.

En un país con buen ni­vel de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca, los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos de los ciu­da­da­nos de­ben des­lin­dar cui­da­do­sa­men­te sus le­gí­ti­mas con­vic­cio­nes par­ti­dis­tas y su pa­pel ins­ti­tu­cio­nal, evi­tan­do to­mar la par­te por el to­do. Igual­men­te, de­ben ve­lar por la es­tric­ta neu­tra­li­dad de la Ad­mi­nis­tra­ción, es­pe­cial­men­te en aque­llo que se re­fie­re al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, los me­dios pú­bli­cos de co­mu­ni­ca­ción o las fuer­zas de se­gu­ri­dad, evi­tan­do cual­quier atis­bo de sec­ta­ris­mo (por no ha­blar de los ses­gos en la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos pú­bli­cos).

De cuan­to an­te­ce­de pue­de co­le­gir­se que la de­mo­cra­cia, co­mo for­ma de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, es una es­pe­cie re­la­ti­va­men­te frá­gil, más allá de que se vo­te, in­clu­so de que se vo­te mu­cho, que es una con­di­ción ne­ce­sa­ria, aun­que no su­fi­cien­te. Los ries­gos que la ame­na­zan, no to­dos iné­di­tos, son múl­ti­ples: las de­sigual­da­des ex­tre­mas, el sec­ta­ris­mo, la pos­ver­dad, la co­rrup­ción, el na­cio­na­lis­mo ex­clu­yen­te, la xe­no­fo­bia y la as­tu­cia, ade­más de su apa­ren­te au­sen­cia de épi­ca (aun­que ¿hay al­go más épi­co y más ur­gen­te que eli­mi­nar la po­bre­za in­fan­til en nues­tro país, su­pe­rior a la de nues­tro en­torno más pró­xi­mo?).

Que­da, pues, mu­cho tra­ba­jo por ha­cer en tér­mi­nos de for­ma­ción, sen­si­bi­li­za­ción, re­fle­xión y de­ba­te. La bue­na no­ti­cia es que, si apren­de­mos de los dé­fi­cits de­mo­crá­ti­cos de es­tos años, en­tre to­dos po­dre­mos me­jo­rar du­ra­ble­men­te la ca­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia.

Si apren­de­mos de los dé­fi­cits de­mo­crá­ti­cos de es­tos años, po­dre­mos me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia

GA­LLAR­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.