Las tra­ge­dias no se ocul­tan

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - GON­ZA­LO ARA­GO­NÉS La me­mo­ria.

El sub­ma­rino nu­clear Kursk se hun­dió en el año 2000 con 118 tri­pu­lan­tes a bor­do. En el 2002 un gru­po te­rro­ris­ta che­cheno se­cues­tró a mil per­so­nas en el tea­tro Du­brov­ka y la cri­sis se sal­dó con más de 170 muer­tos y 700 he­ri­dos. Dos años des­pués, otro gru­po yiha­dis­ta del Cáu­ca­so cau­só una ma­sa­cre en un co­le­gio de Bes­lán. Pe­ro el pa­sa­do 7 de enero, en un enor­me car­tel cro­no­ló­gi­co del pa­be­llón Ru­sia, mi his­to­ria, en el po­pu­lar re­cin­to fe­rial de la VDNJ de Mos­cú, es­tos trá­gi­cos he­chos ha­bían des­apa­re­ci­do.

Uno de los vi­si­tan­tes de ese día, Ale­xéi Shi­vrin, se sor­pren­dió al ver que se ha­bían ta­pa­do con pa­pel o cin­ta ad­he­si­va blan­cos cua­tro acon­te­ci­mien­tos de es­te si­glo XXI. Hi­zo fo­tos del car­tel y las pu­bli­có en su pá­gi­na de Fa­ce­book. Con­tac­ta­do por

La Van­guar­dia a tra­vés de la red so­cial, ex­pli­ca: “Mi no­via y yo lle­ga­mos a esa ex­po­si­ción de for­ma ca­sual. Era el úni­co car­tel don­de ha­bía he­chos ta­pa­dos”. De he­cho, no se ha­bría per­ca­ta­do si no es­tu­vie­sen ta­pa­dos de esa ex­tra­ña for­ma, ase­gu­ra.

El men­sa­je que de­jó en la red se ha he­cho vi­ral. “¿Quién adi­vi­na esos cua­tro he­chos?”, se pre­gun­ta en el tex­to que acom­pa­ña al post. En­se­gui­da, los usua­rios de in­ter­net han da­do la res­pues­ta y en­tre ellos han sur­gi­do du­das so­bre si ha­bría al­gu­na ra­zón pa­ra eli­mi­nar esos even­tos de la vis­ta del pú­bli­co. “No co­noz­co el mo­ti­vo por el que al­guien pu­so esas pe­ga­ti­nas blan­cas, so­lo sé que los vi así”, di­ce Shi­vrin a es­te dia­rio.

En­tre el pri­mer y el se­gun­do man­da­to de Vla­dí­mir Pu­tin co­mo pre­si­den­te se ha­bía ta­pa­do la tra­ge­dia del Kursk y lo que su­ce­dió en oc­tu­bre del 2002, cuan­do un gru­po de te­rro­ris­tas che­che­nos se­cues­tró a ca­si mil per­so­nas que asis­tían en el tea­tro Du­brov­ka de Mos­cú al mu­si­cal Nord-Ost, y don­de hu­bo 170 muer­tos. Más aba­jo tam­po­co se po­día leer que en un co­le­gio de Bes­lán (Ose­tia del Nor­te) fa­lle­cie­ron 334 per­so­nas tras el ata­que de otro co­man­do yiha­dis­ta el pri­mer día de cla­se, el 1 de sep­tiem­bre de 2004.

La cronología se­guía con la pre­si­den­cia de Di­mi­tri Med­vé­dev (2008-2012) y con otra fe­cha ta­pa­da, que co­rres­pon­día a la gue­rra que Ru­sia y Geor­gia li­bra­ron en agos­to del 2008 en la pro­vin­cia re­bel­de geor­gia­na de Ose­tia del Sur.

La po­lé­mi­ca ha lle­ga­do tam­bién a la blo­gos­fe­ra ru­sa re­la­cio­na­da con Ucra­nia. La ver­sión elec­tró­ni­ca del ta­bloi­de Se­godn­ya de Kíev re­pro­du­ce el men­sa­je ori­gi­nal y afir­ma: “Así es có­mo en la Fe­de­ra­ción Ru­sa bo­rran la his­to­ria in­ne­ce­sa­ria”. Des­de que en el 2014 Ru­sia se que­dó con la pe­nín­su­la de Cri­mea y es­ta­lló la gue­rra tras su in­va­sión del es­te ucra­niano, en Kíev se acu­sa a Mos­cú de in­ten­tar re­es­cri­bir la his­to­ria por mo­ti­vos po­lí­ti­cos.

