La era de la in­cer­ti­dum­bre

La in­sa­tis­fac­ción con la eco­no­mía y los re­ce­los sub­te­rrá­neos so­bre la in­mi­gra­ción im­pul­san la desafec­ción y el po­pu­lis­mo

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - CAR­LES CAS­TRO

Do­nald Trump es un mal pa­dre, un ma­ri­do te­rro­rí­fi­co y el ti­po ho­rri­ble que te jo­de la vi­da”. Son pa­la­bras de Ste­ve Ban­non, ideó­lo­go del na­cio­nal­po­pu­lis­mo y an­ti­guo es­tra­te­ga je­fe del ac­tual pre­si­den­te de EE.UU. Pe­ro pe­se a se­me­jan­tes cre­den­cia­les, la vic­to­ria de Trump y su mu­ro de fal­se­da­des res­pon­dió tan­to a la hí­per­mo­vi­li­za­ción del vo­tan­te con­ser­va­dor (del que ob­tu­vo un mi­llón de vo­tos más que su pre­de­ce­sor re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush) co­mo a la hi­ber­na­ción del elec­tor pro­gre­sis­ta (que de­jó a Hi­llary Clin­ton con cua­tro mi­llo­nes de pa­pe­le­tas me­nos de las que ob­tu­vo Oba­ma). Y to­do eso ocu­rrió cuan­do la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na ha­bía de­ja­do muy atrás la re­ce­sión y cre­cía inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de el 2010.

Ac­tual­men­te, la eco­no­mía es­pa­ño­la lle­va 17 tri­mes­tres de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do (lo ha­ce des­de me­dia­dos del 2014) y só­lo en el úl­ti­mo año el nú­me­ro de em­pleos ha au­men­ta­do en más de me­dio mi­llón. Sin em­bar­go, se­gún el úl­ti­mo ba­ró­me­tro del CIS, más del 50% de los es­pa­ño­les juz­ga ne­ga­ti­va­men­te la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y me­nos de un 5% la con­si­de­ra bue­na. Cier­ta­men­te, las opi­nio­nes ne­ga­ti­vas han caí­do en más de 40 pun­tos con res­pec­to al peor mo­men­to del an­te­rior go­bierno del PP, en el 2013, pe­ro las per­cep­cio­nes po­si­ti­vas han cre­ci­do úni­ca­men­te en al­go me­nos de cua­tro pun­tos. De he­cho, las opi­nio­nes po­si­ti­vas se si­túan hoy por de­ba­jo de las de di­ciem­bre de 1994, cuan­do la an­te­rior cri­sis eco­nó­mi­ca to­có fon­do y el des­em­pleo em­pe­zó a re­du­cir­se en unas po­cas dé­ci­mas (tras al­can­zar una ta­sa de pa­ro que su­po­nía ca­si diez pun­tos más que aho­ra, que ha caí­do al 14,5%). En aquel mo­men­to, las per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas so­bre la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca eran ca­si idén­ti­cas a las ac­tua­les.

La me­jor prue­ba de que esas sen­sa­cio­nes

2008 ¿Cree que la in­mi­gra­ción es po­si­ti­va pa­ra Es­pa­ña?

¿Cree que la edu­ca­ción no em­peo­ra aun­que ha­ya mu­chos in­mi­gran­tes? ¿Cree que los in­mi­gran­tes abu­san de la sa­ni­dad gra­tui­ta?

¿Cree que los in­mi­gran­tes re­ci­ben más ayu­das es­co­la­res?

¿Cree que los in­mi­gran­tes re­ci­ben del Es­ta­do más de lo que apor­tan?

Por­cen­ta­je de es­pa­ño­les que ven la in­mi­gra­ción co­mo un pro­ble­ma

1995 2000 2002 2004

10,4%

1,5%

1996

28,5% Bue­na o muy bue­na

Re­gu­lar

Ma­la o muy ma­la

Me­jor

Igual

Peor

28,5%

2000

31,3%

2006 2008

34,6%

2010

28,4%

46%

2012

...las per­so­nas ma­yo­res

2014

Se­gún el

17%

...los des­em­plea­dos

24%

...los in­mi­gran­tes

2016

par­ti­do

58% ne­ga­ti­vas so­bre la eco­no­mía son hoy ge­nui­nas se ha­lla en un indicador iné­di­to: el por­cen­ta­je de vo­tan­tes del par­ti­do en el Go­bierno que coin­ci­den en ca­li­fi­car de in­sa­tis­fac­to­ria la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es si­mi­lar a la me­dia e in­clu­so es­tá por en­ci­ma del que ex­hi­ben los elec­to­res de la opo­si­ción de cen­tro­de­re­cha. En de­fi­ni­ti­va, la eco­no­mía se ha re­cu­pe­ra­do, pe­ro de­ma­sia­da gen­te –in­clui­da bue­na par­te de la cla­se me­dia– no lo no­ta (y pa­de­ce la pre­ca­rie­dad y los ba­jos sa­la­rios).

La ré­pli­ca en el plano ins­ti­tu­cio­nal (con par­ti­dos man­cha­dos por la co­rrup­ción y em­bar­ca­dos en es­tra­te­gias bur­da­men­te elec­to­ra­lis­tas) se apre­cia en una per­cep­ción ne­ga­ti­va de la si­tua­ción po­lí­ti­ca que al­can­za a tres de ca­da cua­tro con­sul­ta­dos (una mag­ni­tud no muy dis­tin­ta de la que se re­gis­tra­ba en la eta­pa fi­nal de Ra­joy). Y aun­que la in­quie­tud an­te la co­rrup­ción se ha re­du­ci­do a me­nos de la mi­tad de la que se ex­pre­sa­ba en los com­pa­ses más crí­ti­cos del an­te­rior go­bierno, los par­ti­dos y sus lí­de­res se han con­ver­ti­do aho­ra en la se­gun­da preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les, con una ta­sa de men­cio­nes del 30%.

