Las ma­nis no van a Pa­lau

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Es no­to­rio que la huel­ga de mé­di­cos cuen­ta con la sim­pa­tía ge­ne­ral de la ciu­da­da­nía, que en­tien­de las re­cla­ma­cio­nes de unos pro­fe­sio­na­les que es­tán en la trin­che­ra co­ti­dia­na del Es­ta­do de bie­nes­tar, ame­na­za­do des­de va­rios fren­tes. Se pue­de de­cir lo mis­mo de los maes­tros, bom­be­ros y otros co­lec­ti­vos de ser­vi­do­res pú­bli­cos que es­tos días sa­len a la ca­lle pa­ra ex­pre­sar su ma­les­tar y la de­man­da de so­lu­cio­nes a unos pro­ble­mas que, de he­cho, son de to­dos. De so­pe­tón, al­gu­nos se han da­do cuen­ta de que no hay po­lí­ti­ca sin po­lí­ti­cas, y que tam­po­co ha­brá po­lí­ti­cas efi­ca­ces sin una po­lí­ti­ca de am­plias mi­ras. Ges­tio­nar la co­sa pú­bli­ca me pa­re­ce al­go tan im­por­tan­te, tan di­fí­cil y tan de­li­ca­do que no aca­bo de en­ten­der la in­cons­cien­cia con la que al­gu­nas per­so­nas sal­tan a la are­na ins­ti­tu­cio­nal, co­mo quien sa­le a bus­car se­tas. La huel­ga del per­so­nal de la sa­lud nos re­cuer­da que, pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca, no bas­ta con ar­mar dis­cur­sos más o me­nos so­lem­nes y vi­bran­tes.

La ma­yo­ría de las ma­ni­fes­ta­cio­nes que úl­ti­ma­men­te protagonizan los co­lec­ti­vos de ser­vi­do­res pú­bli­cos aca­ban en las puer­tas del Par­la­ment. Qui­zás me equi­vo­co, pe­ro di­ría que ha­ce unos años la ten­den­cia era aca­bar es­tas mar­chas de pro­tes­ta en la pla­za Sant Jau­me, de­lan­te del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat. Se­gún Jor­di Pu­jol, era un éxi­to que la gen­te se ma­ni­fes­ta­ra fren­te a la se­de del Eje­cu­ti­vo, aun­que él re­ci­bie­ra ha­bi­tual­men­te las crí­ti­cas más fuer­tes, co­mo co­rres­pon­día a quien os­ten­ta­ba la pre­si­den­cia. Se­gún la con­cep­ción pu­jo­lia­na del au­to­go­bierno, que las ma­ni­fes­ta­cio­nes acu­die­ran siem­pre allí in­di­ca­ba que el Go­vern pin­ta­ba al­go y que era per­ci­bi­do co­mo el res­pon­sa­ble úl­ti­mo de las co­sas im­por­tan­tes, de las co­sas de co­mer. Una de las ob­se­sio­nes del pre­si­dent Pu­jol era te­ner com­pe­ten­cias tam­bién so­bre aque­llo que no era muy lu­ci­do ni muy po­pu­lar de ges­tio­nar, pa­ra de­mos­trar que se go­ber­na­ba de ve­ras; por es­te mo­ti­vo, la au­to­no­mía ca­ta­la­na fue la úni­ca que pi­dió y re­ci­bió el tras­pa­so de los ser­vi­cios pe­ni­ten­cia­rios, una ma­ne­ra de pro­cla­mar que no se que­ría só­lo una des­cen­tra­li­za­ción fol­kló­ri­ca o de ba­ja in­ten­si­dad.

Si yo fue­ra el pre­si­dent To­rra o cual­quie­ra de sus con­se­llers, ve­ría co­mo un sín­to­ma más preo­cu­pan­te de lo que pa­re­ce que las ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­sen del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat. ¿El mo­ti­vo? Qui­zás se es­tá ins­ta­lan­do la idea de que es­te Go­vern no pin­ta ni quie­re pin­tar na­da, más allá de una reali­dad du­ra li­ga­da a los efec­tos ne­fas­tos del 155. Qui­zás se ha in­vo­ca­do tan­to una re­pú­bli­ca in­vi­si­ble que al­gu­nos han ol­vi­da­do un po­co la au­to­no­mía que de­be sos­te­ner –co­mo pue­da– ám­bi­tos esen­cia­les co­mo la sa­ni­dad, la edu­ca­ción, los ser­vi­cios so­cia­les y la se­gu­ri­dad.

No creo que ha­ya –co­mo re­pi­ten al­gu­nos– una Ca­ta­lun­ya más real que otra. Lo que sí hay son po­lí­ti­cos que sa­ben ob­ser­var y es­cu­char el país más y me­jor que otros.

Qui­zás se ha in­vo­ca­do tan­to una re­pú­bli­ca in­vi­si­ble que al­gu­nos han ol­vi­da­do un po­co la au­to­no­mía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.