Me­cha pren­di­da en Ca­sa­ri­che

La lo­ca­li­dad se­vi­lla­na se re­cu­pe­ra del in­ten­to de lin­cha­mien­to de un de­lin­cuen­te ru­mano que fue sor­pren­di­do mien­tras ro­ba­ba

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - ADOL­FO S. RUIZ

Du­ran­te unas ho­ras to­dos te­mie­ron que los su­ce­sos de ha­ce un año en la lo­ca­li­dad de Pe­dre­ra, con ata­ques a bie­nes pro­pie­dad de la co­mu­ni­dad ru­ma­na y que­ma de co­ches, pu­die­ran re­pe­tir­se en Ca­sa­ri­che, pe­ro al fi­nal to­do se que­dó “en hu­mo de pa­ja”, se­ña­la Fran­cis­co, que ha­bla con pri­sa mien­tras ca­mi­na ha­cia su tra­ba­jo. Un in­ten­to de lin­cha­mien­to a un de­lin­cuen­te de ori­gen ru­mano ha co­lo­ca­do a es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad de la Sie­rra Sur se­vi­lla­na en el ma­pa.

La no­che del do­min­go 6 de enero no se le ol­vi­da­rá nun­ca a Jo­sé Ma­nuel Ro­me­ro. Es­te ve­cino de una lo­ca­li­dad de cer­ca de seis mil ha­bi­tan­tes des­can­sa­ba en ca­sa, jun­to a su mu­jer y dos hi­jos, cuan­do es­cu­chó rui­dos en su do­mi­ci­lio. Al­guien es­ta­ba in­ten­tan­do ro­bar. Alar­ma­do, lla­mó a la po­li­cía lo­cal, que acu­dió con pres­te­za.

Los la­dro­nes, que eran dos, em­pren­die­ron en­ton­ces una hui­da a tra­vés de pa­tios y azo­teas, per­se­gui­dos por los guar­dias lo­ca­les y ve­ci­nos del pue­blo que se fue­ron unien­do a la cap­tu­ra.

Fi­nal­men­te, uno de los pre­sun­tos la­dro­nes se arro­jó a un pa­tio, pe­ro ya no pu­do con­ti­nuar por­que se le­sio­nó un to­bi­llo en la caí­da. El otro con­si­guió es­ca­par y aún hoy se en­cuen­tra en bus­ca y cap­tu­ra.

El he­ri­do fue re­clui­do en una ca­sa, ba­jo cus­to­dia de los agen­tes lo­ca­les. En la puer­ta se fue­ron con­cen­tran­do ve­ci­nos, en su ma­yo­ría jó­ve­nes del pue­blo, que exi­gían a los agen­tes lo­ca­les que les “en­tre­ga­ran a ellos al ru­mano”.

An­te el ca­riz de los acon­te­ci­mien­tos, la po­li­cía lo­cal pi­dió re­fuer­zos a la Guar­dia Ci­vil que, fi­nal­men­te, pu­so or­den. Uno de los par­ti­ci­pan­tes en la cap­tu­ra se­ña­la que “si no es por los pi­co­le­tos, hay al­gu­na des­gra­cia”.

Ca­sa­ri­che, la an­ti­gua Ven­tip­po de los tiem­pos de cel­tas e íbe­ros, es­tá muy cer­ca de Es­te­pa, Pe­dre­ra, Puen­te Ge­nil o La Ro­da de An­da­lu­cía, don­de exis­ten im­por­tan­tes co­lo­nias de ex­tran­je­ros, la ma­yor par­te de ellos pro­ce­den­tes de Ru­ma­nía, que en Ca­sa­ri­che su­man el 52% de la po­bla­ción fo­rá­nea.

