Fran­cia prohí­be la vio­len­cia fí­si­ca y ver­bal ha­cia los hi­jos

La re­vi­sión del Có­di­go Ci­vil es “pe­da­gó­gi­ca”, sin san­cio­nes

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - EU­SE­BIO VAL Pa­rís. Co­rres­pon­sal

Los ca­che­tes o bofetadas oca­sio­na­les de los pa­dres a los hi­jos de­ma­sia­do re­vol­to­sos no ten­drán –por aho­ra– con­se­cuen­cias pe­na­les en Fran­cia, pe­ro sí es­ta­rán pros­cri­tos en el Có­di­go Ci­vil. Se tra­ta de ade­cuar la le­gis­la­ción fran­ce­sa a lo que es nor­ma muy ma­yo­ri­ta­ria en la Unión Eu­ro­pea. La in­ten­ción es “pe­da­gó­gi­ca”, de rom­per con cos­tum­bres muy arrai­ga­das, y no se pre­vén san­cio­nes.

La Asam­blea Na­cio­nal se dis­po­nía a apro­bar ano­che, por am­plia ma­yo­ría, una mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 371-1 del Có­di­go Ci­vil pa­ra es­ta­ble­cer que “los ti­tu­la­res de la au­to­ri­dad pa­ren­tal la ejer­cen sin vio­len­cia” y “no de­ben usar an­te un ni­ño me­dios ta­les co­mo la vio­len­cia fí­si­ca, ver­bal o psi­co­ló­gi­ca, los cas­ti­gos cor­po­ra­les y la hu­mi­lla­ción”. El cam­bio le­gis­la­ti­vo de­be­rá ser lue­go con­sen­sua­do y ratificado por el Se­na­do. La ini­cia­ti­va in­clu­ye tam­bién el re­que­ri­mien­to al Go­bierno pa­ra que, an­tes de sep­tiem­bre del pró­xi­mo año, pre­sen­te un in­for­me so­bre el es­ta­do de “las vio­len­cias edu­ca­ti­vas” en Fran­cia y eva­lúe qué ne­ce­si­da­des hay pa­ra au­men­tar la sen­si­bi­li­dad de los pa­dres y de los pro­fe­sio­na­les que tra­tan con los ni­ños.

La pro­pues­ta la ha pre­sen­ta­do la dipu­tada Maud Pe­tit, del gru­po cen­tris­ta Mo­vi­mien­to De­mó­cra­ta (Mo­Dem), alia­do del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron. Se tra­ta de un pro­ble­ma que se vie­ne dis­cu­tien­do des­de ha­ce mu­chos años y que siem­pre ha sus­ci­ta­do la opo­si­ción de quie­nes creen que le­gis­lar so­bre ta­les con­duc­tas, en el seno de la fa­mi­lia, su­po­ne una in­je­ren­cia ex­ce­si­va en la vi­da pri­va­da de las per­so­nas y en la for­ma en que los pa­dres edu­can a los hi­jos.

Lo que es­tá a de­ba­te, y en el es­pí­ri­tu de los pro­mo­to­res de la mo­di­fi­ca­ción le­gis­la­ti­va, son los azo­tes li­ge­ros y las re­pri­men­das ora­les, que pue­den in­cluir hu­mi­lla­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. Los lí­mi­tes, cla­ro es­tá, son sub­je­ti­vos. El Có­di­go Pe­nal ya se ocu­pa, ló­gi­ca­men­te, de agre­sio­nes más gra­ves, so­bre to­do cuan­do se pro­du­cen de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca.

La po­tes­tad de los pa­dres de pe­gar oca­sio­nal­men­te a un hi­jo pa­ra im­po­ner dis­ci­pli­na se ha acep­ta­do en la ju­ris­pru­den­cia fran­ce­sa co­mo una de­ri­va­ción del “de­re­cho de co­rrec­ción”, he­re­da­do del Có­di­go Ci­vil de 1804, du­ran­te la épo­ca de Na­po­león Bo­na­par­te.

Se­gún da­tos de la Fun­da­ción por la In­fan­cia, el 85% de los pa­dres fran­ce­ses aún re­cu­rre de vez en cuan­do a las lla­ma­das “vio­len­cias edu­ca­ti­vas”. El país ga­lo ha si­do re­pren­di­do va­rias ve­ces por el Con­se­jo de Eu­ro­pa y por la co­mi­sión de In­fan­cia de la ONU por no ha­ber le­gis­la­do en la ma­te­ria. Son ya 54 los Es­ta­dos que han ac­tua­do en sus le­yes pa­ra eli­mi­nar es­tos cas­ti­gos in­fan­ti­les. Ne­pal fue el úl­ti­mo. En la Unión Eu­ro­pea fal­tan cin­co en ha­cer­lo de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta. Ade­más de Fran­cia, si­guen en la lis­ta ne­gra Bél­gi­ca, el Reino Uni­do, Ita­lia, Che­quia y Es­lo­va­quia.

La me­di­da fran­ce­sa tie­ne el apo­yo de las mi­nis­tras de Sa­ni­dad, de Jus­ti­cia y de Igual­dad, así co­mo de la es­po­sa del pre­si­den­te, Bri­git­te Ma­cron, que era pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra. En­tre sus opo­nen­tes se en­cuen­tran dipu­tados de Los Re­pu­bli­ca­nos (de­re­cha), co­mo Xa­vier Bre­ton o Marc Le Fur. Pien­san que el Par­la­men­to no pue­de lle­gar tan le­jos pa­ra di­ri­gir la vi­da de las fa­mi­lias, que es un pa­so inú­til e in­ne­ce­sa­rio, con el pe­li­gro aña­di­do de que ha­ya ni­ños ten­ta­dos a de­nun­ciar a los pa­dres. La dipu­tada Pe­tit, en cam­bio, ar­gu­men­tó que, aun ad­mi­tien­do que la edu­ca­ción de un ni­ño pue­de ser di­fí­cil, por “la fa­ti­ga, el mie­do o la exas­pe­ra­ción an­te cier­tos com­por­ta­mien­tos”, “la vio­len­cia no es un mo­do de edu­ca­ción, no ex­pli­ca na­da y no re­suel­ve na­da”.

La re­vi­sión del Có­di­go Ci­vil, de la épo­ca de Na­po­león, acer­ca a Fran­cia a la ma­yo­ría de los so­cios en la UE

-/AFP

Ni­ños y adul­tos jue­gan con pom­pas de ja­bón en el ex­te­rior del Mu­seo del Lou­vre de Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.