Cam­pa­ña pa­ra que un vio­la­dor no vea al ni­ño fru­to de la agre­sión

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - LON­DRES Re­dac­ción

Una mu­jer bri­tá­ni­ca que tu­vo un hi­jo, fru­to de una vio­la­ción, ini­ció el miér­co­les una cam­pa­ña en las re­des so­cia­les pa­ra cam­biar la ley que per­mi­te al pa­dre ejer­cer su de­re­cho de pa­ter­ni­dad. Sammy Wood­hou­se ha ob­te­ni­do en dos días 250.000 fir­mas de apo­yo.

“Des­pués de re­cons­truir mi vi­da, me obli­ga­ron a re­vi­vir el trau­ma nue­va­men­te el año pa­sa­do cuan­do los tri­bu­na­les di­je­ron que mi abu­sa­dor po­día pe­dir vi­si­tas a mi hi­jo”, arran­ca el tex­to de la pe­ti­ción de Wood­hou­se. “Es por eso –con­ti­núa– que es­toy pi­dien­do un cam­bio en la ley, una sim­ple en­mien­da a la ley de la In­fan­cia de 1989 que prohi­bi­ría que cual­quier hom­bre con un hi­jo con­ce­bi­do por vio­la­ción so­li­ci­te ac­ce­so o de­re­chos so­bre el ni­ño”.

El pa­dre bio­ló­gi­co de su hi­jo es­tá pre­so en la cár­cel de Rot­her­ham, en South Yorks­hi­re (In­gla­te­rra) des­de el 2016, con­de­na­do a 35 años por más de 50 de­li­tos de vio­la­ción y abu­sos in­fan­ti­les.

Re­cien­te­men­te, los asis­ten­tes so­cia­les le in­for­ma­ron de la po­si­bi­li­dad de co­no­cer a su hi­jo bio­ló­gi­co que na­ció a con­se­cuen­cia de la agre­sión a Wood­hou­se cuan­do es­ta te­nía 14 años. Se­gún la víc­ti­ma, los asis­ten­tes mu­ni­ci­pa­les tam­bién se pu­sie­ron en con­tac­to con ella pa­ra in­for­mar­le de es­te pro­ce­di­mien­to.

La ley in­di­ca que, in­de­pen­dien­te­men­te de su res­pon­sa­bi­li­dad pa­ren­tal, los pa­dres pue­den re­ci­bir no­ti­cias de la crian­za e in­clu­so to­mar de­ci­sio­nes so­bre cues­tio­nes cru­cia­les del me­nor. No sig­ni­fi­ca, sin em­bar­go, que le asis­ta un de­re­cho au­to­má­ti­co de vi­si­tas. Cual­quier so­li­ci­tud pa­sa pre­via­men­te por un tri­bu­nal que eva­lúa los ries­gos y el bie­nes­tar del ni­ño cuan­do el pro­ge­ni­tor ha co­me­ti­do de­ter­mi­na­dos de­li­tos.

Wood­hou­se di­jo sen­tir­se con­mo­cio­na­da y re­vic­ti­mi­za­da por es­tos he­chos. “Es un pe­li­gro pa­ra mí, pa­ra mi hi­jo y pa­ra otros ni­ños”, afir­mó. El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia del Reino Uni­do ase­gu­ró ayer que se ha­rán es­fuer­zos ur­gen­tes pa­ra “abor­dar los erro­res en es­te ca­so”.

La im­pul­so­ra, una mu­jer bri­tá­ni­ca vio­la­da a los 14 años, pi­de un cam­bio en la ley de la In­fan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.