“Nun­ca he­mos te­ni­do nin­gún pro­ble­ma con los ru­ma­nos, has­ta aho­ra”, se­ña­la Fá­ti­ma, que re­gen­ta un co­mer­cio en la lo­ca­li­dad. “El pro­ble­ma es la psi­co­sis”, aña­de, “por­que aho­ra se ha­bla mu­cho en la zo­na de un in­cre­men­to de los ro­bos en Es­te­pa o se re­cuer­da lo que pa­só en Pe­dre­ra. De ahí a acha­car la res­pon­sa­bi­li­dad de to­do lo que su­ce­de a los ru­ma­nos hay un pa­so muy pe­que­ño”, re­co­no­ce. Las ca­lles de Ca­sa­ri­che es­tán abier­tas al vien­to en es­ta fría ma­ña­na de in­vierno. Sus ve­ci­nos se pro­te­gen en sus ca­sas o se en­cuen­tran en sus pues­tos de tra­ba­jo, por lo que es di­fí­cil cru­zar­se con al­guien en las ca­lles de la lo­ca­li­dad se­vi­lla­na. Es tiem­po de re­co­gi­da de la acei­tu­na, que cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, tra­ba­jo en el que se em­plea la ma­yor par­te de Ca­sa­ri­che. La zo­na don­de se con­cen­tra la co­mu­ni­dad ru­ma­na es­tá prác­ti­ca­men­te va­cía, con la úni­ca pre­sen­cia de al­gu­na mu­jer que tien­de la ro­pa al ai­re li­bre y que no desea co­men­tar na­da de lo su­ce­di­do.

“Un pro­ble­ma pun­tual sin que va­ya a ir a más”, se­ña­lan al­gu­nos pa­rro­quia­nos mien­tras apu­ran un ca­fé en uno de los ba­res de la lo­ca­li­dad.

Y cuen­tan que la lle­ga­da de in­mi­gran­tes se pro­du­ce a par­tir del año 2004. “Los jó­ve­nes se mar­chan a la cons­truc­ción en la Cos­ta del Sol y no hay na­die pa­ra re­co­ger la acei­tu­na. Em­pe­za­ron a lle­gar los pri­me­ros ru­ma­nos, muy po­bres. Se fue­ron asen­tan­do y lo­gra­ron traer a sus am­plias fa­mi­lias”, co­men­ta Wenceslao, ya ju­bi­la­do.

Co­mo su­ce­de en Pe­dre­ra, en Es­te­pa o en La Ro­da, no hay nin­gu­na fa­mi­lia aquí que des­co­noz­ca lo que es la emi­gra­ción. Ca­si to­das tie­nen miem­bros que tu­vie­ron que mar­char a Ale­ma­nia o a Ca­ta­lun­ya.

“Lo su­ce­di­do en la no­che del pa­sa­do do­min­go 6 de enero es un he­cho pun­tual”, in­sis­te Wenceslao. “En to­da co­mu­ni­dad siem­pre hay gar­ban­zos ne­gros y los la­dro­nes ni si­quie­ra eran de Ca­sa­ri­che, sino que es­tán em­pa­dro­na­dos en Es­te­pa. Bien es ver­dad que la co­sa no fue a ma­yo­res por­que, al fin y al ca­bo, na­die re­sul­tó he­ri­do. No su­ce­dió co­mo en Pe­dre­ra, don­de un ma­tri­mo­nio muy co­no­ci­do en el pue­blo fue agre­di­do por tres ru­ma­nos”, se con­gra­tu­la.

En las úl­ti­mas au­to­nó­mi­cas hu­bo 110 vo­tos a Vox en Ca­sa­ri­che, pe­ro el al­cal­de ya te­me que, tras los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, el apo­yo al par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha pue­de au­men­tar el pró­xi­mo mes de ma­yo, cuan­do se ce­le­bren las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. “Son po­cos, pe­ro su men­sa­je ca­la con es­te ti­po de si­tua­cio­nes”, re­co­no­ce.

Ca­si to­das las fa­mi­lias del pue­blo tie­nen a al­guien que emi­gró fue­ra de An­da­lu­cía

En las úl­ti­mas au­to­nó­mi­cas Vox ob­tu­vo só­lo 110 vo­tos, pe­ro se te­me que crez­ca

JO­SÉ MA­NUEL VIDAL / EFE

Ve­ci­nos de Ca­sa­ri­che, el pa­sa­do 7 de enero an­te el Ayun­ta­mien­to en pro­tes­ta por los su­ce­sos pro­ta­go­ni­za­dos por dos ru­ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.