Chi­na or­de­na pa­rar las in­ves­ti­ga­cio­nes de edi­ción ge­né­ti­ca del doc­tor He

El Go­bierno ca­li­fi­ca el ex­pe­ri­men­to con em­brio­nes de “ofen­si­vo e inacep­ta­ble”

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - HONG KONG Agen­cias

El Go­bierno chino or­de­nó ayer que se in­te­rrum­pan las in­ves­ti­ga­cio­nes de las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en la edi­ción ge­né­ti­ca de em­brio­nes hu­ma­nos, in­for­mó la agen­cia es­ta­tal de no­ti­cias Xin­hua.

La prohi­bi­ción lle­ga tres días des­pués de que el cien­tí­fi­co y em­pren­de­dor He Jian­kui anun­cia­ra, sin apor­tar prue­bas, que edi­tó el ADN de dos her­ma­nas ge­me­las que han na­ci­do re­cien­te­men­te cuan­do es­ta­ban en fa­se de­sa­rro­llo em­brio­na­rio.

Tam­bién ayer, los or­ga­ni­za­do­res de la Cum­bre In­ter­na­cio­nal de Edi­ción Ge­né­ti­ca Hu­ma­na que se ce­le­bra es­ta se­ma­na en Hong Kong di­fun­die­ron una de­cla­ra­ción en la que ca­li­fi­can de irres­pon­sa­ble la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca de óvu­los, es­per­ma­to­zoi­des y em­brio­nes en tra­ta­mien­tos de re­pro­duc­ción. El re­cha­zo al uso de es­ta téc­ni­ca con fi­nes de re­pro­duc­ción, aun­que sí la de­fien­den con fi­nes de in­ves­ti­ga­ción, se de­be al ries­go de efec­tos se­cun­da­rios in­de­sea­dos que se trans­mi­ti­rían a los des­cen­dien­tes.

El ex­pe­ri­men­to de He “ha cru­za­do la lí­nea de la mo­ra­li­dad y de la éti­ca que la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca res­pe­ta; es ofen­si­vo e inacep­ta­ble”, de­cla­ró el vi­ce­mi­nis­tro chino de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, Xu Nan­ping, en de­cla­ra­cio­nes a la emi­so­ra es­ta­tal CCTV.

La agen­cia Xin­hua, por su par­te, in­for­mó de que “ins­ti­tu­cio­nes re­le­van­tes han re­ci­bi­do ins­truc­cio­nes de de­te­ner tem­po­ral­men­te las ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción del per­so­nal” in­vo­lu­cra­do en el ex­pe­ri­men­to de He. Ade­más del pro­pio He, que no te­nía ex­pe­rien­cia pre­via en em­brio­lo­gía ni en edi­ción ge­né­ti­ca, la úni­ca per­so­na iden­ti­fi­ca­da que ha par­ti­ci­pa­do en el tra­ba­jo es el em­brió­lo­go Qin Jinz­hou, que al pa­re­cer reali­zó tan­to la edi­ción ge­né­ti­ca co­mo la fer­ti­li­za­ción in vi­tro.

He de­bía vol­ver a in­ter­ve­nir ayer en el con­gre­so so­bre edi­ción ge­né­ti­ca que se ce­le­bra en Hong Kong, pe­ro, des­pués de las crí­ti­cas re­ci­bi­das por su pri­me­ra in­ter­ven­ción el miér­co­les, aban­do­nó la reunión. “Me que­da­ré en Chi­na, mi país, y coo­pe­ra­ré ple­na­men­te con to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre mi tra­ba­jo”, ma­ni­fes­tó en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do por me­dio de un por­ta­voz. “Mis da­tos es­ta­rán dis­po­ni­bles pa­ra que otros los re­vi­sen”, de­cla­ró.

He ha si­do cri­ti­ca­do so­bre to­do por de­cir que ha apli­ca­do una téc­ni­ca in­se­gu­ra a em­brio­nes hu­ma­nos con fi­nes de re­pro­duc­ción, pe­ro tam­bién por la ma­ne­ra en que ha co­mu­ni­ca­do la no­ti­cia, sin apor­tar prue­bas de lo que ha he­cho ni de­ta­lles téc­ni­cos de có­mo lo ha he­cho.

Los pre­si­den­tes de las aca­de­mias na­cio­na­les de Cien­cias y de Me­di­ci­na de EE.UU., Mar­cia McNutt y Vic­tor Dzau, ma­ni­fes­ta­ron ayer en un co­mu­ni­ca­do con­jun­to que “los acon­te­ci­mien­tos de es­ta se­ma­na de­mues­tran cla­ra­men­te la ne­ce­si­dad de que desa­rro­lle­mos es­tán­da­res y prin­ci­pios más es­pe­cí­fi­cos so­bre los que se pue­da po­ner de acuer­do la co­mu­ni­dad científica in­ter­na­cio­nal”.

“Coo­pe­ra­ré ple­na­men­te con to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre mi tra­ba­jo”, ase­gu­ra el cien­tí­fi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.