El eco de la re­vo­lu­ción es­par­ta­quis­ta

Ale­ma­nia re­cuer­da el ase­si­na­to ha­ce cien años de Karl Liebk­necht y Ro­sa Lu­xem­burg, fi­gu­ras mí­ti­cas de la iz­quier­da

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ

Al ter­mi­nar en no­viem­bre de 1918 la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se ges­tó en la de­rro­ta­da Ale­ma­nia una re­vo­lu­ción. En los fríos días de enero de ha­ce aho­ra un si­glo, en las ca­lles de Ber­lín hu­bo ba­rri­ca­das, dis­pa­ros y muer­tos; y ca­ye­ron ase­si­na­dos dos per­so­na­jes mí­ti­cos de la iz­quier­da: Karl Liebk­necht y Ro­sa Lu­xem­burg, lí­de­res de la Li­ga Es­par­ta­quis­ta y del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ale­ma­nia (KPD). Ma­ña­na se cum­plen cien años del cri­men. Cuan­do la re­vuel­ta ya ha­bía fra­ca­sa­do, el 15 de enero de 1919, sol­da­dos del Frei­korps –mi­li­cias pro­ce­den­tes del ejér­ci­to im­pe­rial, que con­ser­va­ron las ar­mas al re­gre­sar a Ale­ma­nia tras el ar­mis­ti­cio– apre­sa­ron y ma­ta­ron a Liebk­necht y Lu­xem­burg.

Ca­da año en el aniver­sa­rio, la iz­quier­da les ho­me­na­jea con una ma­ni­fes­ta­ción has­ta el ce­men­te­rio ber­li­nés de Frie­drichs­fel­de, don­de es­tán en­te­rra­dos. Así, ayer des­fi­la­ron ba­jo la llu­via mi­les de per­so­nas por­tan­do flo­res y ban­de­ras ro­jas.

Ale­ma­nia re­cuer­da es­tos días con ex­po­si­cio­nes y con­fe­ren­cias aque­lla re­vo­lu­ción que to­có mu­chas ciu­da­des, en las que obre­ros y sol­da­dos for­ma­ban jun­tas po­pu­la­res que co­exis­tían con la vie­ja ad­mi­nis­tra­ción im­pe­rial, en un cli­ma de al­ta ten­sión y en­fren­ta­mien­to por el po­der. Ber­lín co­mo ca­pi­tal fue es­ce­na­rio de su­ce­sos san­grien­tos y de­ci­si­vos.

“La me­mo­ria his­tó­ri­ca so­bre la re­vo­lu­ción era ló­gi­ca­men­te dis­tin­ta du­ran­te la gue­rra fría; has­ta los años se­sen­ta, en la Ale­ma­nia oc­ci­den­tal se veía co­mo un in­ten­to de es­ta­ble­cer una re­pú­bli­ca bol­che­vi­que, y en la Ale­ma­nia del Es­te era ca­si un mi­to fun­da­cio­nal”, ex­pli­ca el his­to­ria­dor Ger­not Schau­lins­ki, uno de los dos co­mi­sa­rios de la ex­po­si­ción Ber­lín 18/19. La lar­ga vi­da de la Re­vo­lu­ción de No­viem­bre, en el Mär­kis­ches Mu­seum, mu­seo de la his­to­ria de Ber­lín. “Lue­go eso cam­bió –aña­de Mar­tin Düs­pohl, el otro co­mi­sa­rio–. En la Ale­ma­nia oc­ci­den­tal em­pe­zó a ver­se tam­bién co­mo un mo­men­to his­tó­ri­co más de la lu­cha por las li­ber­ta­des y la de­mo­cra­ti­za­ción, y en la RDA se de­jó de la­do, por­que Sta­lin afir­mó que no ha­bía si­do una re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta”.

En pu­ri­dad, la re­vo­lu­ción em­pe­zó el 9 de no­viem­bre de 1918, con la ab­di­ca­ción del kái­ser Gui­ller­mo II por el desas­tre bé­li­co, y la de­sig­na­ción de un go­bierno pro­vi­sio­nal so­cial­de­mó­cra­ta a la es­pe­ra de elec­cio­nes. Ese mis­mo día 9, una mul­ti­tud aplau­dió la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca Ale­ma­na, rea­li­za­da por el so­cial­de­mó­cra­ta Phi­lipp Schei­de­mann des­de una ven­ta­na del Reichs­tag. Esa era la re­pú­bli­ca ofi­cial, pe­ro no la úni­ca que que­ría aflo­rar. Po­cas ho­ras des­pués, Karl Liebk­necht de­cla­ra­ba la Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta Li­bre de Ale­ma­nia des­de un bal­cón del pa­la­cio real (que ya no exis­te), y otras ma­sas aplau­die­ron.

