La re­pú­bli­ca

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Sos­ten­go la ma­yo­ría de afir­ma­cio­nes que el por­ta­voz ad­jun­to de Jun­ts­xCat, Eduard Pu­jol, di­jo en Rà­dio 4 y que le han traí­do al­gún do­lor de ca­be­za. Tie­ne ra­zón, aun­que sea una ra­zón que no quie­ran re­co­no­cer quie­nes só­lo ven ma­les a los in­de­pen­den­tis­tas y apro­ve­chan el ma­les­tar de los sec­to­res en huel­ga pa­ra usar­los co­mo arie­te con­tra el Go­vern. For­ma par­te de la ló­gi­ca de la opo­si­ción, ha­cer de­ma­go­gia con los te­mas más acu­cian­tes.

Y, ade­más, to­dos es­tos que van con la ban­de­ra es­pa­ño­la en la bo­ca nun­ca re­co­no­ce­rán que la fal­ta de so­be­ra­nía de Ca­ta­lun­ya, su­ma­da a la si­tua­ción pre­ca­ria de las ar­cas pú­bli­cas, a raíz del gra­ve dé­fi­cit fis­cal que su­fri­mos, de las deu­das pen­dien­tes del Es­ta­do y de la apli­ca­ción del 155, in­ter­vie­nen di­rec­ta­men­te en la re­so­lu­ción de los con­flic­tos so­cia­les. Y que no apro­ve­che aho­ra el PSOE pa­ra de­cir que hay que vo­tar sus pre­su­pues­tos, cuan­do su Go­bierno no ha pa­ga­do ni una deu­da de las mu­chas que se de­ben a Ca­ta­lun­ya. Eduard Pu­jol de­cía, pues, que con la re­pú­bli­ca ten­dría­mos una si­tua­ción sa­nea­da, que per­mi­ti­ría te­ner re­cur­sos pa­ra re­sol­ver las ac­tua­les de­fi­cien­cias so­cia­les, y, per­so­nal­men­te, es­toy con­ven­ci­da de ello.

Que sea cier­to, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que aña­dir al­gu­nas sig­ni­fi­ca­ti­vas ad­ver­sa­ti­vas. Por­que acep­tan­do esa hi­pó­te­sis, y es­tan­do de acuer­do en el he­cho de que quie­nes más vo­ci­fe­ran en el Par­la­ment, y aho­ra quie­ren es­cu­char a los sec­to­res afec­ta­dos, son quie­nes más han tra­ba­ja­do pa­ra des­mon­tar la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y po­lí­ti­ca de Ca­ta­lun­ya, acep­tán­do­lo to­do, el Go­vern po­dría ha­cer­lo fran­ca­men­te me­jor.

Y me­jor, em­pe­zan­do por el sig­ni­fi­ca­do mis­mo de las pro­tes­tas. Creo que fal­ta un re­la­to de go­bierno, una po­si­ción po­lí­ti­ca só­li­da que tran­qui­li­ce a la so­cie­dad y de­mues­tre que hay me­ca­nis­mos de so­lu­ción de los pro­ble­mas que han es­ta­lla­do. Pro­ble­mas que es­tán en el cen­tro mis­mo del bie­nes­tar so­cial, por­que ha­bla­mos de los tra­ba­ja­do­res de la sa­ni­dad, de la edu­ca­ción, y en el ca­so de los bom­be­ros, de un sec­tor del que de­pen­de la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. Cuan­do los mé­di­cos y los maes­tros y los bom­be­ros aler­tan de se­ve­ras con­di­cio­nes pre­ca­rias pa­ra ha­cer su tra­ba­jo, la alar­ma se dis­pa­ra en to­da la so­cie­dad y el Go­vern de­be en­con­trar so­lu­cio­nes que va­yan más allá de re­unir­se con sin­di­ca­tos e in­ten­tar fre­nar la pro­tes­ta. No en­tien­do, por ejem­plo, por qué el pre­si­dent To­rra o el vi­ce­pre­si­dent Ara­go­nès no han he­cho nin­gu­na de­cla­ra­ción pú­bli­ca, cuan­do la si­tua­ción re­quie­re, pre­ci­sa­men­te, la pre­sen­cia de los má­xi­mos lí­de­res. Cuan­do am­bos, o sus par­ti­dos res­pec­ti­vos, ha­blan de ha­cer re­pú­bli­ca, de­ben en­ten­der que eso es ha­cer re­pú­bli­ca: de­mos­trar la ca­pa­ci­dad de me­ter­se en el pan­tano, cuan­do es­ta­llan los di­ques. Que bus­quen di­ne­ro de don­de sea, que de­nun­cien las deu­das que el Es­ta­do no pa­ga, que nos den las ci­fras, que los ciu­da­da­nos vean que hay de­ci­sión y re­so­lu­ción. Y, so­bre to­do, que vea­mos li­de­raz­go.

Cuan­do mé­di­cos, maes­tros y bom­be­ros nos aler­tan de con­di­cio­nes pre­ca­rias, la alar­ma se dis­pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.