In­tere­ses ciu­da­da­nos

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Pe­no­so, des­de mi pun­to de vis­ta, el pa­pel de los lí­de­res an­da­lu­ces de PP, Cs y Vox, ce­dien­do to­do el pro­ta­go­nis­mo del mer­ca­deo de in­ves­ti­du­ra a los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de sus par­ti­dos, más in­tere­sa­dos en po­si­cio­nar­se pa­ra otras ci­tas elec­to­ra­les que en los in­tere­ses de los an­da­lu­ces.

Vis­to lo vis­to, he lle­ga­do a la con­clu­sión de que quien me­jor de­fien­de los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos de una co­mu­ni­dad son los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas, sean in­de­pen­den­tis­tas, fe­de­ra­lis­tas o re­gio­na­lis­tas, pe­ro por lo me­nos son de ca­sa, con la sal­ve­dad de Ca­ta­lun­ya, en don­de, des­de que el pro­cés ocu­pa la ma­yor par­te de las ener­gías de los par­ti­dos, no se cum­ple la má­xi­ma que apun­to so­bre la de­fen­sa de los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos de la co­mu­ni­dad.

Por lo me­nos, el 50% de ellos así lo creen.

AÑATERVE SÁN­CHEZ

Sus­crip­tor Bar­ce­lo­na

in­dig­na­ción por­que CiU, que lo ha­bía su­pri­mi­do, en cum­pli­mien­to de una de sus más fir­mes pro­me­sas elec­to­ra­les, ce­día an­te la pre­sión de un so­cio de go­bierno y lo ins­tau­ra­ba de nue­vo. De­cía al fi­nal de di­cha car­ta: “No es via­ble go­ber­nar con al­guien que de las pie­dras del ca­mino só­lo ayu­da­rá a apar­tar las su­yas. En mi opi­nión, es­tán abo­ca­dos a unas nue­vas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das y, des­de lue­go, cuan­do se pro­duz­can, no cuen­ten con mi vo­to”.

Si es­te acuer­do se con­vier­te en fir­me, creo que lo di­cho, co­rre­gi­do y au­men­ta­do, si­gue sien­do to­tal­men­te vá­li­do.

EMILI SI­MÓN PADRÓS

Te­rras­sa

hu­ma­na cal o quins mè­rits s’han de te­nir per co­brar-los. Men­tres­tant una ma­jo­ria sem­bla con­dem­na­da a fei­nes mal pa­ga­des, tot i l’es­fo­rç que hi han es­me­rçat.

Els sous es­can­da­lo­sos no són jus­tos en cap de les nos­tres so­cie­tats con­di­cio­na­des per la pre­ca­rie­tat i man­ca­des d’un re­par­ti­ment més equi­ta­tiu. Pe­rò des de quan la so­cie­tat és jus­ta? Es tre­ba­lla per­què ho si­gui? De ve­ga­des sem­bla que es va­gi en con­tra di­rec­ció. Aquest es­tu­di ho de­mos­tra.

E.I. RO­DRÍ­GUEZ PITARQUE

To­rroe­lla de Mont­grí

Si el Con­sis­to­rio, los res­pon­sa­bles del or­den pú­bli­co o los po­lí­ti­cos son in­ca­pa­ces de en­con­trar una so­lu­ción a es­te con­flic­to (se­gún un pe­rió­di­co, tres de­lin­cuen­tes fue­ron arres­ta­dos y te­nían 50 an­te­ce­den­tes de­lic­ti­vos), los su­fri­dos ciu­da­da­nos no te­ne­mos otra op­ción que es­pe­rar que en las pró­xi­mas elec­cio­nes al­guien se pre­sen­te con un pro­gra­ma de mano du­ra con­tra los que ocu­pan las ca­sas que no son su­yas y los que las asal­tan, pa­ra vo­tar­les, sean quie­nes sean, por­que peor creo que no po­de­mos es­tar.

JOAN GRIERA LLAGOSTERA

Ma­ta­de­pe­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.