El ca­fe­te­ro Juan Val­dez

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - PA­BLO CUBÍ

SCARLOS SÁN­CHEZ JA­RA­MI­LLO (1935-2018)

Ac­tor co­lom­biano

e lla­ma­ba Car­los Sán­chez, pe­ro el mun­do lo co­no­cía co­mo Juan Val­dez. Es­te ac­tor co­lom­biano re­pre­sen­tó du­ran­te 37 años una de las imá­ge­nes pu­bli­ci­ta­rias más re­co­no­ci­das, la del re­co­lec­tor con bi­go­te, som­bre­ro y bol­sa de cue­ro, pro­ta­go­nis­ta de las cam­pa­ñas de la aso­cia­ción de ca­fe­te­ros co­lom­bia­nos. Sán­chez no era el pri­mer Juan Val­dez ni ha si­do el úl­ti­mo, pe­ro sí quien lo re­pre­sen­tó du­ran­te más tiem­po y el que ha pro­ta­go­ni­za­do las cam­pa­ñas de te­le­vi­sión más fa­mo­sas.

El per­so­na­je de Val­dez es una crea­ción de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na de mar­ke­ting DDB (Doy­le Dan Bern­bach). En 1959 la aso­cia­ción ca­fe­te­ra co­lom­bia­na les pi­dió una cam­pa­ña y un lo­go que re­pre­sen­ta­ra a los re­co­lec­to­res del país. Así na­ció el bi­go­tu­do Val­dez. Su pri­me­ra en­car­na­ción fue un ac­tor cu­bano, Jo­sé Du­val, con­tra­ta­do por la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na pa­ra los pri­me­ros anun­cios.

En 1969, Sán­chez asu­mió el rol. Pa­re­cía des­ti­na­do a in­ter­pre­tar­lo, pues es­te ac­tor y pin­tor que re­si­día en Ca­li ha­bía em­pe­za­do tra­ba­jan­do en los cafetales. Sán­chez se sin­tió a gus­to con el per­so­na­je y el buen con­tra­to que se le ofre­cía por ce­der su ima­gen. Du­ran­te las si­guien­tes tres dé­ca­das se pu­so en la piel de Val­dez, acom­pa­ña­do de su fiel mu­la, Con­chi­ta, pa­ra per­so­ni­fi­car a los in­fa­ti­ga­bles ca­fe­te­ros, hon­ra­dos y se­rios pro­fe­sio­na­les, que in­ten­ta­ban se­pa­rar la ima­gen del cam­po co­lom­biano de la de los nar­co­tra­fi­can­tes y las gue­rri­llas, que eran los que inun­da­ban de no­ti­cias los in­for­ma­ti­vos de to­do el mun­do.

Las cam­pa­ñas fue­ron un éxi­to. Pa­só de los anun­cios tra­di­cio­na­les, don­de se le veía tran­si­tan­do por los es­car­pa­dos ca­mi­nos de la zo­na de cafetales, re­co­gien­do gra­nos y ana­li­zán­do­los, a otros, cuan­do su ima­gen ya era muy re­co­no­ci­da, en que sor­pren­día a los clien­tes al apa­re­cer por sor­pre­sa en tien­das y ca­fés. Gra­cias a su pa­pel, Car­los Sán­chez re­co­rrió to­do el mun­do y co­no­ció a to­do ti­po de per­so­na­li­da­des. Las cam­pa­ñas de Juan Val­dez han re­ci­bi­do va­rios pre­mios de la in­dus­tria pu­bli­ci­ta­ria y el per­so­na­je in­clu­so sa­lió ca­ri­ca­tu­ri­za­do en la pe­lí­cu­la Co­mo Dios, que Jim Ca­rrey pro­ta­go­ni­zó en el 2003.

Pe­ro por en­ton­ces la son­ri­sa de Val­dez se ha­bía tor­ci­do. A prin­ci­pios del 2001, la fe­de­ra­ción de ca­fe­te­ros co­lom­bia­nos, que agru­pa a más de me­dio mi­llón de aso­cia­dos, de­ci­dió aca­bar con la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pa­ra in­ten­tar aho­rrar gas­tos. La in­dus­tria del ca­fé de Co­lom­bia es­ta­ba su­mi­da en una gra­ve cri­sis de­bi­do a los ba­jos pre­cios in­ter­na­cio­na­les. Car­los Sán­chez re­co­no­ció en­ton­ces es­tar muy afec­ta­do por la no­ti­cia: “Es co­mo per­der un bra­zo –ex­pli­ca­ba a la agen­cia Reu­ters–. Val­dez ha si­do una par­te im­por­tan­te de mí. De to­das ma­ne­ras, su fi­gu­ra siem­pre es­ta­rá pre­sen­te”.

Y lo es­tu­vo. La fe­de­ra­ción de­ci­dió man­te­ner­lo y Sán­chez si­guió in­ter­pre­tan­do el per­so­na­je no­mi­nal­men­te has­ta que en el 2006 anun­ció su re­ti­ra­da de­fi­ni­ti­va. Des­pués de un cas­ting a más de 400 as­pi­ran­tes, el per­so­na­je lo re­to­mó el ac­tor Car­los Cas­ta­ñe­da, co­mo un re­ju­ve­ne­ci­do Val­dez, aun­que fiel a su bi­go­te y su ro­pa tra­di­cio­nal de la zo­na de cul­ti­vo an­di­na.

Car­los Sán­chez mu­rió en Me­de­llín el pa­sa­do 29 de di­ciem­bre, a los 83 años. Fue la fe­de­ra­ción ca­fe­te­ra co­lom­bia­na quien in­for­mó de la no­ti­cia en las re­des so­cia­les y re­co­no­ció el pa­pel que tu­vo: “Lle­vó con or­gu­llo el nom­bre y el tra­ba­jo de los ca­fi­cul­to­res co­lom­bia­nos por el mun­do. Re­cor­da­mos y ren­di­mos ho­me­na­je a su me­mo­ria”.

KI­KO HUES­CA / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.