El ca­ta­lán to­zu­do

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS -

Des­de el pun­to de vis­ta so­cial, el ca­ta­lán es una len­gua cu­rio­sa. Por el vo­lu­men de ha­blan­tes, los ex­per­tos la ca­li­fi­can de len­gua me­dia­na. Cuan­do se quie­re des­pre­ciar, hay quien di­ce que es una len­gua mi­no­ri­ta­ria, y si se ha­bla des­de el pun­to de vis­ta de al­gu­nas ac­tua­cio­nes po­lí­ti­cas –el ejem­plo más san­gran­te es la si­tua­ción pre­ca­ria que vi­ve en te­rri­to­rio fran­cés–, en­ton­ces se ca­li­fi­ca de len­gua mi­no­ri­za­da, que no quie­re de­cir que sea mi­no­ri­ta­ria, sino que se pre­ten­de em­pe­que­ñe­cer­la. Al­gu­nos ex­per­tos con­si­de­ran que el he­cho de que no ten­ga un Es­ta­do de­ci­di­da­men­te a fa­vor de su pre­ser­va­ción tam­bién la per­ju­di­ca. Eso no quie­re de­cir que sea ne­ce­sa­ria la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya, só­lo bas­ta­ría una po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca in­cues­tio­na­ble a fa­vor de la len­gua dé­bil.

Las cir­cuns­tan­cias que ha vi­vi­do du­ran­te el úl­ti­mo si­glo son de to­dos co­no­ci­das, y no ha si­do un ca­mino de ro­sas. Aho­ra coin­ci­den dos no­ti­cias que de­mues­tran que es una len­gua to­zu­da, “un fas­ti­dio” co­mo la ca­li­fi­can sus de­trac­to­res, por­que no só­lo so­bre­vi­ve a pe­sar de dic­ta­du­ras prohi­bi­cio­nis­tas y le­yes que la per­ju­di­can, sino que man­tie­ne una vi­ta­li­dad en­vi­dia­ble a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias. Y siem­pre gra­cias a la so­cie­dad ci­vil.

La pri­me­ra no­ti­cia es el cen­te­na­rio de

El día 8 la Vi­qui­pè­dia tui­teó: “He­mos al­can­za­do el ar­tícu­lo 600.000 con la bio­gra­fía de Pu­ra Ve­lar­de”

las pri­me­ras bi­blio­te­cas po­pu­la­res, crea­das por la Man­co­mu­ni­tat de Ca­ta­lun­ya, que pu­so la pri­me­ra se­mi­lla en cin­co po­bla­cio­nes: Valls, Olot, Sa­llent, Les Bor­ges Blan­ques y Ca­net de Mar. La ta­rea por la cul­tu­ra que lle­vó a ca­bo es­ta agru­pa­ción de las cua­tro dipu­tacio­nes ca­ta­la­nas im­pul­sa­da por En­ric Prat de la Ri­ba aún per­du­ra hoy. Si se bus­ca en la Vi­qui­pè­dia la en­tra­da de la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya, por ejem­plo, que abrió sus puer­tas en 1914, se lee: “La ma­yor par­te del ori­gen de esos fon­dos fue la so­cie­dad ci­vil. Se tra­ta de un ca­so atí­pi­co, ya que la gran ma­yo­ría de bi­blio­te­cas na­cio­na­les del res­to de Eu­ro­pa son el re­sul­ta­do de una trans­for­ma­ción de bi­blio­te­cas reales, de mo­nas­te­rios o de co­lec­cio­nes pri­va­das. En el ca­so de Ca­ta­lun­ya se tra­ta de una bi­blio­te­ca crea­da des­de ce­ro por la so­cie­dad ci­vil”.

La se­gun­da no­ti­cia tie­ne que ver jus­ta­men­te con la Vi­qui­pè­dia. Un tuit su­yo del día 8 de­cía: “He­mos al­can­za­do el ar­tícu­lo 600.000 con la bio­gra­fía de Pu­ra Ve­lar­de. La ha crea­do @xa­vi­degr a las 22.20 h en una dispu­ta con otros 5 ar­tícu­los en el mis­mo mi­nu­to”. La enciclopedia co­la­bo­ra­ti­va en ca­ta­lán es la vi­gé­si­ma del mun­do en nú­me­ro de ar­tícu­los y la se­gun­da, por de­trás de la ser­bia, en ca­li­dad de con­te­ni­dos, se­gún Wi­ki­me­dia (la in­gle­sa es la quin­ta, y la es­pa­ño­la, la no­ve­na). Y to­do, co­mo aque­lla bi­blio­te­ca for­ma­da con co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res –con Ga­ziel y otros coe­tá­neos lle­van­do los li­bros con una ca­rre­ti­lla–, gra­cias a la so­cie­dad ci­vil.

[email protected]­van­guar­dia.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.