En los úl­ti­mos años só­lo ha al­ber­ga­do reunio­nes po­lí­ti­cas

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - RE­MO­DE­LA­CIÓN PRE­PA­RA­CIÓN DE BAR­CE­LO­NA’92

nen­te en El Vi­lar. Só­lo el ci­ta­do vi­gi­lan­te acu­de de lu­nes a vier­nes.

La di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción de la Dipu­tación, Mò­ni­ca Ga­llar­do, afir­ma que úl­ti­ma­men­te El Vi­lar só­lo se ha abier­to pun­tual­men­te pa­ra al­gu­na reunión, que ya no tie­ne un uso re­si­den­cial, aun­que for­mal­men­te no se ha mo­di­fi­ca­do el des­tino que se le dio en los años se­sen­ta.

Fuen­tes de la Dipu­tación co­men­tan que fue ba­jo el man­da­to de Joa­quim Bu­xó Dul­ce de Abai­gar, mar­qués de Cas­tell-Flo­ri­te, que se de­ci­dió des­ti­nar la ma­sía a re­si­den­cia pre­si­den­cial de va­ca­cio­nes. Tam­bién pa­ra reunio­nes de la Dipu­tación y de otras ins­ti­tu­cio­nes. “La reha­bi­li­ta­ción se pro­lon­gó du­ran­te unos diez años pues la ca­sa prác­ti­ca­men­te es­ta­ba en rui­nas. Fue en 1973, en épo­ca de Sa­ma­ranch, cuan­do em­pe­za­ron a ve­nir los pre­si­den­tes”, in­di­can las mis­mas fuen­tes.

“No­so­tros, mi mu­jer y nues­tros hi­jos, nos ins­ta­la­mos en El Vi­lar en 1972 an­tes de que aca­ba­ran las obras, pa­ra vi­gi­lar que to­do es­ta­ba en or­den”, ex­pli­ca Jo­sep Pla­nas, que tra­ba­jó co­mo guar­da del Parc Na­tu­ral del Mon­tseny has­ta el 2011. Con Jo­sep Ma­ria de Mu­ller, pre­si­den­te en­tre 1967 y 1973, cul­mi­nó la reha­bi­li­ta­ción, pe­ro se­gún cuen­ta Pla­nas ape­nas vi­si­tó la ma­sía un par de ve­ces.

“Sa­ma­ranch sí se que­da­ba a dor­mir, aquí man­te­nía reunio­nes de tra­ba­jo. Ta­rra­de­llas subía los fi­nes de se­ma­na y tam­bién en ve­rano con su es­po­sa, Ma­ria An­tò­nia Ma­cià, y con su hi­ja, Mon­tse, que se en­con­tra­ba muy a gus­to en la fin­ca. Ta­rra­de­llas me de­cía que la Ca­sa dels Ca­non­ges era muy os­cu­ra y que aquí dis­fru­ta­ba de la luz na­tu­ral y del ai- re pu­ro”, si­gue re­la­tan­do Pla­nas, que ha­bi­tó con su fa­mi­lia El Vi­lar du­ran­te unos 30 años.

Pla­nas re­cuer­da que las vi­si­tas de Jor­di Pu­jol, que nun­ca ocu­pó la pre­si­den­cia de la Dipu­tación, y de su fa­mi­lia a la ma­sía cau­sa­ron al­gún “ti­ra y aflo­ja” . “Ve­nía con Mar­ta y sus hi­jos, a Pu­jol le gus­ta­ba mu­cho an­dar, sa­lía­mos al Ma­ta­galls, al Tu­ró de l’Ho­me al Pla de la Cal­ma... Pre­gun­ta­ba mu­cho, lo que­ría sa­ber to­do”, aña­de.

Tam­bién An­to­ni Dal­mau y Ma­nuel Ro­yes acu­dían con los su­yos a El Vi­lar. Pre­ci­sa­men­te fue en épo­ca de Dal­mau (1983-1987) cuan­do el in­mue­ble pa­só de de­pen­der del Ser­vei de Parcs de la Dipu­tación a es­tar ba­jo el con­trol de Pre­si­dèn­cia. En esas fe­chas, Ma­ria Ro­sa Pu­jol, la ma­so­ve­ra, iba a tra­ba­jar a las ofi­ci­nas del par­que, lo que im­pe­día que pu­die­ra de­di­car­se to­do el día a aten­der la re­si­den­cia y a re­ci­bir la los huéspedes. El cam­bio per­mi­tió que Pu­jol es­tu­vie­ra a jor­na­da com­ple­ta en El Vi­lar.

