La cla­ve: co­no­cer el te­rri­to­rio

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR -

“Bue­nas no­ches, pa­tru­lle­ros, em­pie­za la ron­da de vi­gi­lan­cia”. Es el men­sa­je que a las diez de la no­che del sá­ba­do emi­te uno de los coor­di­na­do­res de la vi­gi­lan­cia ve­ci­nal de Can Mas­suet a los tres vehícu­los que ha­cen la ron­da. La no­che es gé­li­da, con dos gra­dos ba­jo ce­ro, lo que no im­pi­de que Verónica y Mi­reia, dos de las vo­lun­ta­rias, re­co­rran la ur­ba­ni­za­ción sin ape­nas ba­jar del vehícu­lo. En una de las ca­lles ob­ser­van una puer­ta abier­ta y ad­vier­ten al res­to de pa­tru­lle­ros que van a ins­pec­cio­nar mien­tras gra­ban la ope­ra­ción con el mó­vil. Fal­sa alar­ma, un ve­cino que se ha ol­vi­da­do de ce­rrar y que agra­de­ce el avi­so. Más ade­lan­te un vehícu­lo sos­pe­cho­so ocu­pa­do por dos in­di­vi­duos a los que pa­re­ce in­co­mo­dar la vi­gi­lan­cia. Co­mo si lo hu­bie­ran he­cho to­da la vi­da, las pa­tru­lle­ras dan avi­so al res­to de vi­gi­lan­tes: “Mien­tras no­so­tros les se­gui­mos, ve­nid de ca­ra por la otra ca­lle”. Fi­nal­men­te el co­che sos­pe­cho­so des­apa­re­ce. El mo­vi­mien­to de in­ter­cep­ta­ción ha fun­cio­na­do y las dos pa­tru­lle­ras res­pi­ran ali­via­das. Sa­tis­fe­chas con sus guar­dias re­cuer­dan que la po­li­cía lo­cal “nos re­pu­dia, pe­ro los Mos­sos agra­de­cen nues­tro tra­ba­jo” y es que el co­no­ci­mien­to del te­rri­to­rio es cla­ve pa­ra una óp­ti­ma vi­gi­lan­cia, de ahí que los pa­tru­lle­ros de Dos­rius no es­tén dis­pues­tos a que el al­cal­de les de­je al mar­gen en to­do aque­llo que afec­te a su se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.