Res­pe­to a los Mos­sos d’Es­qua­dra

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Los Mos­sos d’Es­qua­dra han re­ci­bi­do una muy bue­na no­ti­cia en lo que va de 2019: el juz­ga­do nú­me­ro 22 de Bar­ce­lo­na ha archivado la cau­sa ins­trui­da por es­pio­na­je de per­so­na­li­da­des con­tra­rias al in­de­pen­den­tis­mo, una acu­sa­ción aso­cia­da a la que­ma –in­te­rrum­pi­da– de do­cu­men­ta­ción el 26 de oc­tu­bre del 2017, la vís­pe­ra de que el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya apro­ba­se –en ma­la ho­ra pa­ra to­dos– la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. El juez con­clu­ye que no exis­te fun­da­men­to pa­ra acu­sar de una de­ri­va de “po­li­cía po­lí­ti­ca” a los Mos­sos, rehenes des­de ha­ce ya de­ma­sia­dos me­ses de las con­vul­sio­nes po­lí­ti­cas, una pre­sión in­só­li­ta a la que nin­gún otro cuer­po po­li­cial eu­ro­peo se ve so­me­ti­da.

El cli­ma po­lí­ti­co de Ca­ta­lun­ya ha re­sul­ta­do ne­fas­to pa­ra uno de los pi­la­res de su au­to­go­bierno. Acu­sa­dos ale­gre­men­te des­de to­dos los án­gu­los –de­ma­sia­das ve­ces víc­ti­mas del fue­go ami­go–, los Mos­sos só­lo vie­nen re­ci­bien­do re­pro­ches, in­si­dias y acu­sa­cio­nes has­ta el pun­to de que su mo­ral es­tá le­jos, ló­gi­ca­men­te, de ser ele­va­da. En­fren­ta­dos a un au­men­to de la de­lin­cuen­cia en mu­chas zo­nas de Ca­ta­lun­ya, con una Bar­ce­lo­na ne­ce­si­ta­da más que nun­ca a fin de re­ver­tir una ten­den­cia ne­ga­ti­va en se­gu­ri­dad y con la in­vi­si­ble pe­ro om­ni­pre­sen­te ame­na­za del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, los Mos­sos d’Es­qua­dra ne­ce­si­tan –y por su la­bor así se lo me­re­cen– que to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos y la so­cie­dad en su con­jun­to ha­gan un re­set. No se pue­de, de for­ma per­ma­nen­te, po­ner en du­da su tra­ba­jo, sus ob­je­ti­vos y su pro­fe­sio­na­li­dad, con in­de­pen­den­cia de las con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas de ca­da uno de sus miem­bros, a las que tie­nen de­re­cho, con­for­me a las li­mi­ta­cio­nes que exis­ten al res­pec­to pa­ra to­dos los agen­tes po­li­cia­les en las de­mo­cra­cias. To­do lo que sea em­ba­rrar­los en las dispu­tas po­lí­ti­cas –bas­tan­te cau­ces tie­nen ya en la so­cie­dad, em­pe­zan­do por los par­la­men­tos y aca­ban­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o las re­des so­cia­les– só­lo ha­ce que per­ju­di­car su tra­ba­jo y, en con­se­cuen­cia, cau­sar un que­bran­to al ciu­da­dano. No es­tán los tiem­pos pa­ra dis­qui­si­cio­nes bi­zan­ti­nas en lo que a se­gu­ri­dad se re­fie­re, uno de los de­re­chos más re­le­van­tes en las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas jun­to a la sa­ni­dad y la en­se­ñan­za.

La Ge­ne­ra­li­tat ha crea­do y con­tro­la­do los Mos­sos d’Es­qua­dra des­de sus ini­cios, ha­ce ya más de trein­ta años, y tie­ne que ser la pri­me­ra de to­das las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do em­pe­ña­da en de­vol­ver a lo lar­go de es­te 2019 la mo­ral y do­sis de con­fian­za que en los úl­ti­mos tiem­pos se han re­ga­tea­do al cuer­po po­li­cial ca­ta­lán. To­dos los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lun­ya se me­re­cen unos Mos­sos res­pe­ta­dos y efi­ca­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.