Sin em­bar­go, el pro­pio es­ce­na­rio po­lí­ti­co se ha en­car­ga­do de con­fir­mar la pro­fun­di­dad del ma­les­tar, con un re­sul­ta­do en An­da­lu­cía que guar­da si­mi­li­tu­des fun­cio­na­les con la convulsión ame­ri­ca­na: el vo­to con­ser­va­dor se ha mo­vi­li­za­do has­ta el úl­ti­mo su­fra­gio (y en el ca­so an­da­luz ha de­ri­va­do un 20% de su ma­sa elec­to­ral ha­cia la ul­tra­de­re­cha xe­nó­fo­ba de Vox, que rozó el 11% de las pa­pe­le­tas) mien­tras que el elec­to­ra­do del cen­tro a la iz­quier­da ha en­tra­do en una fa­se de hi­ber­na­ción y des­mo­vi­li­za­ción (con la de­ser­ción de ca­si 700.000 vo­tan­tes, en su ma­yo­ría a la abs­ten­ción). Asi­mis­mo, las pos­te­rio­res en­cues­tas pa­ra el con­jun­to de Es­pa­ña au­gu­ran por­cen­ta­jes si­mi­la­res de apo­yo a la ex­tre­ma de­re­cha. Es más: un 14% de los an­da­lu­ces con­si­de­ra­ba ha­ce un año (el son­deo de es­te oto­ño aún no se ha di­vul­ga­do) que en Es­pa­ña ten­dría bas­tan­te acep­ta­ción un par­ti­do xe­nó­fo­bo, mien­tras que en el con­jun­to del país esa ci­fra su­pe­ra­ba ya el 20% de los con­sul­ta­dos.

A par­tir de ahí, es inevi­ta­ble pre­gun­tar­se si el fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción tie­ne al­go qué ver con lo que es­tá ocu­rrien­do, más allá del con­flic­to ca­ta­lán o del opor­tu­nis­mo que ro­dea la vi­da po­lí­ti­ca. Y al­gu­nas ci­fras re­ve­lan que la reali­dad es me­nos apa­ci­ble de lo que su­gie­ren las apa­rien­cias. Pa­ra em­pe­zar, la preo­cu­pa­ción por la in­mi­gra­ción se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro en po­cos me­ses. Eso sí, co­mo no lle­ga ni a la mi­tad de la que se re­gis­tra­ba ha­ce una dé­ca­da, con­tri­bu­ye al es­pe­jis­mo que ge­ne­ra lo que se po­dría de­no­mi­nar la “hi­po­cre­sía de las en­cues­tas” (ver grá­fi­co ad­jun­to).

En es­te sen­ti­do, la in­mi­gra­ción es con­tem­pla­da hoy al­go más po­si­ti­va­men­te que diez años atrás. Sin em­bar­go, va­rias per­cep­cio­nes han em­peo­ra­do con re­la­ción al 2008: por ejem­plo, las re­la­ti­vas a los su­pues­tos abu­sos en la sa­ni­dad gra­tui­ta por par­te de los in­mi­gran­tes, al re­par­to de las ayu­das so­cia­les o al ba­lan­ce en­tre lo que apor­tan y re­ci­ben los ex­tran­je­ros. Y tam­po­co se di­lu­yen las sen­sa­cio­nes de agra­vio: la ma­yo­ría si­gue cre­yen­do que los in­mi­gran­tes re­ci­ben mu­chí­si­ma más aten­ción que los des­em­plea­dos o las per­so­nas ma­yo­res. La reali­dad qui­zás sea bien dis­tin­ta, pe­ro las per­cep­cio­nes man­dan en po­lí­ti­ca.

Y si se ob­ser­van los in­di­ca­do­res por re­cuer­do de vo­to, el desa­so­sie­go

Hoy la opi­nión so­bre la eco­no­mía, con un pa­ro del 14%, es si­mi­lar a la de 1994, cuan­do la cri­sis an­te­rior lo ele­vó al 24%

Las vi­sio­nes ne­ga­ti­vas so­bre la in­mi­gra­ción al­can­zan ci­fras ré­cord en­tre los an­ti­guos vo­tan­tes de PP o PSOE

mues­tra un sen­si­ble cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos diez años en­tre los vo­tan­tes de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos, con ta­sas por en­ci­ma del 50%. En con­cre­to, la sen­sa­ción de que los in­mi­gran­tes abu­san de la sa­ni­dad pú­bli­ca o re­ci­ben más de lo que apor­tan ha au­men­ta­do seis pun­tos en­tre los elec­to­res del PSOE o del PP. Y la per­cep­ción de que los ex­tran­je­ros lo­gran más ayu­das que los au­tóc­to­nos ha cre­ci­do en sie­te y 11 pun­tos, res­pec­ti­va­men­te, en­tre los vo­tan­tes so­cia­lis­tas y po­pu­la­res.

Qui­zás es­tas in­quie­tu­des sub­te­rrá­neas, su­ma­das a la cri­sis ca­ta­la­na y al des­cré­di­to de los par­ti­dos, ex­pli­quen que pre­sun­tos lí­de­res an­ti­po­lí­ti­cos que han vi­vi­do to­da su vi­da de los car­gos y las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas apa­rez­can an­te un sec­tor del elec­to­ra­do co­mo la so­lu­ción má­gi­ca al des­gas­te del sis­te­ma (y que, al mis­mo tiem­po, sus re­gre­si­vas pro­pues­tas no sa­quen de su obs­ti­na­do le­tar­go al res­to de los vo­tan­tes).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.