Con la re­vo­lu­ción ru­sa en men­te,

En enero de 1919 el go­bierno pro­vi­sio­nal so­cial­de­mó­cra­ta usó mi­li­cias del Frei­korps pa­ra aplas­tar la re­vuel­ta

Lu­xem­burg, Liebk­necht y otros iz­quier­dis­tas fun­da­ron el 31 de di­ciem­bre de 1918 el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ale­ma­nia (KPD). An­tes, a fi­na­les de 1914, ellos mis­mos ha­bían crea­do la Li­ga Es­par­ta­quis­ta, así lla­ma­da por Es­par­ta­co, lí­der de la ma­yor re­be­lión de es­cla­vos del im­pe­rio ro­mano. Karl Liebk­necht, abo­ga­do, ha­bía si­do so­cial­de­mó­cra­ta, y la ju­día po­la­ca Ro­sa Lu­xem­burg era una bri­llan­te teó­ri­ca mar­xis­ta.

En enero de 1919 es­ta­lló en Ber­lín la re­vuel­ta. Sur­gió de mo­do es­pon­tá­neo, pe­ro ha que­da­do iden­ti­fi­ca­da con los es­par­ta­quis­tas, que se su­ma­ron pron­to pe­se a las du­das ini­cia­les de Karl y Ro­sa, que no creían dis­po­ner aún de fuer­zas su­fi­cien­tes.

La chis­pa fue la des­ti­tu­ción del je­fe de la po­li­cía, el iz­quier­dis­ta Emil Eich­horn. Gru­pos ar­ma­dos se echa­ron a la ca­lle, y ocu­pa­ron edi­fi­cios ofi­cia­les y re­dac­cio­nes de pe­rió­di­cos. Son fa­mo­sas las imá­ge­nes de gran­des bo­bi­nas de pa­pel pren­sa usa­das co­mo ba­rri­ca­das por los re­vo­lu­cio­na­rios. El Eje­cu­ti­vo so­cial­de­mó­cra­ta, de­seo­so de res­ta­ble­cer el or­den an­te las in­mi­nen­tes elec­cio­nes que da­rían lu­gar a la re­pú­bli­ca de Wei­mar, re­cu­rrió al Frei­korps pa­ra una re­pre­sión bru­tal.

Los com­ba­tes si­guie­ron has­ta la caí­da el 12 de enero del úl­ti­mo ba­luar­te re­vo­lu­cio­na­rio, la Je­fa­tu­ra de Po­li­cía. El día 15, Lu­xem­burg y Liebk­necht, am­bos de 47 años, fue­ron de­te­ni­dos por un co­man­do del Frei­korps cu­yo je­fe, Wal­de­mar Pabst, de­ci­dió eje­cu­tar­los, con res­pal­do tá­ci­to o ex­plí­ci­to del mi­nis­tro de De­fen­sa, el so­cial­de­mó­cra­ta Gus­tav Nos­ke. (La pre­si­den­ta del SPD, An­drea Nah­les, ad­mi­tió ha­ce po­co que era “pro­ba­ble” al­gún rol de Nos­ke en las muer­tes.) El ca­dá­ver de Karl aca­bó en una mor­gue, y Ro­sa, mor­tal­men­te he­ri­da o muer­ta, fue arro­ja­da a un ca­nal. Su cuer­po apa­re­ció cin­co me­ses des­pués. Los crí­me­nes que­da­ron im­pu­nes.

Así, con el con­cur­so de mi­li­cias que apun­ta­ban ya ras­gos de ex­tre­ma de­re­cha, arran­có la re­pú­bli­ca de Wei­mar. La so­cial­de­mo­cra­cia ha­bía aplas­ta­do una re­vo­lu­ción –cien­tos de co­mu­nis­tas fue­ron eje­cu­ta­dos–, pe­ro la re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca su­cum­bi­ría más tar­de al na­zis­mo.

MI­CHE­LE TANTUSSI / GETTY

Ma­ni­fes­tan­tes iz­quier­dis­tas, ayer en Ber­lín; la pan­car­ta con las efi­gies de Liebk­necht y Lu­xem­burg di­ce: “¡A pe­sar de to­do es­to!”

CULTURE CLUB / GETTY

Es­par­ta­quis­tas en ba­rri­ca­das de ro­llos de pa­pel pren­sa (Ber­lín, 1919)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.