Ho­meo­pa­tía aco­sa­da

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Eu­là­lia So­lé

Se­gún la En­cues­ta de Per­cep­ción So­cial de la Cien­cia, una cuar­ta par­te de los es­pa­ño­les con­fían en la ho­meo­pa­tía, y la uti­li­zan por­que han cons­ta­ta­do su efi­ca­cia. No obs­tan­te, la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to se pro­po­ne pros­cri­bir­la. ¿Son es­tú­pi­dos los usua­rios, lo son los mé­di­cos que ejer­cen es­ta me­di­ci­na, lo era el doc­tor Sa­muel Hah­ne­mann, que en 1810 pu­bli­có en Ale­ma­nia su pri­mer tra­ta­do so­bre ho­meo­pa­tía? Es­te mé­di­co te­nía prue­bas de lo que de­cía pues­to que ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en su pro­pio cuer­po pa­ra com­pro­bar el prin­ci­pio de que “lo se­me­jan­te cu­ra lo se­me­jan­te”.

Han trans­cu­rri­do dos si­glos, y gran can­ti­dad de per­so­nas se han be­ne­fi­cia­do de los efec­tos cu­ra­ti­vos que des­cu­brió el doc­tor

E. SO­LÉ, Hah­ne­mann. En­tre ellas, una mu­jer cu­yo nom­bre man­ten­dré, co­mo es ló­gi­co, en el ano­ni­ma­to. Su his­to­rial clí­ni­co ata­ñe a una adul­ta que, cum­pli­dos ya los cua­ren­ta años de edad, co­men­zó a pa­de­cer ata­ques de as­ma. Re­qui­rió su­ce­si­va­men­te in­ha­la­do­res de sal­bu­ta­mol, de cor­ti­so­na, in­ges­tión de com­pri­mi­dos de es­te cor­ti­coi­de ca­da vez en ma­yor cuan­tía, vi­si­tas a ur­gen­cias ca­da vez más fre­cuen­tes, adre­na­li­na, en un tris de in­gre­sar en la UVI. Las per­so­nas de­ses­pe­ra­das se aga­rran a cual­quier cla­vo. Aun du­dan­do de la va­li­dez de la ho­meo­pa­tía, se aga­rró a ella. A lo lar­go de un año de tra­ta­mien­to, pau­la­ti­na­men­te fue re­co­bran­do el alien­to. Aho­ra vi­ve, res­pi­ra, en­ve­je­ce sin ne­ce­si­dad de fár­ma­cos.

Nin­gún mé­di­co ho­meó­pa­ta ni pa­cien­te sen­sa­to pre­ten­den que la ho­meo­pa­tía cu­re un cán­cer, una car­dio­pa­tía, una neu­mo­nía. En cam­bio, ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia en el as­ma, aler­gias di­ver­sas, afec­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas, in­som­nio. ¿Por qué el im­pla­ca­ble com­ba­te con­tra es­te ti­po de me­di­ci­na? ¿Se­rá, aca­so, por pre­sio­nes de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, al con­si­de­rar­se per­ju­di­ca­da por el des­pa­cho de me­di­ca­men­tos bas­tan­te más ba­ra­tos que los con­ven­cio­na­les? Lo ig­no­ro, en tan­to que sí doy fe de la cu­ra­ción de aque­lla mu­jer que se ha­lla­ba al bor­de del fa­lle­ci­mien­to por as­fi­xia.

Si el Go­bierno es­pa­ñol lle­ga a des­te­rrar de las far­ma­cias los pro­duc­tos ho­meo­pá­ti­cos, ¿el 25% de ciu­da­da­nos que re­cu­rren a ellos cuan­do los ne­ce­si­tan ten­drán que ad­qui­rir­los en el ex­tran­je­ro, en el mer­ca­do ne­gro? Es­pe­re­mos que no se cai­ga en tal ab­sur­di­dad. No va­ya a ser que en el área de la sa­lud se re­pro­duz­ca de mo­do es­per­pén­ti­co aque­llo de la his­tó­ri­ca ley se­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.