La or­ga­ni­za­ción del pro­yec­to Ru­sia, mi his­to­ria ase­gu­ra que no tie­ne na­da que ver con lo ocu­rri­do. Su por­ta­voz, Ale­xán­der Ta­rá­sov, su­gie­re que po­dría ha­ber­lo he­cho al­guien ex­terno a la ex­po­si­ción. El ca­nal es­ta­tal Ros­si­ya 24 ha emi­ti­do un re­por­ta­je in­ci­dien­do en es­ta mis­ma te­sis. Se­gún Ta­rá­sov, el car­tel se en­cuen­tra en un lu­gar apar­ta­do, jun­to al guar­da­rro­pa, y no for­ma par­te de la zo­na de ex­po­si­ción. “Lo con­si­de­ra­mos co­mo un aña­di­do. Por eso cuan­do vi­mos que en in­ter­net se ha­bla­ba ac­ti­va­men­te de es­to nos sor­pren­di­mos”, ha in­di­ca­do. Ade­más, los te­mas allí men­cio­na­dos sí se desa­rro­llan am­plia­men­te en la ex­po­si­ción mul­ti­me­dia del pro­yec­to, con “un stand in­di­vi­dual de­di­ca­do a la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo”. Se­gún es­te por­ta­voz, “se ha ini­cia­do una in­ves­ti­ga­ción ofi­cial so­bre el car­tel. Es­tu­dia­mos va­rias ver­sio­nes, in­clui­da una in­ter­ven­ción ex­te­rior y una pro­vo­ca­ción”. Los pa­pe­les que ta­pa­ban las tra­ge­dias re­cien­tes ya se han re­ti­ra­do del ta­blón.

“No hay que ocul­tar nin­gu­na pá­gi­na de nues­tra his­to­ria, sea he­roi­ca o trá­gi­ca. To­do for­ma par­te de nues­tra his­to­ria con­ti­nua. De los erro­res, de los he­chos trá­gi­cos, apren­de­mos. Es­to de lo que aho­ra se ha­bla en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es pro­ba­ble­men­te una bro­ma de mal gus­to o una pro­vo­ca­ción”, de­cía Mi­jaíl Miag­kov, di­rec­tor cien­tí­fi­co de la So­cie­dad his­tó­ri­ca-mi­li­tar de Ru­sia.

Ocul­tar las tra­ge­dias sí era al­go ha­bi­tual en tiem­pos de la URSS. En esos años, cuan­do el ré­gi­men co­mu­nis­ta con­tro­la­ba una co­mu­ni­ca­ción a la que por su­pues­to to­da­vía no ha­bía lle­ga­do in­ter­net, se ocul­ta­ron tra­ge­dias de to­do ti­po. La más co­no­ci­da es la ca­tás­tro­fe nu­clear de Cher­nó­bil, de 1986, en que las au­to­ri­da­des tar­da­ron dos días en eva­cuar a la po­bla­ción y una se­ma­na en con­tar al mun­do lo su­ce­di­do. Tam­bién se ocul­tó la pri­me­ra ca­tás­tro­fe ra­diac­ti­va de la URSS, la ocu­rri­da en 1957 en la cen­tral nu­clear de Ma­yak, en Che­liá­binsk; o el ac­ci­den­te de 1960 en la zo­na de prue­bas del cos­mó­dro­mo de Bai­ko­nur, mien­tras se pre­pa­ra­ba el lan­za­mien­to del pro­to­ti­po de un mi­sil.

Del cho­que en 1979 de dos avio­nes de pa­sa­je­ros, uno que ha­cía la ru­ta Che­liá­binsk-Kis­hi­niov y otro la Tash­kent-Minsk, no se ha­bría pu­bli­ca­do na­da si en­tre sus 178 víc­ti­mas no hu­bie­ra es­ta­do to­da la plan­ti­lla del club de fút­bol Paj­ta­kor-Tash­kent, de pri­me­ra di­vi­sión. Tam­po­co se die­ron no­ti­cias en el mo­men­to del ac­ci­den­te del cru­ce­ro flu­vial Ale­xán­der Su­vó­rov, que en 1983 cho­có con un puen­te a la al­tu­ra de Uliá­novsk, de­cla­ra­da in­me­dia­ta­men­te ciu­dad ce­rra­da; o del cho­que de dos tre­nes en Ufá en 1989.

Los res­pon­sa­bles de ‘Ru­sia, mi his­to­ria’ apun­tan a que al­guien qui­so pro­vo­car el con­flic­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.