Vien­tres en ho­ras ba­jas

Tra­bas en Kíev pa­ra traer a Es­pa­ña a hi­jos na­ci­dos con ges­ta­ción su­bro­ga­da

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - JA­VIER RICOU

De cua­ren­ta mil eu­ros has­ta los cien­to trein­ta y un mil. Es la hor­qui­lla de la car­ta de pre­cios en las agen­cias que ofer­tan ma­ter­ni­da­des su­bro­ga­das. El cos­te de te­ner un hi­jo ges­ta­do en un vien­tre pres­ta­do de­pen­de­rá del país ele­gi­do pa­ra lle­var a ca­bo ese pro­ce­so (en Es­pa­ña es­tá prohi­bi­do) y del ti­po de ser­vi­cio con­tra­ta­do. Hay ofer­tas bá­si­cas y pa­que­tes pré­mium.

En Es­ta­dos Uni­dos, una ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da cues­ta el tri­ple de lo que se pa­ga, por ejem­plo, en Ucra­nia. Y el pre­cio se in­cre­men­ta o dis­mi­nu­ye en fun­ción de los ser­vi­cios aña­di­dos a la de­man­da. Pa­gan más aque­llas pa­re­jas que eli­gen a la mu­jer ges­tan­te o apun­tan el se­xo pre­fe­ri­do del be­bé. Y el pa­que­te tam­bién sa­le más o me­nos ca­ro si se op­ta por una clí­ni­ca pri­va­da, si se re­quie­re la ayu­da de una ni­ñe­ra, se eli­gen ofer­tas que in­clu­yen los gas­tos de trans­por­te, apar­ta­men­to u ho­te­les o de si se con­tra­tan se­gu­ros que cu­bran gas­tos mé­di­cos an­te po­si­bles com­pli­ca­cio­nes en el par­to.

Ana y Fer­nan­do, ve­ci­nos de Pa­len­cia, aca­ban de ser pa­dres con una de esas ofer­tas de la par­te ba­ja de la hor­qui­lla. El pa­sa­do 18 de di­ciem­bre na­ció en Kíev su hi­ja Al­ba me­dian­te un pro­ce­so de ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da por el que han pa­ga­do al­re­de­dor de 40.000 eu­ros.

Ucra­nia ha ga­na­do mu­chos pun­tos el úl­ti­mo año co­mo des­tino pre­fe­ri­do por ma­tri­mo­nios es­pa­ño­les que re­cu­rren a es­te pro­ce­so pa­ra ser pa­dres. ¿Las claves de ese éxi­to? El pre­cio –mu­cho más com­pe­ti­ti­vo que el de otros des­ti­nos co­mo EE.UU. (que si­gue sien­do el más de­man­da­do), Ca­na­dá o Geor­gia– y un ser­vi­cio y pres­ta­cio­nes que se han ga­na­do una fa­ma de se­rie­dad y ca­li­dad.

Pe­ro lo que apun­ta­ba co­mo un pa­raí­so pa­ra esas pa­re­jas que bus­can un vien­tre pres­ta­do tie­ne mu­chos nú­me­ros de con­ver­tir­se en un in­fierno. Ana y Fer­nan­do han que­da­do atra­pa­dos en Kíev al de­mo­rar­se en el Re­gis­tro Ci­vil Con­su­lar de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Ucra­nia los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der vol­ver a ca­sa con su hi­ja Al­ba. La mis­ma si­tua­ción la vi­ven otro me­dio cen­te­nar de ma­tri­mo­nios es­pa­ño­les “con hi­jos na­ci­dos en­tre fi­na­les de no­viem­bre y di­ciem­bre tras un pro­ce­so de ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da y que aún no han po­di­do vol­ver a ca­sa por­que esos ni­ños ca­re­cen de pa­sa­por­te”, re­ve­la Ana.

Esos ma­tri­mo­nios han pro­ta­go­ni­za­do los úl­ti­mos días ac­tos de pro­tes­ta an­te esa ofi­ci­na con­su­lar de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Kíev al sos­pe­char, con­ti­núa na­rran­do Ana, que esa de­mo­ra en la ob­ten­ción del pa­sa­por­te ne­ce­sa­rio pa­ra em­bar­car a sus hi­jos en avio­nes con des­tino a sus do­mi­ci­lios “res­pon­de a una es­tu­dia­da es­tra­te­gia del Go­bierno de Es­pa­ña pa­ra aca­bar con es­tos via­jes”.

Tiem­po atrás esa bu­ro­cra­cia se re­sol­vía con mu­cha más ce­le­ri­dad. Pe­ro to­do ha cam­bia­do des­de el pa­sa­do ve­rano y es­pe­cial­men­te des­de ha­ce dos me­ses. Esos re­cién es­tre­na­dos pa­dres en­cuen­tran hoy más tra­bas de las es­pe­ra­das cuan­do les en­tre­gan a sus hi­jos y de­ben de tra­mi­tar los pa­pe­les pa­ra ins­cri­bir­los co­mo pro­pios. Ana y el res­to de fa­mi­lias atra­pa­das aho­ra por es­ta si­tua­ción sos­pe­chan, asi­mis­mo, que la nue­va reali­dad vi­vi­da en Ucra­nia “bus­ca­ría tam­bién sem­brar el desáni­mo en­tre aque­llas pa­re­jas que es­tén pen­san­do en es­tos mo­men­tos ini­ciar uno de esos pro­ce­sos en Kíev”.

A es­tas fa­mi­lias no se les es­ca­pa que es­ta nue­va reali­dad que les ha to­ca­do vi­vir coin­ci­de con men­sa­jes muy cla­ros lan­za­dos por el ac­tual Go­bierno del PSOE, con­tra­rio a la ges­ta­ción su­bro­ga­da por en­ten­der que de­trás del le­gí­ti­mo de­seo de ser pa­dre o ma­dre se es­con­de un ne­go­cio que vul­ne­ra de­re­chos bá­si­cos de mu­je­res cuan­do es­tas acep­tan al­qui­lar sus vien­tres (es­te es un tér­mino que no gus­ta a las agen­cias que ac­túan co­mo in­ter­me­dia­rias) por pu­ra ne­ce­si­dad pa­ra su­pe­rar si­tua­cio­nes de po­bre-

Ucra­nia es el país de mo­da pa­ra ese pro­ce­so con unos pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos

Fer­nan­do y Ana, a la es­pe­ra de los pa­pe­les pa­ra vol­ver a ca­sa con su hi­ja na­ci­da ha­ce un mes

JAZZIRT / GETTY

En Kíev hay sie­te ma­ter­ni­da­des que atien­den par­tos de ges­ta­ción su­bro­ga­da; es uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos por pa­re­jas es­pa­ño­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.