El mo­der­nis­mo co­ti­diano

La Ca­sa Na­vàs de Reus, de Do­mè­nech i Mon­ta­ner, abre al pú­bli­co con su mo­bi­lia­rio ori­gi­nal

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - SA­RA SANS

Ca­da es­tan­cia de es­ta ca­sa po­dría ins­pi­rar un li­bro. Ca­da pa­red ad­mi­te ho­ras de con­tem­pla­ción. Na­da es­tá ahí por ca­sua­li­dad y el con­jun­to pue­de des­gra­nar­se has­ta el in­fi­ni­to. A prin­ci­pios del si­glo XX cuan­do el co­mer­cio reusen­se es­ta­ba en ple­na ebu­lli­ción, Joa­quim Na­vàs y Pe­pa Blas­co ex­ten­die­ron al ar­qui­tec­to Do­mè­nech i Mon­ta­ner un che­que en blan­co. Que­rían un edi­fi­cio ge­nuino. Una ca­sa úni­ca que in­te­gra­ra en sus ba­jos el ne­go­cio fa­mi­liar: la tien­da de te­ji­dos con la que la­bra­ban su for­tu­na. La reusen­se Ca­sa Na­vàs, uno de los edi­fi­cios más ex­qui­si­tos del mo­der­nis­mo ca­ta­lán, ha abier­to sus puer­tas pa­ra mos­trar su in­te­rior, que se con­ser­va tal y co­mo se con­ci­bió. Una pie­za úni­ca.

Do­mè­nech i Mon­ta­ner es­ta­ba di­ri­gien­do la obra del Pe­re Ma­ta, cuan­do re­ci­bió el en­car­go. En la Ca­sa Na­vas, el ar­qui­tec­to se re­creó. Con­ci­bió una ca­sa es­qui­ne­ra con tres fa­cha­das (la ter­ce­ra cie­rra una gran te­rra­za la­te­ral) pa­ra que la luz na­tu­ral lle­ga­ra a to­das las es­tan­cias, en mu­chas de ellas fil­tra­da a tra­vés de es­pec­ta­cu­la­res vi­tra­les, tra­ba­ja­dos en Bar­ce­lo­na, y que en con­jun­to ocu­pan más de 200 me­tros cua­dra­dos. Los pro­pie­ta­rios con­tra­ta­ron a los me­jo­res ar­te­sa­nos del mo­men­to, co­mo Gaspar Ho­mar, que di­se­ñó ca­da una de las lám­pa­ras y los mue­bles. To­dos pen­sa­dos es­pe­cial­men­te pa­ra el lu­gar que te­nían que ocu­par.

La vi­vien­da es­tá ubi­ca­da en el pri­mer pi­so. Una gran es­ca­li­na­ta de már­mol re­ci­be al vi­si­tan­te en for­ma de jar­dín pe­tri­fi­ca­do. Es el pri­mer im­pac­to. En una de las pa­re­des, una com­po­si­ción con ce­rá­mi­ca ve­ne­cia­na, en las otras dos enor­mes vi­tra­les… De­trás de uno de ellos se si­túa ni más ni me­nos que el ba­ño. La lim­pie­za y el hi­gie­ne era una ob­se­sión de la pro­pie­ta­ria, en una épo­ca en que el aseo no te­nía la con­si­de­ra­ción ac­tual. Só­lo la ba­ñe­ra te­nía seis gri­fos dis­tin­tos y to­dos los lu­jos de la épo­ca.

En ca­da es­tan­cia, una ma­de­ra es­pe­cí­fi­ca: de al­men­dro en el co­me­dor (don­de to­dos los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos tie­nen re­la­ción con el man­jar), de ro­ble en el sa­lón (con un di­se­ño ins­pi­ra­do en Orien­te) y de cao­ba en el dor­mi­to­rio, cu­yas pa­re­des con­tras­tan por su sen­ci­llez con el res­to de la ca­sa. “Se tu­vo muy en cuen­ta la fun­cio­na­li­dad de ca­da es­tan­cia”, apun­ta la di­rec­to­ra de es­te mo­nu­men­to, Sil­via Sa­ga­là.

El di­se­ño y el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos se com­pa­ti­bi­li­zó con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía del mo­men­to. La Ca­sa Na­vàs fue de las pri­me­ras en te­ner ins­ta­la­ción eléc­tri­ca, y tam­bién te­lé­fono. To­do si­gue ahí. Los pro­pie­ta­rios de Ca­sa Na­vàs, Do­lors Blas­co (he­re­de­ra de la fa­mi­lia) y el em­pre­sa­rio Xa­vier Mar­tí­nez han abier­to la ca­sa con vi­si­tas guia­das que des­cu­bren no só­lo el va­lor ar­tís­ti­co de ca­da es­tan­cia, sino la vi­da y la épo­ca a la que trans­por­tan.

El di­se­ño y el ar­te se com­pa­ti­bi­li­za­ron con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía; la ca­sa te­nía elec­tri­ci­dad y tam­bién te­lé­fono

XAVI JURIO

Una im­po­nen­te es­ca­li­na­ta prin­ci­pal, con una pa­red de ce­rá­mi­ca ve­ne­cia­na, da ac­ce­so a la vi­vien­da

XAVI JURIO

Pa­ra el co­me­dor, Gaspar Ho­mar es­co­gió ma­de­ra de al­men­dro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.