La pre­si­den­cia de Dal­mau, que pa­sa­ba pe­rio­dos de va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en El Vi­lar, coin­ci­dió con el mo­men­to en que se ges­ta­ba la can­di­da­tu­ra de Bar­ce­lo­na a los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992. “Aquí Ma­ra­gall y su equi­po se reunían con Dal­mau... ”, aña­de Pla­nas.

Los ma­so­ve­ros de­ja­ron El Vi­lar en el 2002 y des­de en­ton­ces na­die ocu­pa per­ma­nen­te­men­te es­ta re­ser­va­da fin­ca. El ac­tual vi­gi­lan­te ex­pli­ca que a par­tir de Mon­ti­lla, la uti­li­za­ción de la ma­sía ha si­do es­ca­sa. Sus dos sa­las han si­do es­ce­na­rio de reunio­nes pe­ro al no ha­ber un re­gis­tro ofi­cial so­bre las en­tra­das y sa­li­das, se­gún afir­man des­de la Dipu­tación, se des­co­no­ce el uso que han he­cho de es­ta pro­pie­dad los pos­te­rio­res pre­si­den­tes.

Per­so­nas que han te­ni­do o tie­nen al­gu­na vin­cu­la­ción con El Vi­lar sí se­ña­lan que en es­te pa­ra­je a 940 me­tros de al­tu­ra han des­can­sa­do des­de los ci­ta­dos pre­si­den­tes de la Dipu­tación y de la Ge­ne­ra­li­tat has­ta al­gún al­to man­da­ta­rio eu­ro­peo, en­tre otros po­lí­ti­cos. Pe­ro la ac­ti­vi­dad de ha­ce años ha men­gua­do re­le­gan­do el re­cin­to, que se man­tie­ne im­pe­ca­ble, a una si­tua­ción de in­fra­uti­li­za­ción. La úl­ti­ma re­for­ma de la ca­sa se aco­me­tió en épo­ca de Cor­ba­cho (2004-2008).

Ga­llar­do apun­ta que es una ma­sía sin una fun­ción con­cre­ta y asu­me que hay que dar­le nue­vos usos. Una de las po­si­bi­li­da­des que se es­tu­dian es ade­cuar el es­pa­cio a re­si­den­cia de es­cri­to­res.

La Dipu­tación, que es pro­pie­ta­ria del 10% de la su­per­fi­cie del par­que na­tu­ral del Mon­tseny, ha ido ad­qui­rien­do fin­cas pa­ra reha­bi­li­tar­las y ha re­ci­bi­do otras fru­to de do­na­cio­nes (ver in­for­ma­ción ad­jun­ta). Es­te es el ca­so de la Ma­sia Ma­rio­na, una ca­sa se­ño­rial ro­dea­da de un jar­dín-bos­que de 3,5 hec­tá­reas, que aco­ge las ofi­ci­nas del par­que na­tu­ral. Las otras es­tán des­ti­na­das a al­ber­gues, ca­sa de co­lo­nias o es­cue­las de na­tu­ra­le­za, prin­ci­pal­men­te, y son ges­tio­na­das por en­ti­da­des o par­ti­cu­la­res. Tam­bién

La úl­ti­ma re­for­ma de la ma­sía se reali­zó du­ran­te el man­da­to de Ce­les­tino Cor­ba­cho

El ma­so­ve­ro re­cuer­da las reunio­nes de An­to­ni Dal­mau con Ma­ra­gall y su equi­po

cuen­ta con tie­rras al­qui­la­das a agri­cul­to­res y ga­na­de­ros.

Pe­ro una de las jo­yas de la co­ro­na es El Vi­lar, que allá en sus orí­ge­nes, en el si­glo XVII, per­te­ne­cía a una fa­mi­lia que se de­di­ca­ba a la ven­ta de hie­lo. Sus mu­ros han si­do tes­ti­gos de epi­so­dios de la his­to­ria co­mo el que re­la­ta An­to­ni Dal­mau. “Re­cuer­do una co­mi­sión de go­bierno en la que An­to­ni Fa­rrés , del PSUC, se opu­so a vo­tar a fa­vor de una pro­pues­ta de Ta­rra­de­llas. El pre­si­den­te reac­cio­nó muy ai­ra­da­men­te por­que que­ría una­ni­mi­dad en to­dos los acuer­dos. Se lo to­mó muy mal y al fi­nal Fa­rrés dio su apo­yo”.

JAU­ME SO­LER /DIPUTACIÓ DE BAR­CE­LO­NA

Jo­sep Ta­rra­de­llas y Mª An­tò­nia Ma­cià con An­to­ni Dal­mau y su fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.