Co­rreos ca­da vez re­par­te más pa­que­tes del co­mer­cio elec­tró­ni­co, de ma­ne­ra que al­gu­nos cer­ti­fi­ca­dos lle­gan fue­ra de pla­zo

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

No me cons­ta que nun­ca na­die ha­ya gra­ba­do en ca­ta­lán una de las can­cio­nes más fa­mo­sas que Ma­nuel Ale­jan­dro es­cri­bió pa­ra Rap­hael: “A ve­ces lle­gan car­tas”. Aque­lla que com­ple­ta­ba el tí­tu­lo con un se­gun­do ver­so tal que “con olor a es­pi­nas que no son ro­mán­ti­cas”. En to­do ca­so, se­ría una ban­da so­no­ra ideal pa­ra el día de hoy, úl­ti­ma jor­na­da de tra­ba­jo del re­fuer­zo de car­te­ros que Co­rreos ha con­tra­ta­do tem­po­ral­men­te pa­ra las fies­tas na­vi­de­ñas. Ma­ña­na vuel­ven al pa­ro una se­rie de car­te­ros oca­sio­na­les de los que no lla­ma­ban dos ve­ces, por más que sus com­pa­ñe­ros más ve­te­ra­nos se es­for­za­sen a trans­mi­tir­les una cier­ta no­ción de ofi­cio. Re­par­tir el co­rreo pos­tal es un ofi­cio mu­tan­te. Du­ran­te años, en la zo­na de Hor­ta don­de vi­vo ve­nía a re­par­tir el co­rreo Isi­dre, un car­te­ro na­ci­do en San­ta Co­lo­ma de Gra­me­net que te­nía (y tie­ne) el vi­cio de leer. Co­mo a me­nu­do me traía pa­que­tes con li­bros, ha­blá­ba­mos de ellos. Un día se me ocu­rrió ofre­cer­le al­guno de los vo­lú­me­nes que, pe­rió­di­ca­men­te, tie­nen que sa­lir de ca­sa pa­ra que pue­dan en­trar otros. Du­ran­te años, ca­da se­ma­na se lle­va­ba al­gu­nos. Al prin­ci­pio, pa­ra me­ro con­su­mo pro­pio, y pron­to pa­ra ir­los re­par­tien­do en­tre com­pa­ñe­ros de es­ta­fe­ta y gen­te del ba­rrio. Así es co­mo em­pe­cé a co­no­cer cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res de ve­ci­nos desconocidos: la ya­ya aman­te de la no­ve­la po­li­cia­ca, el en­co­fra­dor que cuan­do se rom­pió la pier­na leía na­rra­ti­va his­tó­ri­ca, el ve­cino de la otra ca­lle que es un repu­tado co­lec­cio­nis­ta de pun­tos de li­bro... El trá­fi­co de li­bros ce­só cuan­do cam­bia­ron a Isi­dre de zo­na, aun­que de vez en cuan­do aún me vi­si­ta. Re­cuer­do que cuan­do lle­ga­ba la épo­ca na­vi­de­ña iba de crá­neo con los bul­tos que al­gu­nos en­via­ban a sus fa­mi­lia­res des­pla­za­dos.

Aho­ra es dis­tin­to. Co­rreos ca­da vez re­par­te me­nos car­tas y más pa­que­tes es­tán­dar de co­mer­cio elec­tró­ni­co. En­tre Ama­zon y las em­pre­sas asiá­ti­cas se­pul­tan las es­ta­fe­tas con pa­que­tes de to­do ti­po, de mo­do que, cuan­do lle­gan es­tas fe­chas crí­ti­cas, por más per­so­nal de re­fuer­zo que con­tra­ten, aca­ban prio­ri­zan­do la pa­que­te­ría y las car­tas que­dan arrin­co­na­das. Las per­so­na­les ya no abun­dan, me­nos aún las ma­nus­cri­tas, pe­ro el sis­te­ma pos­tal se nu­tre de una mon­ta­ña de ejem­pla­res de la li­te­ra­tu­ra bu­ro­crá­ti­ca: ci­ta­cio­nes, san­cio­nes, ayu­das y papeleo cer­ti­fi­ca­do di­ver­so que, es­tas se­ma­nas de fu­ror na­vi­de­ño, han que­da­do en se­gun­do plano. Al­gu­nos, in­clu­so fue­ra de pla­zo. Co­rreos ha en­tra­do de lleno en la fa­se 3D de su his­to­ria. No es lo mis­mo re­par­tir so­bres ca­si de dos di­men­sio­nes que ha­cer de re­ca­de­ro de pro­duc­tos em­pa­que­ta­dos en el Es­te asiá­ti­co. En el ves­tí­bu­lo del su­per­mer­ca­do aho­ra don­de es­tu­vie­ron, pri­me­ro el ci­ne Dante y lue­go las mul­ti­sa­las Lau­ren Hor­ta, han pues­to uno de esos ar­ma­rios elec­tró­ni­cos de co­rreos don­de la gen­te va a bus­car los pa­que­tes que no le lle­gan a ca­sa. Es­toy ten­ta­do de abrir­lo un día con una pa­lan­ca pa­ra ver si al­gún car­te­ro sa­le del ar­ma­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.